Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/2/1983 12:00:00 AM

SALSA Y BUNDE EN LIMA

Los colombianos aún no se reponen de la hazaña inicial de sus dos equipos en la capital peruana

Pareciera como si recordaran que hace cincuenta años estábamos en guerra. Los peruanos, ayer y hoy envalentonados, no podían creer en la derrota. En los años treinta se trataba de una guerra fronteriza bastante absurda que no les sirvió de nada. En las dos semanas pasadas en un campo de fútbol, se suponía que los peruanos iban a reconfirmar la superioridad que demostraron hace año y medio, cuando allá en Lima la selección peruana le bailó un valsecito a los colombianos, llevados de la mano de Uribe, Cueto y Barbadillo. El famoso toque elegante de los peruanos que acabó con las aspiraciones colombianas de estar en el Mundial de España no pudo esta vez con la simpleza de un equipo armado en quince días y que anuló el virtuosismo de los mulatos con la fuerza y el coraje que caracteriza al Tolima. Después de haberse ido de Cali con un punto logrado frente al América, los tolimenses llegaron a Lima. Allí eran considerados como el equipo chico del grupo y el primer tiempo entre Universitario y Tolima pareció confirmarlo.
Al final, el Tolima sacó un punto y se creyó en el Perú que este empate inesperado del Tolima se debió a un descuido del Universitario. Pero ante el Alianza Lima, los tolimenses demostraron desde el principio que no habían ido a Lima en busca de resultados decorosos.
En un partido típico de Copa Libertadores, los tolimenses se pararon bien en la cancha y le cerraron al Alianza cualquier posibilidad de llegar fácil al gol. Al final ganaron el partido.
Cuatro puntos obtenidos como visitantes, la prensa peruana habló de la crisis de su fútbol y los hinchas del América comenzaron a temblar. Ya no se trataba de ir a Lima para enredar dos empates como visitantes sino de ir al Perú a ganar, a mejorar la actuación del Tolima. La fiesta estalló en Ibagué mientras el técnico Navarro le recomendaba a los hinchas del Tolima que era mejor esperar los partidos de Ibagué para pensar en celebraciones. Los caleños del América viajaron a Lima y repitieron la actuación del Tolima, derrotando al Alianza y sacándole otro punto al Universitario, un equipo que está obligado a derrotar al Alianza en el partido de vuelta y a buscar entre dos y tres puntos en Colombia, lo que hace prácticamente improbable su clasificación.
Todo parece indicar que un equipo colombiano estará presente en la semifinal de la Copa Libertadores de América. Pero de allí en adelante la situación será diferente. El Tolima es un equipo modesto. Su gran mérito consiste en la voluntad de sus jugadores y esto les ha permitido sacar resultados favorables hasta el momento. Sin embargo, al Tolima lo favoreció mucho jugar de visitante porque en principio no tenía nada qué perder, mientras que sus rivales estaban obligados a ganar por ser locales. El gran favorito, América, no pudo ganarle al Tolima en su campo y anotaron un solo gol, un pénal bastante discutible que sancionó el árbitro y que cobró Willington Ortiz. Ante Universitario, el Tolima comenzó muy mal y solamente logró el empate gracias al espiritu combativo de sus hombres, que lograron cierto orden y mucha consistencia cuando Pavón entró a manejar al equipo, Frente a Alianza, el Tolima no improvisó tanto atrás y ganó en el segundo tiempo un partido poco técnico.
El América, con jugadores de mucho más cartel que el Tolima, sigue mostrando pocos argumentos ofensivos. A pesar de tener un delantero tan capaz como Willington Ortiz y otro tan hábil o como Anthony de Avila, el América logra sus resultados más por la calidad de su arquero y de sus defensores que por su contundencia ofensiva. El equipo que dirige Ochoa Uribe no dominó al Alianza como hicieron creer algunos comentaristas radiales y empató con el Tolima gracias a un pénal que se inventó el árbitro. Sin embargo, es el equipo con más argumentos técnicos y tácticos y en teoría es el más capacitado para enfrentar a los equipos que lleguen a la semifinal.
La guerra con el Perú, esta vez una simple eliminatoria de Copa Libertadores, la volvió a ganar Colombia.--
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.