Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2016/03/29 22:21

El fútbol masculino colombiano vuelve a los Olímpicos

Con goles de Roger Martínez, la nueva joya, la selección sub-23 se impuso a Estados Unidos (2-1) y se adjudicó el último cupo para los juegos Río 2016.

El partido quedó 2 a 1 a favor de Colombia. Foto: AP

Tuvieron que pasar 24 años para que un seleccionado colombiano de fútbol regresara a los Juegos Olímpicos. La Sub 23 derrotó a Estados Unidos en el partido de vuelta del repechaje, que se disputó en Frisco, Texas, con una nutrida colonia colombiana que acompañó a los dirigidos por Carlos ‘Piscis’ Restrepo.

La selección, que había mostrado una pálida imagen el pasado viernes en Barranquilla, tuvo una noche para la reivindicación. No era para menos, tras el 1-1 en el Metropolitano, a Colombia no le servía el empate sin goles (el gol de visitante valía doble en caso de desempate), y su obligación era ganar para clasificar a los juegos de Río de Janeiro. Con cinco variantes respecto del onceno que jugó en Barranquilla, Colombia mostró mayor actitud, tuvo mejor juego, y contó con la jerarquía de varios elementos que inexplicablemente Piscis había relegado al banco de suplentes.

Por ejemplo, el delantero Roger Martínez, figura del Racing de Avellaneda, no disputó un solo minuto en Barranquilla. Todo un sacrilegio. Pero el director técnico no tuvo otro camino que reconsiderar su decisión y lo puso desde el pitazo inicial en la cancha de Frisco.

Martínez, la nueva joya del fútbol colombiano, fue el primero en inquietar la potería estadounidense. Suya fue la más clara opción del primer tiempo, que sacó milagrosamente el arquero norteamericano. El defensor Yerry Mina también tocó la puerta con un cabezazo, que hizo figura al guardameta.

Pero fue al minuto 29 cuando el cartagenero se hizo figura. Andrés Felipe Roa, el talentoso creativo del Deportivo Cali, pescó un balón en el área y envió un remate fuerte pero desviado, y cuando parecía irse fuera de la cancha, Martínez apareció, metió su pie, y venció la portería.

La ventaja obligó a Estados Unidos a buscar el partido, y así comenzó el segundo tiempo. La pelota ya no era de Colombia, y Juan Fernando Quintero, el de mayor experiencia, brilló por su ausencia.

Parecía que Estados Unidos carecía de argumentos para superar la defensa colombiana, pero cuando nadie se lo esperaba, se produjo una jugada infortunada. Déiver Machado, el lateral izquierdo de Millonarios, saltó a interceptar un centro con tan mala fortuna que su cabezazo se fue a su propia portería. Cristian Bonilla estiró hasta el último de sus músculos, pero la pelota se fue al fondo de la red. Ni siquiera los jugadores gringos se lo creían. El empate a uno significaba tiempo extra.

Pero de nuevo apareció la categoría de Roger Martínez para resolver la situación. Machado se reivindcó, asistencia perdecta y en un solo movimiento, el cartagenero controló el balón, le dio vuelta para zafarse de un rival, y venció con mucha calidad al arquero gringo. Un gol que trajo a la mente el que horas antes, en Barranquilla, había marcado Carlos Bacca, el primero de la victoria 3 - 0 de la mayores contra Ecuador. 

Tras el gol, Estados Unidos se volcó por el empate, que a esa altura no le servía, pues pasó de estar clasificado con el empate a cero, a marcar un gol para obligar la prórroga. Pero confundió ganas y ambición con juego fuerte. Gil, el 10 de los norteamericanos, que había ingresado en el segundo tiempo, se fue expulsado. Como también vio la roja Miasga que, siendo último hombre, derribó al colombiano Borja al borde del área. Los centros de cualquier costado eran los únicos argumentos para inquietar a Colombia que supo aguantar con algo de nerviosismo. El árbitro decretó el final del partido y los jugadores colombianos se abrazaron para festejar su clasificación a Rio 2016.     

La última vez que una selección Colombia fue a unos Olímpicos se remonta a los juegos de Barcelona en 1992. Era el equipo que dirigió Juan José Peláez y que tenía una pléyade de figuras: Miguel Calero, Farid Mondragón, Jorge Bermúdez, Diego Osorio, Víctor Pacheco, Harold Lozano, ‘Misil’ Restrepo, ‘Carepa’ Gaviria (q.e.p.d.), Iván René Valenciano y Faustino Asprilla, entre otros. Esa selección aplastó a todos los rivales en el preolímpico de Asunción (Paraguay), pero en Barcelona perdió los tres partidos.

Esta vez, de la mano de Roger Martínez, Colombia tendrá su lugar en los próximos juegos olímpicos, donde ya habían asegurado su presencia las niñas de la Selección Colombia femenina. Por partida doble, el fútbol colombiano volverá a Brasil, y gracias a este deporte el país ya suma 114 deportistas clasificados para la olimpiada.     

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.