Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2000/04/17 00:00

¡Animo vaquero!

¡Animo vaquero!

El nuevo CEO de Levi’s, Phil Marineau, llega con fama de constructor de marcas. Fue el artífice de Pepsi One y años atrás, desde Quaker, sacó de la oscuridad a Gatorade. Pero su tarea en Levis será más complicada: recuperar una marca a la que se le están deshilachando las costuras. En los últimos tres años las ventas de Levi’s se derrumbaron de 7.100 a 5.100 millones de dólares; la mala distribución desalentó a los minoristas y la marca que alguna vez fue un icono ahora es considerada por los jóvenes compradores como algo pasado de moda. En la última década su participación de mercado se redujo a la mitad, mientras los Wrangler y Lee, de VF Corporation, la marca propia de GAP, y nuevos competidores, como Tommy Hilfiger, atropellaban en un mercado antes dominado por Levi’s.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.