Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/6/2014 12:00:00 AM

Inusual juego de rugby en el centro de Bogotá

Este jueves quienes pasaron por la plazoleta de la Universidad del Rosario se encontraron con un partido de quad rugby.

Un jugador avanza por el lado derecho de la cancha, su mirada fija en un contrario. Lleva el balón sobre las piernas e impulsa con sus brazos una silla de ruedas diseñada especialmente para este deporte. El sonido del fuerte impacto que las sillas producen al estrellarse impresiona a varios espectadores, que dejan escapar un sonido de sorpresa. El violento choque hace que ambos jugadores caigan al piso, deteniendo el partido momentáneamente, mientras se incorporan a sus sillas.

El quad rugby o rugby en silla de ruedas se desarrolló en Canadá en 1977 y combina elementos del baloncesto, rugby y hockey. Es un deporte de contacto bastante fuerte, haciendo de los partidos una experiencia emocionante para los espectadores. 

Existe un sistema de clasificación para los jugadores dependiendo del tipo de lesión que tengan. La persona debe tener una lesión tanto en las extremidades superiores como en las inferiores para poder ser considerada como posible jugador. La mayoría de estos han experimentado una lesión cervical cuyo resultado es algún tipo de cuadriplejía. Cada jugador recibe una clasificación que indica el grado de su lesión, lo que permite organizar los equipos de manera equitativa.

Aunque hubo competencias internacionales durante la década de los años noventa, no es sino hasta los juegos paralímpicos del 2000 en Sidney, Australia, que el rugby en silla de ruedas es reconocido como deporte paralímpico. En la actualidad, 24 países tienen equipos que participan en competencias internacionales.   

En Colombia el quad rugby es poco conocido. Hace tres años se formó el primer equipo a través de la Fundación Arcángeles, organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo es mejorar las condiciones de vida de personas con discapacidades físicas. 

Según Jonathan Vargas, entrenador del equipo que organizó el juego de exhibición, el deporte está creciendo en el país. “El objetivo de este partido es dar a conocer el rugby en silla de ruedas en la ciudad. En el momento solo hay tres equipos, en Bogotá y en Medellín”.    

Hacia finales del año pasado la Fundación Arcángeles organizó el primer campeonato de rugby en sillas de ruedas Maximus Suramérica. Equipos representando a Argentina, Brasil, Chile, Paraguay, Perú, Estados Unidos e Irlanda participaron del evento.  

Una de las dificultades, según Vargas, para el desarrolló del deporte es el alto costo de los equipos. Una silla de ruedas con las especificaciones necesarias para practicar este deporte tiene un costo entre 4.000 y 6.000 dólares. Para competir en eventos internacionales un equipo debe tener un mínimo de diez jugadores, lo que hace bastante costoso financiar la participación del equipo en ese tipo de competencias. 

Iniciativas como esta pretenden dar a conocer entre el público general la existencia de este deporte en el país. Uno de los objetivos es incentivar a aquellas personas interesadas para que se unan al equipo u organicen sus propios equipos, con la idea organizar ligas de Quad Rugby en las diferentes ciudades del país como otros deportes tienen.






¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.