Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/8/1988 12:00:00 AM

1988 PINTA BIEN, PERO ...

SEMANA analiza las perspectivas económicas del país para el año que comienza

Todo parece indicar que la frase de que "a la economía le va bien, pero al país le va mal" recobrará vigencia para 1988. En medios gremiales, académicos y gubernamentales hace consenso la idea de que el nuevo año será calcado de 1987, con un comportamiento económico bueno. Pero también ha tomado fuerza la perspectiva de que "errores" de Colombia como el de la liberación de Jorge Luis Ochoa Vásquez, podrían pagarse caros si dentro de las retaliaciones de Estados Unidos hay una posición adversa para la concesión de nuevos créditos, lo que está incluído ya dentro del presupuesto básico de problemas y tendrá que superarse difícilmente. Nadie duda de que la efectiva lucha que se venía dando contra el narcotráfico abrió muchas puertas de bancos para los préstamos "Jumbo" y "Concorde".
Las proyecciones del cuadro macroeconómico general del país son muy favorables, pero con riesgos de inconvenientes que sumados al del caso Ochoa, hacen ver con cierta cautela lo que suceda especialmente con la inflación y el déficit fiscal. SEMANA tuvo acceso a las cifras de la economía que proyecta el Gobierno, consultó las perspectivas de Fedesarrollo y de un estudioso fiduciario, y obtuvo elementos suficientes para concluír que el futuro inmediato del sector está despejado y que el crecimiento productivo del conjunto de la economía será razonable, es decir, similar al del año pasado.
Mientras voceros oficiales advierten que no habrá problemas de divisas durante los próximos 5 años, claro está con niveles razonables de crédito externo, para Fedesarrollo hay dos años de gracia en ese campo. El elemento esencial para un futuro despejado es el de la estabilidad en el precio mundial del petróleo y un comportamiento en los ingresos cafeteros similar al de 1987 y el que existirá en 1988, unos US$1.500 millones. Habría problemas de peso si las economías desarrolladas entran en recesión, lo que se reflejaría de inmediato en el mundo entero, golpeando por ejemplo las exportaciones menores colombianas y llevando a un posible colapso al petróleo.
Esta incertidumbre internacional no se descarta después de lo ocurrido en el mercado bursátil mundial en octubre pasado. El golpe ya está dado y "lo sucedido en la bolsa tiene todas las características de un amago de infarto: el afectado puede seguir viviendo, pero tendrá que tomar serias precauciones", explicó un observador del mercado. Si algo ocurrió tendrá conseguencias futuras. Y esa metáfora es igualmente aplicable a Colombia en el campo fiscal si se aprendió la reciente lección del plan de ajuste al que nos sometió el Fondo Monetario Internacional. Para Javier Fernández Riva, director de "Memorando Económico", la indisciplina en el gasto público retornó, por lo que demandó un control urgente en 1988 como prioridad absoluta del programa económico, o de lo contrario, segun él, "para un gobierno que tiene todavía dos años y medio por delante ese curso de acción sería un craso error no sólo económico sino político".
DEFICIT DEL 3%
Y es que en el campo fiscal las mismas proyecciones del góbierno reflejan un ahondamiento en el déficit. En 1988 aumentará al 3% del Producto Interno Bruto, lo que no es grave, pero si puede ser motivo de preocupación. La austeridad debe volver, aunque Fedesarrollo considera que no hay más ajuste para hacer allí. En cambio las autoridades explican que el sector eléctrico sigue siendo la "caja negra" de las finanzas públicas y anuncian medidas. Precisamente hablando de "números rojos" la otra preocupación es el controvertido Fodex para el cual se piden reglas de juego claras.
Dentro de dos semanas, cuando el Gobierno revele totalmente sus metas económicas, anunciará que el Fodex mantendrá su saldo contante, prestará a medida que paguen sus deudores morosos y que eso complementará en algo una política de estabilización monetaria, rubro cuya expansión no es motivo de alarma. En el campo de las tasas de interés, disparadas a finales de 1987 debido a las restricciones de crédito financiero, se prevé que bajarán en el primer trimestre de 1988, aunque Fedesarrollo pide que se sometan de nuevo a control.
Hablando de déficit, el comportamiento de la balanza de pagos, específicamente en su cuenta corriente mostrará un monto negativo de US$960 millones según consideraciones de Planeación y el Banco de la República. El año pasado ese déficit llegó a US$278 millones y Fedesarrollo cree que en 1988 alcanzará entre US$600 millones y US$800 millones, debido esencialmente a que las amortizaciones oficiales por deuda externa bordearán los US$1.470 millones. Las necesidades de crédito del exterior para el año que llegó sumarán US$2.400 millones crecerán al US$2.500 millones en 1989 y bajarán a US$2.300 millones en 1990 (datos muy relativos), pero la contratación de préstamos externos se aseguró con el "Concorde" en 1988, mientras que a mediados del año deberán buscarse unos US$1.800 millones según el gobierno, y US$1.300 millones según Fedesarrollo.
