Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2015/09/12 14:00

Vuelta a España: Aru tumbó a Dumoulin del liderato

Fabio Aru es el virtual campeón de la Vuelta a España, tras cumplirse la penúltima etapa, en la que venció Rubén Plaza. Quintana y Chaves, en el top 5 de la carrera.

El ciclista italiano del equipo Astana, Fabio Aru (d),el colombiano del equipo Movistar, Nairo Quintana (c) y el polaco del equipo Tinkoff-Saxo, Rafal, Majka. Foto: EFE

“Esta Vuelta la ha ganado el equipo”, dijo Fabio Aru tras secarse las lágrimas después de asaltar el liderato de la Vuelta a España en la penúltima etapa, entre San Lorenzo del Escorial y Cercedilla (175.8 kilómetros), fracción en la que venció el español Rubén Plaza, en un solo de bicicleta inolvidable.

La frase del sardo Fabior Aru explica el frenético final de la Vuelta. Dumoulin, sin equipo para afrontar la montaña, resistió hasta donde pudo, “metiendo caña”, como ayer en Ávila, y aprovechando las indecisiones de sus rivales, sobre todo de los equipos Astana y Katusha, que nunca se pusieron de acuerdo para atacar al de Maastricht.

Pero hoy fue diferente, los de Astana se aliaron con Majka y Quintana, y demolieron la “torre” holandesa que, sin ningún tipo de ayuda, pues todos sus compañeros estaban demasiado atrás, tuvo que resignarse a perseguir casi que en solitario, pues únicamente Mikel Nieve, el español del Sky, intentó ayudarlo en algunos tramos de la travesía hasta Cercedilla, estimulado por sus propios intereses.

El ciclismo tiene dos fases: el trabajo de equipo y el esfuerzo en solitario. Los grandes corredores deben tener talento, pero a la vez, deben contar con excelentes gregarios. De otro modo es imposible ganar títulos.

Contador, en otros tiempos, contaba con Dani Navarro y Jesús Hernández, y hoy día cuenta con Roman Kreuziger para defenderse. Jan Ullrich tenía a Andreas Kloden para protegerse y Chris Froome siempre pudo contar con Richie Porte y Geraint Thomas.

Aru, en la actual Vuelta a España, tiene a Mikel Landa como principal escudero, pero además tiene a Diego Rosa, Luis León Sánchez y Dario Cataldo. En cambio, ¿a quién tuvo Dumoulin para defenderse? El de Holanda, como Esteban Chaves, corrió solo, y por eso hoy pasó lo que pasó.

La objetividad marca que debemos decir que Fabio Aru es virtual campeón de la competencia, para no adelantarse a los hechos, pero la realidad del ciclismo nos dice que el nacido en Cerdeña hace 25 años, ha tomado la posta de Vincenzo Nibali, y se erige como la gran nueva figura del ciclismo trasalpino, con una mezcla de Claudio Chiapucci, Marco Pantani y Gianni Bugno en sus piernas.

La de hoy fue una etapa para guardar en la memoria. Quizás una de las mejores de todos los tiempos. Desde la salida en la M600, a las afueras de San Lorenzo del Escorial, dejando atrás el famoso Monasterio, testimonio vivo de la genialidad arquitectónica del Renacimiento, comenzaron a jugarse las cartas. Una fuga de más de 30 corredores anunció la batalla en los puertos finales del recorrido, pues claramente se podía leer la estrategia de los principales contendientes de la general. Astana, Movistar y Katusha, pusieron varios hombres por delante, en un intento por cablear el camino y así tener más ayuda a la hora de los ataques.

Dumoulin, fiel a su única posibilidad, “chupar” rueda para no desgastarse, no puso a nadie.

En la fuga, sin embargo, iban embarcados corredores de otras escuadras, quienes sí tenían entre ojos la etapa, o la clasificación por equipos. Alex Cano, Carlos Julián Quintero y Sergio Luis Henao, estaban involucrados en la aventura.

Los escapados ampliaron rápidamente la ventaja después de dejar el puerto de Novacerrada, en el corazón de la Sierra de Guadarrama, por donde pasan bramando entre las piedras los ríos Duero, Alberche, Tajo, Duratón y Pirón, entre otros.

El lote, a ritmo crucero, venía pasando apenas por el Valle de los Caídos, territorio que recibe su nombre a partir de ese cementerio donde están enterrados los restos de Francisco Franco y varios de sus secuaces de la Falange Española. Aquella visión de blancas tumbas solitarias, parecía presagiar lo que iba ocurrir más adelante.

Tras el primer paso por la Morcuera, camino de Miraflores, la fuga se quebró y Rubén Plaza se marchó en solitario. El veterano valenciano, de 35 años, venía de ganar una etapa épica en el Tour de Francia, y en Cercedilla, tierra en la que ‘Don Pablos’, personaje del Buscón de Lope de Vega pasó una noche, quería escribir un segundo capítulo magistral.

Plaza primero y de atrás se apuraban en perseguirlo desordenadamente. Kevin Reza, De Marchi, Moinard, Visconti. Todos trataban de alcanzar a Rubén, pero ninguno era capaz. Los colombianos sufrían en la cuesta, y también en los descensos. Todos quedaron navegando solitarios al borde de esos esponjosos bosques donde cazaba ciervos Felipe II.
 
