Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2003/07/27 00:00

El jinete Javier Niño siempre hizo lo que soñó

Julio 28. Javier Niño murió haciendo lo que más le gustaba: Montar a caballo. El jinete colombiano falleció el jueves pasado en Chile, luego de permanecer cinco días en coma.

El jinete Javier Niño siempre hizo lo que soñó

Comenzó como jinete en el Hipódromo de los Andes a las afueras de Bogotá. Tras su cierre y la poca actividad hípica en el país se fue al exterior a buscar fortuna.

Aunque su principal objetivo era Estados Unidos, estaba escalando para llegar a lo que sería su meta. Luego de Colombia, se trasladó a Guayaquil donde corrió en el hipódromo de esa ciudad. Allí conoció a Alexandra Tobón quien se convertiría en su esposa y madre de sus tres hijos.

Luego volvió a Bogotá. Pero las ansias de ser jinete pudieron más por lo que, por sugerencia de su amigo el también jinete Angelo Rivera, se trasladó a Santiago de Chile, con su familia de la cual ya era parte Jenifer de diez años.

Ya en Chile donde tuvo a su tercer hijo Javier Felipe, ganó 565 carreras y se estaba consolidando como uno de los mejores. Pero fue el pasado jueves 17 de julio cuando su historia acabó.

En una de las curvas de la pista, montando a 'Madera Roja', se tropezó con otra yegua que se accidentó y cayó quedando en estado de coma.

Cinco días duró la agonía de su familia y la de Niño debatiéndose entre la vida y la muerte, hasta que el martes pasado fue desconectado del respirador artificial.

Para los chilenos se fue una de los grandes jinetes de ese país. Y así lo demostraron más de 200 personas que asistieron a la Sociedad Luis Cousiño, frente al Club Hípico de Santiago, donde se hicieron sus exequias que duraron cerca de cuatro horas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.