Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2016/01/09 18:27

El Barcelona recupera el liderato y el Real Madrid de Zidane la ilusión

El estreno de Zinedine Zidane en el banquillo del Real Madrid respondió a la ilusión generada.

El delantero galés del Real Madrid, Gareth Bale (c), junto al técnico francés del el equipo blanco, Zinedine Zidane (d), tras ser sustituido. Foto: EFE

El Barcelona recuperó el mando de la Liga -a la espera de la visita a Vigo del Atlético de Madrid- con comodidad, autoridad y una goleada, rasgos apropiados por el Real Madrid en su nueva andadura, pilotada por Zinedine Zidane, que consiguió en su debut la restauración de las mejores sensaciones.

El Sevilla cerró su primera vuelta con optimismo mientras el Getafe consolidó una mejoría que dejó contra las cuerdas al preparador de su rival, el Betis. A Pepe Mel.

El Barcelona despidió la primera vuelta de la Liga -a la espera de disputar el partido aplazado con el Sporting- como líder provisional de la competición, después de golear al Granada (4-0) con un triplete de Leo Messi y otro tanto de Neymar.

Tuvo un partido enormemente plácido; un oasis en mitad de los derbis de alto voltaje que ha tenido que librar con el Espanyol y cuyo tercer acto se vivirá el próximo miércoles, en Cornellà-El Prat, en la vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey.

El Barcelona se llevó los tres puntos con mucha claridad. Messi marcó la diferencia ante un Granada que nunca tuvo opciones de sacar algo positivo de Barcelona. El argentino anotó su primer hat trick de la temporada y Neymar cerró la goleada. Aleix Vidal debutó como titular y dejó una grata impresión. Arda también intervino en varias ocasiones de gol.

Mientras, el estreno de Zinedine Zidane en el banquillo del Real Madrid respondió a la ilusión generada en el madridismo, recuperó el sello clásico del equipo blanco, que jugó al toque, con velocidad y buen fútbol ante un Deportivo al que tumbó con triplete de Bale y doblete de Benzema (5-0).

La ilusión regresó de golpe al Santiago Bernabéu. Nunca un movimiento en el banquillo generó un cambio tan radical. Del silbido y la tensión, a la ovación y el goce. Se marchó Rafa Benítez sin la complicidad de sus jugadores ni del público y llegó Zidane, figura querida y respetada por todos. Se palpó en todo momento. En el ambiente que recuperó la emoción, en la entrega de los futbolistas y el regreso de un fútbol más adecuado al ADN del Real Madrid.

El estreno de Zidane coincidió con una de las mejores versiones de Bale, que aumentó su cosecha anotadora para devolver al Real Madrid hacia las sensaciones anheladas por su afición.

El Sevilla, con su octava victoria de Liga consecutiva en el Sánchez Pizjuán, en esta ocasión por 2-0 ante un rival directo como el Athletic, acrecentó sus opciones de estar en puestos europeos a la conclusión de la primera vuelta, mientras que el equipo vasco pierde una oportunidad para consolidarse arriba.

El conjunto visitante luchó mucho desde el inicio pero no tuvo en momentos puntuales la fortuna necesaria ni el acierto en el remate, todo lo contrario que los locales, quienes aprovecharon las suyas, la segunda con un penalti muy discutible.

Especialmente el francés Kevin Gameiro, autor de los dos tantos del conjunto hispalense, que presumió de una efectividad máxima. Todo lo contrario que su rival.

El Getafe consolidó su mejoría. Guiado por Pablo Sarabia firmó otro buen partido ante el Betis gracias al gol de Álvaro Vázquez, que proporcionó los tres puntos al cuadro madrileño y afeó, de paso, el devenir del técnico Pepe Mel, que suma seis encuentros sin lograr la victoria.

Ambos equipos iniciaron el choque con 20 puntos pero con diferentes sensaciones. El cuadro andaluz llegó a la cita con una losa de cinco encuentros sin ganar a sus espaldas, mientras que el Getafe, después de doblegar al Sporting a domicilio tras doce salidas consecutivas sin hacerlo, tenía el ánimo por las nubes.

Eso se plasmó sobre el campo. El Getafe salió reforzado de la sesión. El Betis acentuó sus dudas y el oscuro devenir de su entrenador Pepe Mel.

Finalmente, las esperanzas del Levante revivieron con la visita del Rayo Vallecano. El choque entre los dos últimos clasificados de la tabla reforzó al conjunto valenciano, que logró su tercer triunfo de la temporada. El primero desde el 22 de noviembre. Y enterró el lastre de cuatro derrotas seguidas.

El brasileño Deyverson y Morales sentenciaron al conjunto madrileño, que revivió en el tramo final con el tanto de Pablo Hernández.

El panorama se le afea al Rayo, que suma seis derrotas y un empate en los siete últimos encuentros. No gana el cuadro de Paco Jémez desde el pasado 7 de noviembre.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.