Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2001/08/06 00:00

Un gigante en apuros

La eliminación en Wimbledon y una temporada poco exitosa hacen pensar que a Pete Sampras le ha llegado la hora del retiro. Aunque él lo niega, este año ha dejado en claro que ya no es el de antes.

Un gigante en apuros

No hay porque alarmarse. Viene el US Open y allí estaré, como también espero estar el próximo año aquí en Wimbledon”, aseguró Pete Sampras en la rueda de prensa que siguió a su derrota en octavos de final en Wimbledon ante Roger Federer, un suizo de 19 años. Sin embargo el optimismo que mostró ante los medios de comunicación luego de confesar el dolor por su precipitada salida del torneo no ha dado tranquilidad a sus seguidores pues la actual temporada ha sido la peor de Sampras en la última década. En lo que va del año no ha ganado ningún título y ya no aparece en la lista de los 25 mejores tenistas de la clasificación de la ATP.

Aún así sus pobres presentaciones durante el primer semestre, aunque no eran un buen antecedente, parecían no importar en Wimbledon pues Sampras ha sido el rey de las canchas de césped en los últimos años. Antes de enfrentar a Federer sólo había perdido cinco juegos en 67 partidos disputados en la llamada ‘catedral del tenis’ a lo largo de 13 años. Sólo Goran Ivanisevic, Todd Woodbridge, Christo Van Rensburg, Derrick Rostagno (todos ellos antes de 1993) y Richard Krajicek en 1996 habían sido capaces de derrotarlo en las míticas canchas londinenses.

Sampras empezó con pie derecho en las primeras rondas. Sus victorias ante el español Francisco Clavet, el británico Barry Cowan y el armenio Sargis Sagsian hacían prever que iba rumbo a un nuevo triunfo para, de paso, consagrarse como el tenista con más títulos de Wimbledon en toda la historia. Ese honor lo comparte hoy con el inglés William Ramshaw quien, al igual que Sampras hasta el momento, se impuso en el torneo de Londres en siete oportunidades a finales del siglo XIX. Sampras, campeón en los últimos cuatro años, también se disponía a alcanzar el récord del sueco Bjorn Borg, quien obtuvo cinco títulos consecutivos de Wimbledon.

Su eliminación en segunda ronda en el Roland Garros a manos del español Galo Blanco en junio pasado también fue un golpe muy duro, tal vez mayor a su derrota en Wimbledon. El Grand Slam que se celebra en Francia ha sido la piedra en el zapato en la exitosa carrera de Sampras. Nunca ha podido imponerse en ese torneo y sólo en 1996 consiguió llegar a la semifinal, en la que fue eliminado por Kafelnikov.

Allí no dudó en reconocer que estaba desmotivado y que por momentos no sentía el tenis como antes. Tanto que ganar el Roland Garros era uno de los pocos intereses que tenía. Y no es para menos pues en su carrera como profesional, que inició en 1988, ha ganado 64 títulos, 13 de ellos en torneos de Grand Slam, hecho que ningún tenista ha conseguido. Grandes raquetas, como Roy Emerson, lo hicieron en 12 oportunidades, Bjorn Borg en 11, al igual que Rod Laver. Otros, como Bill Tilden y Jimmy Connors, consiguieron 10 y ocho títulos respectivamente. Como tampoco nadie ha permanecido 276 semanas como número uno del mundo en el escalafón de la ATP como lo ha hecho él. Ivan Lendl estuvo 270 semanas, Jimmy Connors 268 y John McEnroe 170. Desde 1993 hasta 1998 Sampras cerró sus temporadas al frente de la clasificación mundial. Su carrera ha sido un éxito desde que se inició con su entrenador Pete Fischer. De niño se dio el lujo de tener en varias oportunidades como sparring al campeón Rod Laver. Su talento lo dejó entrever muy temprano y a los 19 años se llevó el título del Abierto de Estados Unidos y a los 22 obtuvo de manera consecutiva los títulos de Wimbledon, US Open y Australia. En adelante ganó casi que todo lo que quiso.

Pero a partir de 1999 Sampras comenzó a descender lentamente. Terminó sus dos últimos años en la quinta y la tercera posición respectivamente. En 2000 sólo obtuvo dos títulos y en esta temporada no ha encajado en ningún torneo. Sampras asegura que no ha pensado en retirarse y que todavía tiene tenis para permanecer en los primeros lugares del circuito. En agosto cumplirá 30 años. La edad no le preocupa y da el ejemplo de Andre Agassi, que sigue siendo protagonista en todos los torneos. Sin embargo el próximo Abierto de Estados Unidos será el verdadero termómetro para saber si a este gigante del tenis de todas las épocas en realidad le queda cuerda para seguir imponiendo récords o si, por el contrario, se despedirá a tiempo, como suelen hacerlo los grandes.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.