Viernes, 20 de enero de 2017

| 2004/10/17 00:00

Talega de triunfos

La clasificación de Colombia al mundial profesional de golf es una prueba del buen momento que atraviesa este deporte en el país.

Talega de triunfos

El próximo 18 de noviembre, cuando comience en Sevilla, España, la Copa Mundo Profesional de Golf, los reconocidos Tiger Woods y Ernie Els tendrán que enfrentarse a dos nuevos contrincantes. Se trata de los caleños José Garrido y Manuel Merizalde, quienes el pasado 4 de octubre se enfrentaron a los mejores golfistas de América Latina y Europa en la Copa de Naciones de Puerto Vallarta, México, y se ubicaron en el segundo lugar. Gracias a esta buena actuación consiguieron el tiquete al torneo de golf más importante del mundo.

Durante 20 años Garrido y Merizalde han llevado vidas paralelas. Ambos empezaron su carrera en el Club Campestre de Cali. Después jugaron juntos los torneos nacionales, en los que se encontraban sólo en las finales tras derrotar cientos de contrincantes. Luego vinieron los torneos Suramericanos y Panamericanos. Los títulos continentales les permitieron conseguir becas en universidades en Estados Unidos y de ahí empezar un fogueo internacional en el cual hoy sólo se registran triunfos.

Hace un par de semanas, en la Copa de Naciones, jugaron en el mismo equipo representando a Colombia. Y ahora, en el próximo mundial, cumplirán su sueño común: enfrentarse a sus ídolos en uno de los campos más complicados del mundo.

Al igual que ellos, otros golfistas colombianos han incursionado en la categoría profesional y hoy sus talegas también se llenan de triunfos. Camilo Villegas es uno de ellos. Esta semana se sabrá si se convierte en el segundo colombiano (Eduardo Herrera ya lo hizo en 1986) en obtener el carné para participar en el PGA de golf, que equivale a clasificar a un Gran Slam en tenis. Esto se logra ingresando en la escala de los mejores 50 del ranking mundial, y como Villegas ya lo hizo sólo le falta conseguir un buen lugar en el torneo Q-Scoll, en Estados Unidos, que entrega 36 cupos.

Pero aparte de conseguir el cupo, este golfista no tiene mucho que envidiarles a los mejores jugadores. Además de ser apoderado de IMG, el mismo patrocinador de Woods, los torneos que disputa en diferentes partes del mundo, y de los que muchas veces sale victorioso, le entregan bolsas de entre 500.000 y cinco millones de dólares.

Ante este panorama no es imposible pensar que Garrido, Merizalde o Villegas logren en 2005 algún título importante. De hecho ya existen algunos antecedentes muy significativos: el reciente ganador del abierto de Inglaterra, Todd Hamilton; el poseedor de récords en los abiertos de Florida, Chris Dimarco y Mike Wear, el ganador del torneo de maestros en 2003, ya han sido derrotados por jugadores colombianos. Incluso Garrido, en un abierto en Armenia, Quindío, en una cancha confederada, empató el récord mundial de 59 golpes, superando a Woods, quien tiene su mejor registro en 61.

Deporte popular

El golf es para muchos un deporte elitista y basta con mirar su historia en Colombia para confirmarlo. Su inicio se dio en el campo de la Magdalena, en la carrera 13 con calle 37, frente al colegio Sagrado Corazón en Bogotá, aproximadamente en 1915.

Uno de los pioneros del golf, Joaquín Samper Brush, trajo de uno de sus viajes a Inglaterra los primeros implementos de este deporte y con un grupo de amigos calmaron su afición jugando en los potreros bogotanos de la Magdalena. Este grupo de aficionados fundaron en 1917 el Country Club de Bogotá, situado en un lote de 20 fanegadas en la calle 50 con carrera 17, donde se construyeron los primeros nueve hoyos.

Pero a pesar de esto, y de que los principales lugares para practicar el golf en Colombia son clubes sociales privados, hoy es un deporte para todos. Sólo basta mirar los últimos campeones colombianos, antes de que aparecieran Garrido y Villegas, para darse cuenta de que son jugadores que dieron sus primeros pasos cargando talegas. Este es el caso de Jesús Amaya y del propio Eduardo Herrera, quien es considerado el jugador más importante en la historia del golf en Colombia.

A esto se suma que hace algún tiempo pocos creían en el golf en el ámbito profesional y los niños preferían otros deportes. Hoy más de 5.000 menores de 15 años están registrados con puntaje oficial en la Federación Colombiana de Golf y continuamente están jugando torneos nacionales e internacionales. Esta es una de las causas por las que en los últimos cinco años Colombia, a nivel infantil y juvenil, sólo sea superada por Argentina en Latinoamérica, y en el mundo por potencias de golf como Australia, Japón y Estados Unidos (ver recuadro).

A diferencia de muchos deportistas en Colombia, los golfistas nacionales se sienten apoyados por su federación y creen que ésta es una de las principales causas de sus triunfos. "Desde que yo era niño la federación me puso a competir en torneos nacionales e internacionales y eso me ayudó adquirir experiencia y perder el miedo en los torneos", afirma José Manuel Garrido.

En noviembre estará listo, en el occidente de Bogotá, el primer campo de práctica público, con el cual se espera que más colombianos, sin importar su condición social, practiquen este deporte. Lo importante es que los resultados ya se están viendo y en Colombia los títulos dejaron de ser sueños para convertirse en una realidad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.