Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/26/1999 12:00:00 AM

AL ATLAS DEL NORTE

La rápida expansión de la economía de Estados Unidos en los últimos meses ha mantenido a <BR>raya al fantasma de la depresión mundial. ¿Hasta cuándo aguantará?

En septiembre del año pasado una caída de cerca de 20 por ciento en el índice Dow Jones de
la Bolsa de Nueva York llevó a muchos a pensar que se había llegado al fin del ciclo expansivo más largo de la
economía norteamericana en la posguerra. Este acontecimiento se vislumbraba como el último eslabón de
una larga cadena de eventos que parecía precipitar de manera inevitable a la economía mundial al abismo
de una crisis sin precedentes desde la gran depresión de los años 30. Los más apocalípticos destacaban la
fatídica coincidencia de la debacle económica mundial con el fin del segundo milenio de la era cristiana.Hoy,
solo seis meses después, tras una trepada de cerca de 2.500 puntos _más de 30 por ciento_ en el índice Dow
Jones y una expansión de 6,1 por ciento de la economía norteamericana en el último trimestre de 1998, la
crisis global parece un espejismo lejano. Ante las dificultades de Japón y Alemania, segunda y tercera
economías del mundo (Japón tuvo un crecimiento negativo de más de 3 por ciento y una caída en la
producción industrial de 6,4 por ciento en 1998, mientras en Alemania, donde se esperaba una
recuperación el año pasado, tuvo un último trimestre nefasto con una disminución del PIB de 1,8 por
ciento), el coloso del norte se ha convertido de facto en el importador y prestamista de última instancia del
resto del mundo. El insaciable apetito consumidor de los estadounidenses y la explosión sin
precedentes de sus fortunas por el auge bursátil se han constituido en oxígeno vital para las asfixiadas
economías desde Tailandia hasta el Brasil. El primer informe sobre los resultados de la balanza comercial de
Estados Unidos en lo que va de este año pone en evidencia esta situación. En enero el déficit comercial
norteamericano aumentó en 21 por ciento para ubicarse en 17.000 millones de dólares. De esta manera,
mientras las importaciones se incrementaron en 2,1 por ciento frente al mismo mes del año anterior hasta
llegar a 93.800 millones de dólares, las exportaciones presentaron un declive de 1,4 por ciento. Estas cifras
apuntan a que si no fuera por la fortaleza de ese país el comercio internacional y la economía mundial
estarían prácticamente paralizados.Hasta ahora no hay señales concretas de que el dínamo económico
estadounidense se pueda quedar sin combustible en el futuro cercano. Incluso las proyecciones para el
primer trimestre de 1999 indican que la producción crecerá cerca de 4 por ciento.¿Hasta cuándo?La sabiduría
convencional dice que cuando una economía crece por tantos años consecutivos al ritmo que lo ha hecho la
de Estados Unidos, tarde o temprano los factores productivos _particularmente la mano de obra_ comienzan
a escasear, generando un aumento de la inflación que lleva a una elevación de los tipos de interés y termina
por frenar el ciclo expansivo. De hecho, la economía norteamericana parece estar cerca de este umbral,
pues la tasa de desempleo se encuentra por debajo del 5 por ciento, lo que representa un récord histórico en
tiempos de paz. Incluso Alan Greenspan, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, advirtió en
su última alocución al Congreso que "los recursos en la economía están en un alto nivel de utilización y se
corre el riesgo de entrar en un período de recalentamiento, por lo que la Fed estará muy atenta para
ajustar los tipos de interés".Sin embargo Estados Unidos lleva ya tres años con tasas de desempleo bajísimas
y la inflación de los 12 meses terminados en febrero pasado fue de solo 1,2 por ciento, un punto menos que
en igual período del año anterior. Este increíble fenómeno tiene su explicación en dos hechos
fundamentales. Primero, que la productividad laboral en Estados Unidos ha aumentado a un promedio anual
de 2,5 por ciento en los últimos 10 años y en el último trimestre de 1998 arrojó un incremento de 4,6 por
ciento, lo cual ha contribuido a amainar la escasez de mano de obra. Esta mayor eficiencia se ha logrado
gracias al incremento en la competencia, el rápido avance de la tecnología y las constantes fusiones y
reestructuraciones de las empresas para mantener los costos a raya. La segunda razón, que resulta
paradójica, es que la recesión ha permitido que los precios del petróleo y otros productos básicos caigan a
los niveles más bajos en términos reales de los últimos 25 años, conteniendo las presiones
inflacionarias.Castillo de naipesOtro detonante común de una desaceleración económica es la burbuja
especulativa que típicamente caracteriza los últimos años de un ciclo económico ascendente. Con
frecuencia un período de crecimiento prolongado genera un optimismo excesivo que conduce a una expansión
exagerada del crédito, un aumento desmedido en la inversión y una disparada en el precio de activos, como
los títulos valores y los bienes raíces. Este castillo de naipes se viene abajo cuando la solidez de las bases
de la expansión comienza a ser cuestionada y una masa crítica de agentes económicos pierden confianza,
impulsando los precios de los activos a la baja y desatando una crisis crediticia. Sin embargo las
bolsas de valores norteamericanas _que bajo cualquier parámetro histórico se encuentran
sobrevaluadas_ continúan su imparable expansión.Todo esto podría cambiar si Greenspan decide subir la tasa
de interés, lo cual generaría nuevas presiones sobre el mercado accionario. El boom bursátil en Estados
Unidos ha contribuido a generar más de tres billones _es decir millones de millones_ de dólares de riqueza
durante los últimos seis meses, lo cual ha servido de base para un incremento sin precedentes en el
consumo. Un descenso significativo en las cotizaciones de la bolsa tendría un profundo impacto sobre los
consumidores norteamericanos, sobre todo si se tiene en cuenta que por el aumento de su patrimonio en
acciones hoy en promedio gastan más que sus ingresos. Por lo tanto, y suponiendo, como es lógico, que la
economía norteamericana eventualmente se enfriará, el tiempo se convierte en el factor clave. Si la
expansión en Estados Unidos se mantiene hasta permitir una recuperación en Asia, Europa y América Latina
el contrapeso de estas regiones contribuirá a una recesión menos profunda en el país del norte. Si por el
contrario, a Estados Unidos se le acaba la gasolina antes de que se vislumbre un cambio de tendencia en el
resto del planeta, el espectro de una depresión global podría revivir.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.