Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/26/2014 12:00:00 AM

Las razones de la ejemplar sanción de la FIFA

¿Se les fue la mano con el durísimo castigo impuesto a Luis Suárez?

La cuestión es sencilla. Ningún jugador puede entrar a una cancha de fútbol y morder a un rival. Si lo hace debe marginarse del equipo, irse lejos y buscar ayuda psicológica para tratarse. Este es el mensaje enviado a quienes hoy practican este deporte en un potrero, en el colegio, en un estadio, en una competencia de solteros casados, en un intercolegiado o en la Copa del Mundo.

La FIFA tan criticada por el inmenso poder que atesora que incluso margina a los propios gobiernos como se ha visto en el Brasil 2014 envió en la mañana de este jueves un mensaje ejemplar para los millones de jugadores que practican el deporte más popular del planeta. El fútbol es un deporte de alta fricción y en el que permanentemente se roza con la violencia pero no puede haber conductas antideportivas. 

Morder a una persona, a un contrincante en este caso, es un acto primario que no merece indulgencias. En especial cuando existe el agravante de la reiteración.

La sanción de nueve partidos y los cuatro meses de inhabilitación con los que la FIFA ha sancionado al uruguayo Luis Suárez, convierten al delantero charrúa en uno de los más castigados por la Federación Internacional, que ha entrado de oficio para enjuiciar el comportamiento del futbolista.

Los mordiscos han dejado sin Mundial a Luis Suárez. Y quién sabe si sin el futuro esplendoroso que se le aventuraba a pesar de los precedentes y del carácter descontrolado que ha acompañado su carrera.

No hay antecedentes de un caso similar aunque es verdad que Suárez entra en una de lleno en la lista negra de los Campeonatos del Mundo, que tienen como recientes referentes al francés Zinedine Zidane o al italiano Mauro Tassotti, por su codazo a Luis Enrique. Aunque por encima de todos está el iraquí Samir Shaker, en México 1986.

Luis Suárez, cuyo castigo supera al de Tassotti o Zidane, no ha llegado al año de sanción al que fue sometido Shaker. Pero su repercusión ha sido mayor.

El futbolista iraquí escupió al árbitro colombiano Jesús Díaz en el choque contra Bélgica, de la primera fase. Curiosamente, el jugador no fue expulsado y fue la FIFA la que actuó de oficio. Es la mayor sanción impuesta por la Federación Internacional hasta el momento.

Suárez mordió a Chiellini como antes hizo en Holanda, con el Ajax y, más recientemente, con el Liverpool, en la Premier. En ambos casos fue sometido a castigos ejemplares, que no han paliado el comportamiento del futbolista sudamericano.

La sanción a Luis Suárez supera, por ejemplo, a la de Tassotti, una de las más recordadas en la historia del Mundial, por la imagen de impotencia de Luis Enrique. Una jugada que pudo cambiar el destino de la competición y que el árbitro húngaro Sandor Puhl pasó por alto en el partido de Estados Unidos 1994. El defensa italiano no quedó impune. Le cayeron ocho partidos.

Estados Unidos 94 también resume los cuatro partidos de castigo al que fue sometido el brasileño Leonardo por romperle de un codazo la nariz al jugador americano Tab Ramos o los tres que tuvo que cumplir el rumano Ion Vladoiuv, que se empleó con violencia al suizo Christophe Obrel.

La final de Alemania 2006 supuso un borrón en la carrera del francés Zinedine Zidane, en el partido contra Italia. El centrocampista galo propinó un cabezazo en el pecho a Marco Materazzi. Fue expulsado y recibió una sanción de tres partidos. El zaguero transalpino también sufrió una suspensión, de dos, por provocar.

Previamente, en esa misma edición, otro desagradable acto sucedió. Fue un codazo del italiano Danielle De Rossi al norteamericano Brian McBride en el choque entre Italia y Estados Unidos. El transalpino fue sancionado con cuatro partidos.

En ninguno de estos casos, sin embargo, el asunto se trató con psicólogos. ¿Qué lleva a un jugador a morder a otro? El asunto de Suárez pasó una raya que nadie puede hacerlo sean en un potrero, en el colegio, en un estadio, en una competencia de solteros casados, en un intercolegiado o en la Copa del Mundo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.