Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/18/2003 12:00:00 AM

Empate con Eslovaquia

Jueves 21. Ninguna de las llegadas al arco pudieron concretarse en gol en el partido de ayer entre Colombia y Eslovaquia en Nueva York. El puntaje final fue 0-0.

Colombia fue superior en cuanto al dominio del balón y posibilidades de gol. Una de las más claras para Colombia ocurrió a los 69 minutos, cuando Leider Preciado estrelló el balón en el poste derecho tras batir al guardameta Branislav Rzeszoto.

Eslovaquia apenas creó peligro en el primer tiempo, pero Robert Vittek efectuó un disparo potente a media distancia a los 53 minutos que debió rechazar el portero Faryd Mondragón. Y a los 68 minutos, Henao despojó a duras penas el balón a Rudolf Urban en el área chica.

La última jugada de peligro del partido fue un potente disparo que Rudolf Urban envió rozando el poste superior colombiano al minuto 90.

El amistoso jugado en el Shea Stadium de Nueva York fue el último partido preparatorio antes de enfrentarse el 7 de septiembre en Barranquilla al campeón mundial, Brasil, en las eliminatorias para la Copa Mundial 2006 en Alemania.

Alineaciones

Colombia: Faryd Mondragón, Iván López, José Mera, Amaranto Perea y Gerardo Bedoya, John Viáfara, Jorge López Caballero, David Ferreira y David Montoya, Leider Preciado y Martín Arzuaga. DT: Francisco Maturana.

Eslovaquia: Branislav Rzeszoto, Maros Klimpl, Vladimir Labant, Branislav Labant, Michal Hanek, Martin Durica, Rudolf Urban, Radoslav Zabavnik, Karol Kisel, Tomas Oravec y Robert Vittek. DT: Ladislav Jurkemik.

Árbitro: Kevin Stott (Estados Unidos).
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.