Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2010/09/14 00:00

"Asumimos el control del Grupo Nule para proteger nuestra inversión": Alberto Hernández, director de Hansa Holding

Invertotal y Hansa Holding son los dos fondos internacionales que tomaron el control y administración del Grupo Nule. Alberto Hernández, director de Hansa Holding, subsidiaria del Fondo Arco Capital Corporation, accedió a hablar con Semana.com

La concesión de la doble calzada Bogotá-Girardot fue el proyecto que llamó la atención del grupo inversionista.

Semana.com: ¿Cuándo se vinculan los fondos internacionales Invertotal y Hansa Holding a las empresas del Grupo Nule?

Alberto Hernandez: Muchos Fondos de inversión empezamos a mirar a Colombia como un destino interesante hacia el 2005-2006. Buscamos oportunidades y una de las que nos interesó, por la seguridad que irradiaba, fue la concesión de la doble calzada Bogotá-Girardot, otorgada por el Estado, la mas grande hasta ese momento. Esta condición y el posicionamiento del Grupo Nule con las cifras que exhibía, nos animó a invertir. Entre Abril y Agosto de 2007 hicimos préstamos a MNV y Gas Kpital y el consorcio Bogotá-Fusa por cerca de COP70 mil millones destinados a la la construcción de la doble calzada Bogota - Fusa.

Semana.com: ¿En calidad de qué entran y por qué deciden hacerlo?

A.H.: Entramos como acreedores en el 2007 para el proyecto Bogotá-Fusa, el más grande de Colombia en ese momento, que parecía bien estructurado, sumado al hecho de que era una concesión otorgada por el Gobierno. Esto nos dio las mejores señales de su solidez y confiabilidad.

Semana.com: Hace muy poco, ustedes produjeron un comunicado en el que informaron que toman el control administrativo de la organización Nule, a través de la empresa Solutions & Infraestructure Technologies Colombia (SIT). ¿Cómo llegan a este punto y en qué consistió este procedimiento o transacción?

A.H.: SIT asumió el control de las empresas del antiguo Grupo Nule el 25 de junio de 2010, como un esfuerzo para activar soluciones encaminadas a preservar sus activos y enfrentar sus obligaciones. Así lo informamos en su momento. Este paso se dio ante la pasividad de muchas de las partes interesadas y con el objeto de proteger nuestra inversión. De hecho, ya se había solicitado la apertura del proceso de reorganización bajo la ley 1116. El control lo asumimos mediante compraventa de las acciones a los tenedores anteriores del control mayoritario y no mediante la ejecución de garantías, como erróneamente se ha especulado. Así lo informamos debida y oportunamente a las autoridades y otras partes interesadas, y así quedó registrado en el Libro de Accionistas.

Semana.com: ¿Hubo traspaso accionario? ¿Está registrado en libros?

A.H.: Sí. Los libros, como el de accionistas y otros documentos fundamentales de las empresas, quedaron desde el primer momento en las oficinas de nuestros abogados, la firma de abogados Brigard & Urrutia, como una medida de precaución. Estos documentos han estado en todo momento a disposición de las autoridades.

Semana.com: ¿La empresa Solutions & Infraestructure Technologies Colombia (SIT) asumió las acciones de los Nule?

A.H.: No. SIT compró las acciones de los señores Nule por un valor simbólico, considerando la situación de las empresas.

Semana.com: ¿Por qué reciben unas acciones de una empresa que está en insolvencia? Algunos lo interpretan como querer aprovecharse y tomar la delantera frente al resto de acreedores, siendo ustedes uno más.

A.H.: Nosotros somos inversionistas profesionales y como tales tenemos un deber hacia nuestros accionistas e inversionistas, que son entidades de pensiones internacionales, fondos internacionales de inversión e individuos de capitales de alta capacidad de inversión. Tenemos el deber de entender qué pasó con nuestra inversión de más de US$35 millones y de intentar recuperarla. A pesar del riesgo, tomar el control mediante la compra de las acciones era el único camino para intentar una gestión responsable a partir de la situación que dejaron los antiguos propietarios.

Desde el primer momento nos pusimos en contacto con el Gobierno del Presidente Uribe y le informamos. Luego lo hicimos con los funcionarios del Presidente Santos. A muchos de los otros acreedores también les expresamos nuestra posición. De esta manera toda la masa de acreedores podríamos recuperar algo de nuestras inversiones y el gobierno podía encontrar fórmulas para reactivar las obras paralizadas. Realizamos múltiples reuniones estudiando alternativas. Invertimos en asesores, en contables, y otros profesionales para entender lo que pasaba, pues era inexplicable que la empresa de infraestructura en la que mas había confiado el Estado se derrumbara, y menos con las cifras que había exhibido.

Semana.com: ¿Por qué no informaron de esta decisión a la Superintendencia de Sociedades y al resto de los acreedores?

A.H.: Sí se informó la operación oportuna y debidamente a todos los entes de control y se registró en el libro de accionistas. A los acreedores y al público en general se les informó vía un comunicado de prensa. Además, realizamos de inmediato reuniones de trabajo con ministros del gobierno anterior encabezados por el de Transporte, Andrés Uriel Gallego, y luego con el ministro Germán Cardona, quien nos dejó claro que para el gobierno Santos es vital encontrar una solución que asegure la continuidad de las obras en beneficio de la comunidad.

Semana.com: Ante la decisión de la Supersociedades de ordenar la liquidación de las compañías, la transacción que ustedes realizaron se debe devolver. Ustedes pasan entonces a la masa de acreedores. ¿A cuánto asciende la deuda con ustedes?

A.H.: Al comprar las acciones, nosotros asumimos el control de la empresa, pero este movimiento no altera el hecho de que se hizo un crédito por 70 mil millones de pesos. La inversión que hicimos, solo a capital, asciende a 70 mil millones aproximadamente y sigue vigente antes y después de la compra y en el proceso de liquidación. La decisión de la Superintendencia de Sociedades de liquidar MNV y Gas Kapital, creemos que aporta a una solución. Estamos prestando toda nuestra colaboración al liquidador con quien ya nos hemos reunido.

Semana.com: ¿Ustedes se han entrevistado con los Nule frente a estos últimos sucesos?

A.H.: No.

Semana.com:¿Ustedes se sienten engañados? ¿A cuánto asciende su pérdida?

A.H.: Sentimos que este episodio es muy importante para mantener la confianza de la inversión extranjera en Colombia y desde este punto de vista se envía un mensaje negativo. Estamos seguros que muchos inversionistas están mirando con lupa este caso, pues confiamos en una concesión del Estado -la más grande del momento- y fallaron todos los presupuestos y controles. Esto es grave. Nuestras pérdidas sumarían cerca de 85 mil millones de pesos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.