Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/26/2011 12:00:00 AM

¡Ahora o nunca!

Tras años de padecer notorios rezagos en infraestructura, los colombianos quieren ver obras terminadas. Por fin, 2012 parece que será el arranque. Hay plata. El riesgo es que el invierno dañe la fiesta.

El Gobierno sabe que tendrá que jugarse el todo por el todo para sacar adelante las grandes obras de infraestructura y comenzar a mostrar resultados en 2012. La paciencia de los colombianos llegó al límite.

Después de casi año y medio estructurando los proyectos, demoras por las que ha recibido críticas del sector privado, el ministro de Transporte, Germán Cardona, asegura que pasará de las palabras a los hechos y que el verbo que conjugará de aquí en adelante será ejecutar, ejecutar y ejecutar.

"El país y la economía van bien, pero la infraestructura va mal", dice el ministro para describir el sector que ahora más que nunca hay que impulsar para que Colombia sea competitiva, pueda hacerles frente a los retos que le imponen los nuevos acuerdos comerciales y salga del atraso que frena su crecimiento y le representa millonarios sobrecostos al sector privado.

De aquí a 2014 se invertirán recursos públicos y privados por 32 billones de pesos, la mayoría de los cuales se destinarán a proyectos viales. "A partir de 2012 vamos a entregar obras, no vamos a inaugurar proyectos inconclusos", anunció el ministro Cardona.

La meta es pasar de 1.000 a 2.200 kilómetros de dobles calzadas continuas, entregar 4.000 nuevos kilómetros en concesión, otorgar las licencias para la construcción de 18 vías que facilitarán la competitividad del país, modernizar los aeropuertos, ampliar en un 50 por ciento la capacidad de los puertos y construir 1.000 kilómetros adicionales de líneas férreas antes de que termine esta administración.

Todas son iniciativas ambiciosas, que si no comienzan a andar el próximo año, se convertirían en una nueva desilusión para los colombianos, que han visto cómo los últimos gobiernos han prometido el 'oro y el moro' en este sector.

El presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, Juan Martín Caicedo, sostiene que la locomotora de la infraestructura deberá ser el gran motor que impulse la economía teniendo en cuenta que solo el TLC con Estados Unidos incrementará en 20 por ciento el comercio, que el boom minero-energético demandará nuevos proyectos férreos y fluviales para movilizar millones de toneladas de minerales y que para hacerle frente a la fuerte ola invernal se requerirán millonarias inversiones para reparar las vías que están colapsando.

En este campo, la experiencia peruana es muy valiosa. El expresidente Alan García dice que durante su gobierno se hicieron 152.000 obras, con inversiones superiores a los 30.000 millones de dólares, y que a ellas se les puede atribuir buena parte del 'milagro económico' de ese país, que crece a tasas superiores al 8 por ciento anual.

Ya no hay más tiempo que perder. Como dice el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, Colombia tiene que dar un gran salto en esta materia para que no la deje el tren de la competitividad. En las siguientes páginas, SEMANA presenta varias de las obras que arrancarán el año entrante.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.