Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/24/2017 3:52:00 PM

“Movistar tiene intereses comerciales en Colombia y no perderá a Nairo así como así”

El comentarista español Sergio Palomonte analiza lo ocurrido en el Tour. Dice que la estrategia de Urán fue la adecuada y habla del futuro de Nairo Quintana.

Sergio Palomonte ha hecho carrera, a través de su blog www.ciclismo2005.com y de sus cuentas de Twitter, (@ciclismo2005 y @c2005live), como uno de los comentaristas más incisivos del ciclismo español. Y no se guarda nada, por ejemplo, en temas relacionados con el dopaje.

Con ese seudónimo, este misterioso periodista, escribe desde hace una década para Volata, una revista especializada en ciclismo; ctxt.es, una publicación muy apreciada en España, y de manera esporádica para otros medios, como Vanity Fair.

Los aficionados al ciclismo en Colombia lo siguen cada vez más, y SEMANA lo contactó para hacer un balance de lo que deja la más reciente edición del Tour de Francia.

SEMANA: Existe la sensación de que el Tour que terminó fue bueno por aquello de las pequeñas diferencias entre los primeros. ¿Coincide?

Sergio Palomonte: No. Las diferencias no pueden ocultar el abrumador triunfo de Froome y del Sky, que llevó el liderato durante 19 de los 21 días de carrera, sin sufrir nunca mayores riesgos que los provocados por caídas y pinchazos.

SEMANA: ¿Por qué en las montañas ya no se viven las emociones y las grandes diferencias de antes?

S.P.: El ciclismo es más mecánico, se ha explorado hasta los límites de la fisiología del ciclista, y se sabe cuánto puede rendir al máximo. Por eso mismo, se lleva al pelotón al tope durante toda la etapa -ahí están los promedios de velocidad-, y llegado el momento de ascender nadie se puede mover.

SEMANA: ¿Cree que un Tour más montañoso, o con unas contrarreloj más largas, hubiese sido mejor?

S.P.: Desde luego, con cronos más largas: hubiese situado a buenos contrarrelojistas con buena diferencia para la montaña, y ahí se hubiesen tenido que mover más los escaladores. Fíjate que el tercero, cuarto, quinto, sexto son escaladores puros, esto es: jamás han ganado una crono en su vida. Ha sido un Tour con muy poca contrarreloj.

Sugerimos: “Nairo corre para ganar, no para dar espectáculo”

SEMANA: Se hacen grandes promedios de velocidad en en el llano y en la montaña, pero todo es tan controlado... ¿No existen piernas para intentar algo distinto?

S.P.: Existen, especialmente en el llano, donde el Sky no lleva la carrera al límite. El problema es que se pacta cómo será la fuga -ahí está el reciente caso de Stefan Küng (BMC), abucheado por sus compañeros por intentar ir en la fuga del día-, y nadie hace nada para evitarlo.

SEMANA: ¿Qué tanto dopaje existe hoy en el ciclismo, ahora es más limpio?

S.P.: Lo del ciclismo más limpio que antes ya se ha visto en otras ocasiones, y siempre han vuelto a lo mismo. No se puede ir a esa velocidad -acaba de concluir el segundo Tour más rápido de la historia (40.995 k/h) - a base de agua y regaliz.

SEMANA: ¿Y los controles no sirven?

S.P: Solo pillan a una pequeña parte de los dopados. Hay que recordar que en el Tour 2008, con la eclosión de la CERA (activador continuo del receptor de la eritropoyetina –Epo-), el ciclista italiano Riccardo Riccó dijo que solo había dado dos veces positivo de 10 muestras recogidas. Y en todas iba igual de dopado.

SEMANA: Froome ganó su cuarto Tour y en algún momento tuvo flaquezas que no fueron aprovechadas por sus rivales. ¿No hay manera de ganarle a Froome y al Sky? ¿Veremos el mismo Tour otros años más?

S.P.: Sí, veremos el mismo Tour muchos años más. No es tanto Froome como el Sky, que casi ubica a un gregario en el podio, algo que ni siquiera el UsPostal (el equipo de Lance Armstrong) se atrevió a hacer. Da la sensación de que, cuando no esté Froome, fabricarán otro líder. O lo comprarán con el talonario.

SEMANA: ¿Lo de Sky es más estrategia o tecnología? ¿O la suma de varios buenos ciclistas?

S.P.: La suma de algunos de los mejores ciclistas del pelotón, más cosas entre bambalinas que no sabemos, como el Tour de Wiggins ganado tras haberse chutado una dosis como para caballo de Kenacort, una droga para pacientes asmáticos graves, que produce un efecto dopante en el organismo de un deportista que, si está tan gravemente enfermo de asma, no debería competir, y mucho menos estar al nivel de ganar un Tour de Francia.

SEMANA: ¿Se puede dudar de Froome?

S.P.: Se puede, y se debe. La historia del ciclismo nos demuestra que el Tour se gana con las herramientas que se gana, y el 77 por ciento de los que han subido al podio desde la postguerra han tenido problemas de dopaje a lo largo de su carrera. Froome tiene lagunas muy conocidas en su historial, desde su transformación en agosto de 2011 hasta la bilharzia (enfermedad por parásitos), pasando por los datos de rendimiento en el Ventoux 2013 -propios de un motor en la bici- hasta sus TUE (autorizaciones para tomar productos dopantes legalmente) expedidas ad hoc.

