Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/19/2009 12:00:00 AM

Alerta amarilla

Luego de años de gloria, la minería, una de las industrias estrella de Colombia, enfrenta un panorama nublado por la crisis financiera y la caída en los precios de los minerales.

El año pasado terminó movido para la minería del país. Primero, la compañía brasileña Vale do Rio Doce, uno de los gigantes mineros del planeta, anunció haber adquirido los activos mineros de Argos por 373 millones de dólares. De otra parte, Acerías Paz del Río dejó en firme su decisión de acceder a la figura de las zonas francas, para invertir 200 millones de dólares. Así que las movidas siguen a la orden del día y por lo que están haciendo los inversionistas, todo indica que el optimismo se mantiene.

Pero no todo es color de rosa. Los precios de los principales minerales y metales de exportación han caído vertiginosamente. Dos ejemplos: el carbón llegó a estar a 150 dólares la tonelada métrica y hoy está entre 60 y 70 dólares, menos de la mitad; el níquel se desplomó 80 por ciento en los últimos dos años.

El bajonazo en los precios, sumado al cierre del financiamiento externo, obligó a las grandes compañías mineras a hacer recortes de nómina y aplazamientos en inversiones clave a lo largo del planeta. Alcoa, la principal multinacional de producción de aluminio en Estados Unidos, anunció que registró pérdidas por 1.190 millones de dólares durante el último trimestre. Compañías importantes como Xstrata, Río Tinto, BHP Billiton, Glencore y Anglo Gold, entre otras, han anunciado cierres de minas y recortes de personal en varios países.

¿Es distinta la situación en Colombia? Hasta el momento, las grandes compañías no han anunciado despidos. Pero aquí la situación ha empezado a ser crítica para empresas medianas como Sidenal, que sienten un duro golpe por la caída en los precios del acero. Allí los recortes son

inevitables.

Una caída en los precios de los minerales como la que se ha presentado pone a barajar de nuevo a cualquier empresario. De hecho, Alcoa dejó por ahora a un lado su idea de montar una planta de aluminio en Colombia y todo por la crítica situación. Esto golpea las expectativas del sector.

Jairo Herrera, experto y director del Portal de Información Minera de Colombia, asegura que a pesar de que los precios de los principales minerales han caído considerablemente, las empresas entienden que en el mediano plazo se pueden recuperar, por eso hacen los ajustes en sus estrategias. Para él, lo que de verdad preocupa son las indefiniciones en los temas clave como los puertos, y el tren carbonero y las licencias ambientales.

Allí también la incertidumbre es muy grande. El Ministerio del Medio Ambiente ha decidido que se debe cambiar el trazado de la nueva línea del tren carbonero de Cesar, mientras la firma Prodeco, de Glencore, vive días de angustia, pues si todo sale como se espera, se va a quedar sin puerto en marzo, fecha en la que vence la licencia. Esto es una amenaza de embotellamiento para las exportaciones mineras de Cesar, que mueve la mitad del carbón colombiano que va al exterior.

La minería le aportó al país el año pasado más de 1.900 millones de dólares en inversión extranjera y unos 7.000 millones en exportaciones. Si se suma la bajada de los precios a la ineficiencia burocrática, este año puede pintar muy negro para el sector.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1834

PORTADA

El peligro inminente de los otros grupos violentos

La bomba del Andino deja claro que terminada la guerra con las Farc aún quedan otros grupos armados. ¿Cuáles son y qué peligro representan?