Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/19/1996 12:00:00 AM

VUELVE Y JUEGA

El balance del campeonato fue bueno para Cali y Millonarios, pero ¿fue bueno para el fútbol colombiano?

El Deportivo Cali fue el equipo más regular de la temporada y por eso es un justo campeón. Millonarios, que tuvo una campaña bastante irregular durante el año, logró en el último mes del torneo vencer el escepticismo y con un gran cierre se llevó el subcampeonato. Por obvios motivos para estos dos equipos el campeonato de fútbol que acaba de terminar fue bueno. Pero la verdad es que el balance general es más negativo que positivo para el fútbol colombiano. Para comenzar, el torneo de 60 fechas fue demasiado largo, y lo que se pretendía con el campeonato 95-96 al diseñarlo al estilo europeo no se cumplió. Por el contrario, algunos de los equipos más importantes del país se vieron asfixiados al tener que competir en varios frentes a la vez. Un ejemplo claro de esto fue el América, que tuvo que jugar en el torneo local, la Copa Libertadores y prestar a algunos de sus hombres clave para que asistieran a los compromisos de la selección nacional. Entre mayo y junio este equipo tuvo que disputar prácticamente tres partidos por semana, lo que evitó que sus jugadores se pudieran recuperar y terminó dejándole nefastas consecuencias al club. Pero si por el lado de los clubes grandes las cosas no salieron muy bien, por el lado de los equipos pequeños el panorama tampoco fue el mejor. El campeonato 95-96 estipuló que uno de los cupos para participar en la Copa Conmebol sería otorgado mediante un torneo de consolación entre los ocho equipos que no entraran al octagonal final. Se suponía que con esta motivación la gente continuaría asistiendo al estadio, ya no estimulada por el campeonato local sino por animar a su equipo por el cupo a un torneo internacional. Esto tampoco sucedió, pues tal parece que nadie cayó en la cuenta cuando se propuso este sistema que el público no va al estadio a ver partidos entre los ocho últimos del campeonato. Las consecuencias de esta medida fueron contundentes: los estadios estuvieron desolados y los equipos perdieron varios millones de pesos. Pero tal vez una de las cosas más increíbles de esto fue la escogencia de los representantes a la Copa Conmebol. Resulta impensable que un equipo como Santa Fe, que finalizó el campeonato colombiano de noveno y durante la temporada sólo demostró su irregularidad, resulte premiado con la participación en un evento internacional tan sólo por haber ganado el campeonato de consolación. El otro seleccionado para este evento, el Tolima, terminó siendo escogido prácticamente a dedo en la reunión de la Dimayor de la semana pasada. El sistema resultó tan desastroso que la misma Dimayor reconoce que fue un fracaso económico y deportivo, y por eso terminó modificándolo para el próximo torneo. Sin embargo lo preocupante es que, a pesar de que se hicieron algunos cambios con respecto al torneo anterior, lo cierto es que el torneo 96-97 continuará básicamente con los mismos problemas del anterior. El campeonato tendrá tan sólo ocho fechas menos y lo grave es que una vez más los intereses particulares de algunos clubes estarán en contra del bien de fútbol colombiano, pues el sistema quedó diseñado de tal forma que nuevamente los equipos tendrán que multiplicarse para poder competir simultáneamente en el rentado nacional, la Copa Libertadores, la Conmebol, la Supercopa, eso sin contar el desgaste que sufrirán los jugadores que sean llamados a la selección para la Copa América y las eliminatorias al mundial. Todo parece indicar que aquella idea de los dirigentes de querer ganar más jugando muchos partidos seguirá vigente. Pero la realidad es que sólo jugando bien es posible ganar más.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.