SEMANA: Parecía el Tour de Landa, incluso amenazó a su líder, Froome, pero al final ni podio. ¿Qué le faltó?

S.P.: Le faltó un segundo, y haber visto desde antes que lo tenía al alcance. Es lamentable pensar que si Froome y Kwiatkowski no hubiesen tirado en la parte final de la etapa de Foix (en la que atacó con Contador, seguido por Quintana y Barguil), Landa estaría en el podio.

SEMANA: Bardet y Aru prometían, pero al final se desinflaron. ¿Problemas de forma o de carácter?

S.P.: No lo sé. A ambos parece que les ha podido la presión, y de Aru es bien sabido que tiene falta de confianza en sí mismo, como dijo en su momento un gregario suyo.

SEMANA: Rigoberto Urán fue la gran sorpresa del Tour, nadie esperaba que fuera segundo. El año pasado muchos afirmaron que era ya un exciclista. ¿Qué hizo bien Rigo esta vez?

S.P.: No lo sé. Pero su equipo, el Cannondale, siempre ha rendido cuando ha tenido que buscar dinero. Estaba buscando patrocinador y llevaba dos años sin ninguna victoria en el World Tour. Y ya lo tienen, Oath, una potente empresa informática

SEMANA: La táctica de Urán resultó chocante para muchos (Bardet la cuestionó), pero no es fácil aguantar el tren del Sky...

S.P.: Su táctica me ha parecido bien. Era la oportunidad de su vida de brillar en Francia, y le bastaba con aguantar a rueda.

SEMANA: Nairo Quintana corrió el Giro y eso le costó hacer un buen Tour. ¿Le ve opciones en los próximos años frente a Froome, Dumoulin, Porte, Barguil, etc...?

S.P.: No estoy seguro que el problema de Quintana haya sido el Giro. El año pasado ganó la Vuelta luego de correr el Tour. Sigue siendo un corredor joven y muy disciplinado, el mayor problema que tiene es que ya ha surgido el gran contrarrelojista de su generación (Dumoulin) y ahora lo va a tener aún más difícil.

Sugerimos: “Nairo es el único ciclista colombiano capaz de ganar un Tour”

SEMANA: A veces se le critica a Nairo, que no ataca, que es muy pasivo. ¿Cree lo mismo?

S.P.: Quintana ataca: lo hizo en el Giro en el Blockhaus, y también en Oropa. En el Tour, camino de Foix con Contador. Me parecen muy injustas las críticas que le hacen a Nairo Quintana, que este año no ha ganado el Giro por 31 segundos, y triunfó en la Tirreno. Es un escalador, no todos los años va a ganar una gran vuelta, y mucho menos atacando sin ton ni son.

SEMANA: Se habla de que Movistar quiere a Landa, y tiene ya a Marc Soler y al mismo Rubén Fernández. ¿Qué futuro tiene Nairo en este equipo?

S.P.: Se habla mucho, pero lo cierto es que Quintana tiene contrato para el próximo año con Movistar, que es una empresa con fuertes intereses comerciales en Colombia y en toda Sudamérica, y no va a perder un estandarte así como así. En cuanto a Soler y Fernández, a ver a dónde llegan.

SEMANA: En unas recientes declaraciones, el entrenador de Movistar, Eusebio Unzué, decía que Nairo no era el de antes. ¿Algo tendrá que ver el mismo Unzué y sus estrategias?

S.P.: Quintana ganó mucho y muy bueno de joven. Es un escalador puro que ya tiene dos grandes vueltas y cinco vueltas de una semana de gran prestigio. El mejor escalador puro de la historia (Charly Gaul, al menos en cuanto a éxitos) logró tres grandes vueltas. Quizás habría que enmarcar mejor a Quintana. No será el de antes, pero sigue siendo muy bueno, y para muchas carreras.

SEMANA: Hay otros ciclistas colombianos jóvenes en el pelotón, como Esteban Chaves, Miguel Ángel López o Egan Bernal. ¿En Colombia se ven como un buen relevo en unos años para Nairo y Urán?

S.P.: No sé qué esperar de Chaves, el año pasado podio en dos grandes y en el Giro de Lombardía, este año parado, en uno de esos movimientos pendulares tan propios del ciclismo; López de momento tiene muy mala suerte con las caídas, vamos a ver qué pasa en la Vuelta; a Egan Bernal no lo he seguido, debido a su calendario fuera del World Tour. De Colombia no cesan de llegar remesas de buenos ciclistas, pero campeones es otra cosa. Por eso digo que hay que valorar a Quintana como lo que es, y dejar de pensar en "buscarle recambio". ¿Por qué, si tiene 27 años?

SEMANA: Así como va, ¿para dónde va el ciclismo?

S.P.: El ciclismo va, cada vez más, a un lugar secundario en el reparto de la tarta de tiempo que la población dedica a ver deporte. La excepción es Colombia, donde siempre ha tenido gran arraigo y donde ahora hay una excepcional generación de corredores, pero en el resto del mundo es difícil vender un espectáculo como el vivido este año en el Tour, sin ataques entre los favoritos, con etapas llanas pactadas de antemano para que no pase nada, y todo eso a la vista de todos. Retransmisiones de televisión de cuatro o cinco horas donde no acontece nada, y así un día tras otro. Normal que el espectador vire hacia otros deportes.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.