Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/27/2003 12:00:00 AM

El Medio Maratón de Bogotá calienta motores

Ya está lista la nómina de atletas elite internacionales que participarán en el Medio Maratón de Bogotá, el próximo 3 de agosto.

Son en total 18 fondistas de talla mundial que encabezarán a los cerca de 33 mil corredores que competirán. Entre ellos sobresale la keniana Susan Chepkamei, dueña de la mejor marca mundial de una carrera de 21 kilómetros en ruta. Su tiempo de 1 hora, 05 munitos y 44 segundos en el Medio Maratón de Lisboa, la convirtió en la mujer más rápida del mundo en el 2002. Ese mismo año se coronó como campeona africana de 10 mil metros.

Este año terminó de cuarta en el Maratón de Londres, en donde mejoró su marca personal de 42 kilómetros, al parar el reloj en 2 horas, 23 minutos y 12 segundos.

Junto a la campeona estará el también keniano Ben Kimondiu, campeón en Bogotá y en Medellín el año pasado, y Augustus Kavutu, campeón del pasado Medio Maratón de Cali y sexto en el Maratón de Los Ángeles.

También se destacan el mexicano Armando Quintanilla, el ecuatoriano Franklin Tenorio y los brasileños André Ramos Ronaldo Da Costa, quien en 1998 rompió el récord mundial de maratón, con 2 horas, 06 minutos y 06 segundos.

El evento deportivo también contará con la participación de Andrés Espinosa (México), Constantino León (Perú), Eder Moreno (Brasil), Sergey Fedotov (Rusia), Joa N'Tyamba (Angola), Silvio Guerra (Ecuador), Sisay Bezabeh (Australia), Sandra Ruales (Ecuador), Teresa Wanjiku y Joseph Kahugu (Kenia).

Las inscripciones para la carrera estarán abiertas hasta el 31 de julio en las oficinas de Av Villas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.