Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/25/1996 12:00:00 AM

TODO BIEN, TODO BIEN

La semana pasada terminó la temporada de fútbol en Estados Unidos y todo parece indicar que esta vez ese deporte sí florecerá en la tierra del Tío Sam.

Hace pocos días el D.C. United de Washington se coronó como el primer campeón de la Major League Soccer _MLS_ y Carlos 'El Pibe' Valderrama fue elegido como el jugador más valioso de la liga profesional de fútbol de Estados Unidos. Sin embargo, más allá de estos hechos, lo importante es que seis meses y 160 partidos después de haber comenzado el campeonato, este torneo dejó en claro que el soccer en la tierra del Tío Sam parece estar despegando definitivamente tras el fallido intento de hace 20 años.Cuando comenzó la MLS en abril de este año muchos temieron que corriera la misma suerte de la North American Soccer League _NASL_ de los años 70, cuando con estrellas como Pelé, Beckembauer, Cruyff y Menotti, entre otros, el intento por introducir el fútbol a Estados Unidos fracasó bajo el dominio de deportes más populares como béisbol, fútbol americano y hockey sobre hielo. En esa época, pese a contar con algunos de los mejores futbolistas de todos los tiempos, la NASL tenía un promedio de asistencia de 5.000 personas por partido, e incluso los concursos de cortadores de leña tuvieron más público. Sin embargo, contrario a los pesimistas pronósticos, esta vez las cosas parecen ser diferentes.Al iniciarse el torneo los organizadores esperaban un promedio de asistencia de 10.000 espectadores por encuentro, cifra ambiciosa si se considera que es superior al promedio de la mayoría de los campeonatos de algunos países suramericanos y europeos. Pero al cabo del torneo los dirigentes se encontraron con la sorpresa de que 2,9 millones de hinchas habían asistido a los estadios, logrando así un promedio de 17.500 espectadores por partido. La asistencia durante la temporada fue tan buena que incluso en ciudades como Los Angeles y Nueva York, antes de la Serie Mundial, el fútbol logró promedios superiores a los del béisbol, el deporte nacional.Pero no sólo en asistencia de público le fue bien a la MLS. Los 10 equipos de la liga perdieron 15 millones de dólares en la temporada, un 25 por ciento menos de lo proyectado, lo que se constituyó en un verdadero éxito para los dirigentes. Aparte de esto la liga consiguió que nueve empresas decidieran patrocinar la MLS aportando 70 millones de dólares durante los próximos cuatro años, cuando los cálculos más optimistas apuntaban a conseguir máximo seis compañías que aportaran 50 millones de dólares.El secreto de lo que parece ser el renacimiento exitoso del fútbol en Estados Unidos básicamente se debe a dos factores con los que no contó la desaparecida NASL. El primero fue el gran apoyo de la televisión, ya que tanto las principales cadenas latinas como algunas de las más importantes de Estados Unidos, como ABC y ESPN, transmitieron la mayoría de los encuentros, logrando considerables niveles de sintonía. Y el segundo, y tal vez el más importante, fue la decisión de los organizadores de distribuir a los jugadores de acuerdo con el atractivo que podían ejercer en las ciudades sedes de sus equipos. El campeón United, por ejemplo, contrató al boliviano Marco Etcheverry y a su compatriota Jaime Moreno, así como al salvadoreño Raúl Díaz porque Washington alberga al mayor número de inmigrantes de esas nacionalidades. La misma táctica fue aplicada con los demás oncenos. Por ahora, y aunque los mismos futbolistas y dirigentes reconocen que el nivel de juego no está a la altura del europeo o el suramericano, lo cierto es que los resultados de este año permiten afirmar que la semilla del fútbol por fin florecerá definitivamente en Estados Unidos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.