Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1995/05/22 00:00

SE FUE EL MAS GRANDE

A los 38 años Joe Montana, el mejor jugador de fútbol norteamericano de todos los tiempos, decidió abandonar definitivamente este deporte.

SE FUE EL MAS GRANDE

SI ALGO ES DIFIcil en el deporte es retirarse a tiempo. Y esto precisamente fue lo que hizo Joe Montana la semana pasada. La leyenda del fútbol norteamericano, el que es considerado por muchos como el mejor mariscal de campo de toda la historia de la National Football League -NFL-, decidió colgar el casco, quitarse los protectores y no volver a pisar, como jugador, ningún estadio de fútbol. El anuncio lo hizo público el martes de la semana pasada en una concurrida rueda de prensa realizada en la ciudad de San Francisco, California.
Hasta la fecha no ha existido ningún jugador que tenga la hoja de vida de Montana. En total participó en 16 temporadas, fue elegido al Pro Bowl -juego de las estrellas entre la conferencia Americana y la Nacional- en ocho ocasiones, ganó el premio del jugador más valioso del circuito en dos oportunidades, y como si fuera poco, ha sido el único en ganar tres veces el galardón del jugador más valioso del Super Bowl. Además llevó a los 49ers de San Francisco al Super Bowl en cuatro oportunidades y, cuando fue transferido a los Jefes de Kansas City, los guió hasta el título de la Conferencia Americana en 1993.
Su condicion de leyenda comenzó a surgir en el juego decisivo de la Conferencia Nacional de 1981, cuando lanzó un pase de anotación a Dwight Clark en los minutos finales para llevar al San Francisco a una victoria sobre los Vaqueros de Dallas y su primer viaje al Super Bowl. Después de esta hazaña, Montana ratificó en los años siguientes que era el mejor mariscal de campo de la NFL. En sus cuatro victorias en el clásico de final de temporada, el jugador promedió 286 yardas en pases y nunca fue interceptado. Dirigió un avance de 92 yardas en los minutos finales, culminando con un pase de 10 yardas a John Taylor que al final le dio a los 49ers la victoria 20-16 sobre Cincinatti en el Super Bowl XXIII.
A Montana ya no se le verá más en el campo de juego. Su decisión es definitiva. Y como dijo ante los medios en la conferencia de prensa -quizás refiriéndose al basquetbolista Michael Jordan- su retiro no es ningún boom publicitario "De una cosa pueden estar seguros -dijo Montana-, de que no iré a jugar baloncesto a los Toros de Chicago, ni béisbol a los Medias Negras".-

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.