Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/8/1997 12:00:00 AM

SOBRE RUEDAS

Colombia demostró en los campeonatos mundiales de patinaje que es una potencia y que tiene cómo garantizar futuros triunfos.

Parecía una hazaña difícil de repetir. Hace poco más de un año un grupo de colombianos que no alcanzaban los 18 años de edad superó a las grandes potencias mundiales del patinaje y ganaron de una forma arrolladora el primer campeonato mundial juvenil que se desarrolló en Barrancabermeja, Santander. Algunos escépticos dijeron en ese entonces que los inmejorables resultados habían sido conseguidos gracias a la condición de locales, desconociendo que este deporte es uno de los que más títulos ha dado al país desde comienzos de esta década. Prácticamente desde 1990 no ha existido un certamen continental o mundial en el que los patinadores colombianos no figuren en el podio. Sin embargo la semana pasada, durante el campeonato mundial de carreras de mayores y II juvenil, que finalizó el domingo en Mar del Plata, Argentina, los resultados de la delegación colombiana terminaron acallando definitivamente las dudas. El grupo de 23 patinadores _11 de los cuales eran juveniles_ confirmó no sólo que Colombia es una de las potencias de este deporte, al lado de los históricos dominadores como Estados Unidos, Italia, Australia y Argentina, sino que hay cómo garantizar la permanencia del país en la élite mundial del patinaje.A pesar de que la gran esperanza de Colombia, Jorge Andrés Botero, quedó en segundo lugar en la prueba de los 1.500 metros en pista y en la tercera posición en la competencia de relevos, detrás de su archirrival el estadounidense Chad Hedrick, fue precisamente en la pista en donde uno de los juveniles, Juan David el 'Jumbo' Acosta, recogió la bandera para defender el título ganado hace un año en Barrancabermeja. El 'Jumbo' se convirtió en la ficha clave para que los colombianos demostraran que son los mejores del mundo en la categoría juvenil. Este antioqueño de tan sólo 18 años de edad, junto con el estadounidense Hedrick en mayores, se constituyó en una de las figuras del certamen. Y no es para menos. Hasta el jueves de la semana pasada Acosta había ganado cinco medallas de oro, que sumadas a las obtenidas por Angélica Donneys, Berenice Moreno y Silvia Natalia Niño, fueron las que hicieron posible que Colombia retuviera el título. No obstante, aparte de los títulos, la trascendencia de la actuación de Acosta _que en los Juegos Bolivarianos de 1995 ganó las seis medallas en disputa y el año pasado en Santander se colgó dos preseas de oro_ consiste en que con él el patinaje tiene motivos para ver el futuro con optimismo. De mantenerse el trabajo serio es bastante probable que los triunfos en mundiales seguirán llegando. Pero lo interesante de todo esto es que, aunque aún faltan algunos años para las olimpíadas de 2004 _cuando el patinaje será aceptado como disciplina olímpica_, no son pocos los que hoy creen que un hombre como el 'Jumbo' tiene con qué garantizarle al país las anheladas medallas olímpicas. En ese entonces, tanto Acosta como muchos de sus actuales camaradas estarán en la cúspide de su rendimiento atlético. Y es precisamente con logros como los de la semana pasada que desde ya se está trabajando en esas metas. Sólo queda esperar que el 'Jumbo' y el patinaje nacional puedan seguir volando tan alto como lo han hecho hasta ahora.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.