Luego del segundo paso por la Morcuera, camino a Cotos, el último premio de montaña del día antes del descenso a la meta, comenzaron los ataques en el lote líder. Mikel Landa impuso un ritmo brutal, ayudado por Cataldo y Luis León Sánchez. Dumoulin, ubicado en la parte trasera del pelotón, se cortó de inmediato. El Astana aprovechó y aceleró el paso, con Quintana y Majka a rueda. Valverde ya había sucumbido en las primeras rampas.
Aru abría la boca y torcía los labios, Majka vigilaba a Nairo y Chaves, más atrás, buscaba el momento preciso para soltar a Dumoulin y unirse al ataque.

La carrera se dividía en tres escenarios del más fino teatro. Aru y compañía recordaban a Fuente Ovejuna de Lope de Vega, donde el pueblo se levanta contra el “tirano”. Plaza, solo en la punta, honraba la obra de Calderón de la Barca, ‘la Vida es Sueño’; mientras que Dumoulin era el papel principal de alguna tragedia griega, o de algún argumento Shakesperiano.

Adelante la vida, con un rejuvenecido Rubén Plaza. En la mitad, el futuro del ciclismo, “la banda de los 25 años”, con Aru, Quintana y Majka como principales líderes. Atrás, el funeral de un gigante, Tom Dumoulin, quien como las mariposas, veía como su aliento se escapaba al poco tiempo de haber nacido.

Con el holandés sufría ‘Purito’ Rodríguez, quien veía como Majka y Quintana atacaban en el grupo de Aru, poniendo en peligro su posición en la general, entonces, el catalán, se pegó a la rueda de Esteban Chaves, quien también salió por lo suyo. Dumoulin se quedó solo y vacío, mirando hacia la nada, como un niño perdido que espera llegar pronto a los brazos de su madre.

Los segundos se transformaban en minutos para el holandés, que no sólo perdía el “maillot” rojo, sino también su posibilidad de podio. Durante toda la competencia se había alimentado del esfuerzo contrario, y hoy le pasaban la cuenta.

La etapa la ganó Rubén Plaza, merecidamente, con más de un minuto sobre sus perseguidores más cercanos: Goncalves y De Marchi. Sergio Luis Henao terminó séptimo.
El capítulo central de la fracción fue para Aru, quien incluso antes de cruzar la meta ya venía bañado en llanto. El joven italiano no podía creer su proeza. Majka y Quintana pasaron primero, robándose algunos segundos en la general. Chaves también alcanzó a distanciarse algunos metros, los suficientes para, él también, superar a Dumoulin.
El holandés llegó con un “grupeto” en el que también llegó Valverde. Llegó rabioso, peleando con los periodistas, frunciendo el ceño.

La carrera de la ‘Mariposa de Maastricht’ apenas comienza, pero el ciclismo le dio una lección. No se puede llegar al último escalón sin haber pisado los primeros. Dumoulin es un prospecto de “fuera de serie”, que dará mucho qué hablar en los próximos años. Pero hoy, el protagonismo es de Aru, quien ya había sido segundo y tercero del Giro, y quinto de la Vuelta el año pasado.

Fue una extraordinaria etapa, y más por los colombianos Nairo y Chaves, quienes se ubicaron en el prestigioso top 5 de la competencia. Sin duda, una actuación memorable para los dos.

Mañana termina la Vuelta. La etapa final, o “paseo de la victoria”, será de 98.8 kilómetros, entre Alcalá de Henares y el centro de Madrid.

Así quedó la general:

1. Fabio Aru (Italia-Astana) 83:01:40
2. Joaquim Rodríguez (España-Katusha) a 1:17
3. Rafal Majka (Polonia-Tinkoff) a 1:29
4. Nairo Quintana (Colombia-Movistar) a 2:02
5. Esteban Chaves (Colombia-Orica) a 3:30
6. Tom Dumoulin (Holanda-Giant) a 3:46
7. Alejandro Valverde (España-Movistar) a 7:10
8. Mikel Nieve (España-Sky) a 7:26
9. Daniel Moreno (España-Katusha) a 7:32
10. Louis Meintjes (Suráfrica-MTN) a 10:46
11. Domenico Pozzovivo (Italia-Ag2r) a 11:30
12. David Arroyo (España-Caja Rural) a 13:49
13. Gianluca Brambilla (Italia-Etixx) a 15:46
14. Bart De Clercq (Bélgica-Lotto Soudal) a 16:54
15. Romain Sicard (Francia-Europcar) a 17:06
16. Kenny Elissonde (Francia-FDJ) a 17:27
17. Fabrice Jeandesboz (Francia-Europcar) a 17:30
18. Andre Cardoso (Portugal-Garmin) a 23:51
19. Giovanni Visconti (Italua-Movistar) a 35:58
20. Diego Rosa (Italia-Astana) a 43:27
22. Sergio Luis Henao (Colombia-Sky) a 44:50
32. Rodolfo Torres (Colombia-Team Colombia) a 1:11:56
53. Alex Cano (Colombia-Team Colombia) a 2:03:37
56. Darwin Atapuma (Colombia-BMC) a 2:12:42
60. Leonardo Duque (Colombia-Team Colombia) a 2:19:58
66. Fabio Duarte (Colombia-Team Colombia) a 2:30:53
73. Miguel Rubiano (Colombia-Team Colombia) a 2:37:14
88. Juan Pablo Valencia (Colombia-Team Colombia) a 2:56:27
92. Carlos Julián Quintero (Colombia-Team Colombia) a 3:02:14
128. Brayan Ramírez (Colombia-Team Colombia) a 3:44:00
136. Walter Pedraza (Colombia-Team Colombia) a 3:54:43

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.