Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1983/07/04 00:00

AGUAS TIBIAS

Como en ocasiones anteriores, la cumbre de Williamsburg parece haberse reducido a un encuentro de buena voluntad.

AGUAS TIBIAS

Tal parece que, como en cumbres anteriores, nada concreto surgió de las conclusiones de la cumbre de Williamsburg. El propósito planteado por Francia, en el sentido de que ella fuera la base para un nuevo Bretton Woods que restableciera un mecanismo estable de las tasas de cambio --como se hiciera en 1944- tomando como patrón al oro, y acabar así con el sistema de tasas flotantes que a comienzos de la década del 70 se instauraba formalmente por la determinación de Nixon de suspender el respaldo oro-dólar como mecanismo para financiar en parte la guerra de Vietnam, queda vagamente sugerido en las conclusiones.
Una política de real apoyo al Tercer Mundo como la sugirieron en reuniones anteriores Francois Mitterrand y Pierre Trudeau no aparece esbozada, salvo en lo que concierne a algunas consideraciones de carácter general, aparentemente desoyendo las sugerencias que hicieran varias organizaciones que agrupan un buen número de estos paises.
Tres temas fundamentales se abordaron en la reunión; las tasas de interés y los déficits presupuestarios de los paises; los problemas actuales del comercio internacional y la deuda del Tercer Mundo. Otros aspectos fueron introducidos--se podría decir que a último momento--como fue el problema del desarme y los misiles que,según la opinión de algunos analistas, había sido planteado por Reagan con el fin de desviar la atención de las recriminaciones de las que iba a ser objeto su política económica como causante de muchos de los problemas actuales de la economía, entre otras cosas de las altas tasas de interés con las que había venido manejando el problema de la inflación en los E.E. U.U.
Veamos en síntesis las principales conclusiones de la Cumbre:
· Freno a la inflación, reducción de las tasas de interés, intensificación de las actividades productivas y del empleo.
· Acentuar la estabilidad de las tasas de cambio. Manteniendo la libertad de actuar de manera independiente, coordinar intervenciones en los mercados de cambio.
· Frenar el proteccionismo y, concomitantemente con la recuperación, ir eliminando los obstáculos al comercio.
· Políticas económicas y eficaces de ajuste y desarrollo de los países deudores en vía de desarrollo, financiamientos adecuados públicos y privados y mercados abiertos.
Dentro de este contexto, una ratificación rápida del aumento de los recursos del Fondo Monetario Internacional y de los acuerdos generales de préstamos.
· La definición entre los ministros de Finanzas y el FMI de las condiciones para mejorar el sistema monetario internacional, y la posibilidad de la realización de una conferencia monetaria internacional de alto nivel.
· Ayuda hacia los países más pobres, en beneficio de la producción alimentaria y energética.
En esta medida se reafirma el compromiso de proporcionar los niveles de financiamiento convenidos por la Asociación Internacional de Desarrollo (AID). Se acoge también la apertura del diálogo con los países en vía de desarrollo propuesto por las conferencias de los No Alineados y el Grupo de
· Las relaciones económicas EsteOeste deben ser compatibles con los intereses en materia de seguridad de esos países.
En estos puntos, podría decirse, se diluyen las divergencias y contradicciones que pudieran existir entre algunos de los países participantes. Así la exigencia de Francia e Italia a E.E. U.U., en el sentido de reducir las tasas de interés y solucionar el problema del déficit presupuestario; y la que Reagan le hiciera a Mitterrand de adoptar medidas de control a la inflación en su país para poder estabilizar las tasas de cambio, parecen haberse aprobado sin mayores obstáculos dentro del conjunto de las conclusiones.
Si bien hay un compromiso adquirido en las conclusiones sobre los problemas principales que afectan a la economía mundial, que da el temor de que en la medida en que no se establezcan mecanismos concretos para llevar a cabo las tareas allí própuestas, ellas se quedarán, como ha sucedido con cumbres anteriores, en un listado de buenas intenciones. -

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.