Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1994/10/03 00:00

UN "TREN" A MADRID

Ante la falta de claridad sobre su futuro en el Bayern de Münich y los problemas con el idioma, Adolfo Valencia decidió aceptar la oferta del Atlético de Madrid.

UN "TREN" A MADRID

Pese a que una y otra vez los directivos del Bayern de Münich habían afirmado que Adolfo el "Tren" Valencia era instransferible, el presidente del ATlético de Madrid, Jesús Gil y Gil lo quería en su equipo costara lo que costara. El único que se oponía a la contratación era el técnico Francisco Maturana, pues temía ser tildado en España de colombianista, como le había pasado unos años antes cuando dirigió el Real Valladolid.

En un comienzo Gil y Gil aceptó la opinión de Maturana, pero cuando vio que su equipo llevaba más de siete partidos sin anotar un gol, insistió en la contratación del delantero colombiano. Maturana aceptó y de inmediato Gil y Gil envió a su hijo Miguel Angel a negociar con los directivos del cuadro alemán.

El sábado 27 de agosto, a las 6:30 de la tarde, Giovanny Trapattoni -técnico del Bayern-, Franz Beckenbauer, Uli Hoeness, Gil y el "Tren" se sentaron en una mesa del salón de la sede social del equipo alemán. Gil repitió su interés en el jugador. Los directivos alemanes voltearon a mirar al delantero colombiano, mientras Hoeness le decía a Valencia que ninguno de ellos quería que se fuera del club, que la decisión era sólo suya, y que si estaba aburrido en Alemania, tenía las puertas abiertas para irse. El "Tren", sin pensarlo mucho, dijo que él quería jugar en el Atlético y que las dificultades con el idioma cada vez lo aburrían más en Alemania. En ese momento Franz Beckenbauer se paró de la mesa y se llevó al colombiano para otro salón. Allí le dijo que él creía que no debería irse del Bayern porque era un jugador fundamental para ellos, y que si ahora estaba en la banca de suplentes, él sabía que en poco tiempo estaría en la titular. Valencia agradeció las palabras de su antiguo técnico, pero le dijo que él definitivamente quería irse para España porque estaba convencido que allá le iría mejor.

Beckenbauer aceptó. Salieron del cuarto y en menos de 20 minutos se acordó el precio: 3.2 millones de dólares, 200.000 más de los que pagó el Bayern al Independiente Santa Fe. Al otro día Valencia viajó a Madrid, firmó contrato con el Atlético hasta 1997 y Maturana lo recibió con los brazos abiertos dejando atrás las confrontaciones de habían tenido durante el Mundial USA 94. "Adolfo -dijo Maturana- usted y yo tenemos el compromiso de triunfar por Colombia". Desde hace una semana el "Tren" está en España y en su mente la meta de hacer lo mismo que hizo en el Bayern: ser el goleador del equipo.-

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.