Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/25/2000 12:00:00 AM

Tras la gloria

Real Madrid, el favorito, y Boca Juniors, con sus tres jugadores colombianos, deciden en Tokio cuál es el mejor club de fútbol del mundo.

Por primera vez desde diciembre de 1989, cuando Nacional de Medellín disputó con el AC Milan la Copa Intercontinental de Clubes, este evento no despertaba tanto entusiasmo en Colombia. La razón es muy simple. Boca Juniors, de Argentina, que enfrentará al Real Madrid el próximo martes a las 5 a.m. (hora de Colombia) para definir cuál es el mejor club de fútbol del mundo, presentará a tres jugadores colombianos en su nómina titular. Son ellos el arquero Oscar Eduardo Córdoba, el defensor Jorge Hernán Bermúdez y el mediocampista Mauricio ‘El Chicho’ Serna (ver recuadro).

El partido, además, es de un gran atractivo pues enfrenta a dos de los equipos más populares y con más historia en el mundo. Real Madrid es, de lejos, el equipo europeo más exitoso en torneos internacionales (ver palmarés) y su dominio en el continente fue apabullante en los años 50, cuando se impuso en las cinco primeras ediciones de la Copa de Europa.

Boca no ha tenido tanto éxito en Suramérica (el equipo copero del continente es Independiente de Avellaneda) pero en los últimos tiempos ha sido un constante animador no sólo de la Libertadores sino también de la Copa Mercosur.

Ambas escuadras ya han llegado a esta instancia. Real Madrid ganó dos veces el torneo mientras que Boca lo ganó la única vez que lo disputó.

En el terreno de los torneos internacionales el Real Madrid cuenta con muchos más títulos que su rival de turno. Y por tratarse del representante de Europa llega a esta instancia marcado por el favoritismo pues sus equipos cuentan en la actualidad con escuadras mucho más poderosas que las de Suramérica. “Los europeos han tenido mejor rendimiento en los últimos años por su mayor poderío económico”, declaró Carlos Bianchi, técnico de Boca Juniors.

La última vez que un equipo de Suramérica ganó el torneo fue en 1994, cuando Vélez Sarsfield, de Argentina, derrotó 2-1 a la Juventus de Turín. Casualmente el técnico de Vélez era el propio Bianchi, quien se mostró confiado en las posibilidades de su equipo. “Sabemos bien que tienen un gran nivel. Pero quisiera destacar que mi equipo es tan sólido y capaz como cualquier conjunto europeo. Estamos en el undécimo mes de nuestra temporada y ellos en el cuarto. Tuvimos más tiempo y posibilidades de ensamblar un equipo fuerte”.



Un torneo con altibajos

Cuando nació, en los albores de los 60, la Copa Intercontinental gozaba de gran prestigio. Europa y Suramérica monopolizaban el fútbol y podía decirse que el ganador de este torneo era el mejor equipo del planeta. En los 70 los europeos comenzaron a perder el interés en el trofeo y en varias ocasiones el subcampeón representó al Viejo Continente. Cuando Boca la ganó en 1978 no enfrentó al Liverpool, campeón de Europa, sino al Borussia Moenchengladbach, de Alemania. De no haber sido por la intervención de la firma Toyota, que comenzó a patrocinar el torneo a partir de 1980 (desde entonces la final se disputa en Tokio), seguramente este trofeo no sería más que un vago recuerdo. El predominio europeo en los últimos años ha sido aplastante, pero Suramérica mantiene una ventaja de 20 títulos contra 18.

Sin duda será mucho más que un simple partido entre dos grandes del presente. En Tokio, también estarán presentes los fantasmas de Di Stefano, Puskas, Kopa, Gatti, Suñé, Mastrangelo y tantos otros que escribieron la gran historia de ambos equipos en este torneo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.