La balanza comercial que el 87 cerró con superávit de US$1.445 millones, seguirá siendo positiva en US$1.400 millones según Fedesarrollo y en US$1.431 millones para Planeación Nacional. Las reservas internacionales crecerán según los pronósticos oficiales, alcanzando los US$3.500 millones, con alza de entre US$150 millones y US$160 millones, explicado en parte por el desembolso del crédito "Concorde". La importación de gasolina pasará de US$103 millones en 1987 a US$134 millones según cifras del gobierno, pero en los cálculos de Fedesarrollo el monto llegará a US$166 millones.
Pese a recientes medidas de apertura y a la firma de acuerdos por el de la Opic y la Omgi (el primero con Estados Unidos y el otro con el Banco Mundial), la inversión extranjera caerá fuertemente. En 1987 alcanzó los US$449 millones, bajará a US$360 millones según Planeación y a US$386 millones en 1988, para pasar a US$320 millones en 1989, explicable más que todo por la baja drástica en los capitales foráneos en el carbón y una estabilización de fondos para el petróleo.
INFLACION DEL 22%
Mucho se habla de las repercusiones del incremento del salario mínimo para 1988 en 25%. Los técnicos que proyectan el cuadro macroeconómico advierten serios problemas con el costo de vida. Aunque el Gobierno establecerá como meta para este año un 22% se ha previsto en los modelos de cálculo perspectivo que el tope pueda llegar a un 24 ó 25%. "Memorando Económico" indica que hay "liquidez excesiva y renovadas presiones inflacionarias", en cambio Fedesarrollo habla de inflación entre 24 y 25%, muy dentro del comportamiento de los últimos años.
El gobierno insiste en una incidencia grande del reajuste del ingreso mínimo sobre el costo de vida, pero Fedesarrollo refuta el planteamiento como un sofisma. Para las autoridades económicas la nueva canasta familiar que ensaya el Dane será más costosa.
Para los estudiosos de Fedesarrollo hay un criterio equivocado en querer responsabilizar a los trabajadores de la inflación, más cuando el gobierno no tiene políticas de contención de las alzas.
La tasa de cambio del peso con respecto al dólar tuvo una variación del 20.3% el año pasado y según Planeación estará entre el 19 y el 20% en el 88, sin que nada haga predecir cambios. Fedesarrollo pide acelerarla al 23 ó 25%. A pesar de la caída del dólar ante otras monedas del mundo, Colombia mantiene tasas elevadas de devaluación porque sus vecinos y competidores hacen lo mismo.
En la explicación de salida o retorno de capitales nadie hace cábalas. Ni para el gobierno ni para los estudiosos del tema es muy claro que estén llegando dineros del exterior que habían sido sacados ilegalmente.
Muchos ven en el movimiento del rubro, ingresos por servicios no financieros, una "ventanilla siniestra"
En 1987 se movieron allí US$1.086 millones y los cálculos oficiales prevén US$1.144 millones en 1988 y US$1.200 millones en 1989. Fedesarrollo ve en ese movimiento mejoría en las ventas fronterizas, aumento del turismo y menos salida de divisas. Sin embargo el Gobierno prevé que los egresos por servicios no financieros en 1988 serán de US$1.966 millones, lo que muestra un déficit grande en ese sentido.
En el crecimiento del Producto Interno Bruto, los economistas oficiales trabajan con cifras conservadoras de 4.8% en 1988, pero en el documento que revelará el ministro de Hacienda en dos semanas constará que llegará al 5%. Al culminar 1987 se situó en 5.57 según cifras del grupo interinstitucional gubernamental. Fedesarrollo prevé entre 5 y 5.5%. Por su parte "Memorando Económico" advierte que están dadas las condiciones para que el total de la producción nacional aumente el 6%.
La industria seguirá presentando niveles altos de utilidades, el sector financiero seguirá recuperándose, e incluso se privatice el primer banco oficializado, el de los Trabajadores.
Los esfuerzos del gobierno deberán ser grandes para mantener un déficit fiscal igual al 3% del P.I.B. o de lo contrario deberá sacrificar a final de año inversión en sus programas de economía social. Así las cosas, la economía seguirá bien, pero ¿al país le seguirá yendo tan mal como comenzó el 88?
LAS PERSPECTIVAS DE 1988
Principales variables macroeconómicas (*)

Rubro Fedesarrollo Gobierno

Crecimiento económico (P.I.B.} 5% - 5.5% 4.8% - 5%
Inflación 24% - 25% 22%
Devaluación 20% 19% - 20%
Déficit cuenta corriente US$700-800 mill US$960 mill
Superávit comercial US$1.400 mill US$1.431 mill
Desempleo (promedio año) 10.% 10%
Exportaciones cafeteras US$1.483 mill US$1.500 mill
Necesidad recursos externos US$2.200 mill US$2.400 mill
Recursos externos por contratarUS$1.300 mill US$1.800 mill
Reservas internacionales (no se conceptuó) +US$150-160 mill
Inversión extranjera Sigue cayendo US$360 mill
Importación de gasolina US$166 mill US$134 mill
Déficit físcal Estable 3% del P.I.B.
(*) Cifras preliminares
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?