Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/28/2017 1:55:00 PM

Teo Gutiérrez, Olmes García y Javier López, en la mira por jugadas violentas

El delantero del Junior, el atacante de América y el defensor de Independiente Santa Fe protagonizaron fuertes agresiones en los juegos de ida de los cuartos de final de la Liga Águila. Podrían ser sancionados.

Con el empate entre América de Cali y Junior se completaron los juegos de ida los cuartos de final de la Liga Águila 2017-II. Duelos en los que hubo más lucha que fútbol ofensivo y los férreos sistemas defensivos sobresalieron por encima de los ataques.

La otra situación que marcó la primera jornada de los playoffs del fútbol colombiano fueron las acciones violentas que protagonizaron varios de los jugadores. En el partido en Cali, hubo dos jugadas que generaron repudio entre los aficionados.

En el minuto 37 del partido, el delantero del equipo escarlata, Olmes García empujo a Yonathan Murillo cuando disputaban un balón en el fondo de la cancha. El lateral del Junior tuvo la mala fortuna de chocarse contra una de las vallas led que le produjo una herida en la cara.

García fue amonestado por el árbitro Andrés Rojas pero para muchos de  quienes veían el encuentro  la sanción no debía ser otra que la expulsión, teniendo en cuenta que la pelota ya no estaba en juego y las consecuencias de la falta.

Teófilo Gutiérrez protagonizó la otra jugada polémica del juego cuando le hizo una fuerte entrada a Elkin Blanco en el minuto 87 del juego. En la acción, el delantero le entró con los taches por lo que recibió tarjeta amarilla, una jugada descalificadora que también generó repudio y se cuestionó si la sanción debía ser la expulsión.

Una entrada de esta clase puede terminar en una tragedia para la víctima de la falta y de acuerdo al reglamento la sanción al entrar con la pierna arriba sobre un rival es la tarjeta roja directa.

El juez bogotano Rojas terminó mostrando 12 amarillas en el partido en un partido que se le salió de las manos pues se jugó con violencia y muchas veces sin pensar en el colega como sucedió en las jugadas de García y ‘Teo’.

La otra acción violenta que se presentó en esta fecha de la Liga Águila le correspondió a Javier López. El defensor de Independiente santa Fe le pegó con sus piernas en la cabeza a Juan Sebastián Villota de Jaguares por lo que el volante terminó inconsciente y fue hospitalizado en la noche del sábado.

El jugador del equipo capitalino sí fue expulsado del partido que quedó a 0 a 0 pero han sido varias las voces de protesta que exigen una sanción ejemplar en su contra pues no es la primera vez que pone en riesgo la salud de algún jugador rival.

Desde 2016 lleva 13 partidos sin jugar por sanción. La primera fue un puño a John Mosquera de Atlético Nacional que le dejo una evidente herida al puntero del equipo verde y por la que se quedó por fuera de las canchas durante 4 partidos.

El siguiente agredido fue el británico Greg Saunders que recibió un codazo sin pelota en un tiro de esquina. Esta acción también le significó 4 fechas dde sanción. Leonardo Castro, del Medellín, también recibió una agresión parecida por la que el defensa volvió a quedarse sin jugar por 5 fechas.

La más reciente antes de Villota fue una fuerte entrada sobre Carmelo Valencia por la que no recibió sanción pero en la que debió salir a dar disculpas públicas al jugador de La Equidad.

Ahora se está a la espera de la reunión de la Comisión Disciplinaria del Campeonato que deberá establecer las sanciones correspondientes. Se habla que Javier López pude recibir ocho fechas de sanción por lo que quedaría marginado del resto del campeonato. En su contra está el hecho de ser reincidente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.