Martes, 17 de enero de 2017

| 2001/01/01 00:00

A toda velocidad

Con su incursión en la Fórmula 2000 el piloto colombiano Santiago Mejía comienza a recorrer el mismo camino de Juan Pablo Montoya.

A toda velocidad

En la primera jornada de prácticas que afrontó el piloto colombiano Santiago Mejía en octubre pasado en las pistas de Savannah, Georgia, tuvo que acomodarse a su primer auto en la categoría de la Fórmula 2000. No fue nada fácil. Poco a poco se ajustaron ciertos detalles técnicos y el joven de 19 años le fue tomando la medida al carro, no sin antes recibir muchos consejos de los ingenieros. Esa misma tarde Santiago parecía que hubiera manejado esa Fórmula muchas veces al girar en un tiempo de 1.08.90, a sólo nueve décimas del récord de la pista.

Eduardo Aguilar, ingeniero del equipo Roquin Motosport, declaró en su informe sobre las prácticas: “Hay que destacar que Santiago, a pesar de no conocer ni el auto ni la pista, se acopló perfectamente a esto, su manejo fue siempre agresivo y muy técnico, lo cual demostró en sus indicaciones durante las paradas a pits. Demostró plenamente que está en condiciones de competir en este campeonato y obtener muy buenos resultados. Como ingeniero del auto de Santiago, quiero destacar que es un piloto de mucho potencial por su manejo, personalidad y estado físico”.

Fue el primer paso del joven piloto para entrar con pie derecho a la Fórmula 2000, categoría que vio nacer a grandes pilotos que hoy compiten en la Cart y en la Fórmula 1. Es el caso de nombres como Greg Moore, Jimmy Vasser (compañero de Montoya en la Cart) y Memo Gidley. Pablo Montoya, padre de Juan Pablo Montoya, acompañó a Mejía y es el primero en defender el talento del piloto colombiano.

Mejía tiene la edad y el talento para encarrilarse en una carrera tan exitosa como ha sido la de Montoya. La Fórmula 2000 puede convertirse en el trampolín para ubicarse en otros campeonatos. Al igual que en la Cart, esta categoría también funciona con equipos, los cuales participan hasta con tres autos en la misma carrera.

El motor de la Fórmula 2000 no es tan potente y de allí que la técnica y la precisión deban ser el factor desequilibrante. Su diseño, con un marco tubular metálico, con piso plano y alerones delanteros, es muy similar a un Fórmula 3 europeo. El auto tiene un peso de 1.200 libras.

El próximo año los ojos estarán puestos en este joven piloto. Pablo Montoya es el primero en augurarle un excelente año: “Mejía llega a la categoría en un momento ideal y su experiencia en Colombia le va a servir mucho. Su primer año puede ser de aprendizaje, aunque va a contar con un equipo muy profesional, con gente muy experimentada. Hay que apoyarlo. Su talento debe impedir que se abra un bache como el que existió entre Roberto José Guerrero y Juan Pablo. Este es el momento para apoyar su potencial”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.