Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2016/08/12 00:45

¿No resultó tan bueno el gigantesco autobús chino que se salta los trancones?

Tras ser exhibido en una prueba de ruta y ser promovido como el futuro del transporte público, el desarrollo del Autobús de Tránsito Elevado está en entredicho. Le contamos por qué.

La compañía promotora del TEB afirma que lo que había sido calificado como una "prueba de ruta" era sólo una "prueba interna". Foto: AP
;
BBC

El asombro y el entusiasmo dieron paso a las críticas y a las dudas.

Una semana después de su primera prueba en carretera en la provincia de Hebei, el proyecto del Autobús de Tránsito Elevado (TEB, por sus siglas en inglés) que prometía revolucionar el transporte público en China parece hacer agua.

El vehículo, que se eleva a más de dos metros de altura por encima de la carretera y puede desplazarse por encima de dos carriles llenos de vehículos, podría transportar hasta 1.400 pasajeros y sustituir así a unos 40 buses convencionales.

Sin embargo, las pruebas para convertirlo en realidad fueron detenidas, mientras crecen las dudas sobre si se trata de un proyecto realizable o, incluso, real.

¿Qué ha ocurrido?

La prueba realizada por el TEB a comienzos de agosto tuvo lugar en un trayecto de 300 metros de una carretera local con sólo dos carriles de vehículos. Desde entonces, han aumentado las dudas.

Sus críticos se preguntan si el autobús podrá pasar por debajo de los puentes de Pekín, cómo hará para circular por las curvas, si es suficientemente fuerte para soportar el peso de los centenares de pasajeros y cuánto le durará la batería.

El diario Beijing News señaló que el prototipo usado en la prueba en Hebei era el mismo que se usó en una prueba anterior hace seis años, sugiriendo que el proyecto no ha logrado avances técnicos reales desde entonces.

Además, el modelo aún no está terminado, al punto que había trabajadores acabando algunas de sus partes justo poco antes de la prueba.

En redes sociales, muchas personas dijeron que el proyecto "carece de verdadera ciencia" y hacían referencia al hecho de que Song Youzhou, el diseñador del vehículo, sólo tiene estudios de primaria, aunque tiene más de 50 patentes por diferentes inventos.

En su defensa, Song dijo que ninguno de los grandes inventos chinos ha sido creado por graduados universitarios. "Detesto cuando le gente se burla de los inventores y luego goza del fruto de su esfuerzo", afirmó.

¿Y el apoyo oficial?

Informes hechos públicos revelan que la compañía detrás de la creación del TEB firmó en abril una alianza estratégica con el gobierno de la ciudad de Qinghuangdao.

Sin embargo, cuando el Beijing News contactó a las autoridades de Qinghuangdao y a las del distrito de Beidaihe, ambas negaron tener alguna participación activa en el proyecto y dijeron que sólo había un acuerdo marco.

Según reportes de prensa, la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de Qinhuangdao, el principal departamento de planeamiento económico de la ciudad, afirmó que el proyecto del autobús no había sido aprobado.

Más tarde, la empresa fabricante del TEB aclaró que la prueba no era "una prueba de ruta" formal, sino simplemente "un test interno".

La empresa también dijo que ha firmado contratos de cooperación con los gobiernos de Tianjin y Henan, pero cuando los periodistas chinos visitaron su centro de producción en Henan informaron que no vieron ningún tipo de actividad dentro de la fábrica, que estaba cubierta de maleza.

Song ha dicho en varias ocasiones que el TEB es una "gran innovación nacional", pero al ser cuestionado por sus críticos ha reconocido que el proyecto aún no ha llegado a la etapa de ser calificado oficialmente como tal.

También dijo a la prensa local que espera que en el futuro llegue a haber unos 500.000 TEB funcionando en todo el mundo y aseguró haber recibido pedidos de España, México y Argentina. "Incluso los ministros de Transporte de Francia y de India nos han contactado", agregó.

¿Podrán recuperar su dinero los inversores?

El Beijing News informó que Huaying Kailai, la principal empresa detrás del TEB, había estado vendiendo paquetes de inversión en el proyecto en los que presumía del apoyo del gobierno al proyecto.

El diario señaló que aunque esta empresa estuvo en la lista negra en 2015 por realizar actividades financieras ilícitas, desde entonces había atraído a unos 300 o 400 inversores, a quienes se le había prometido un retorno de entre el 12% y el 14% anual por una aportación mínima de un millón de yuanes (unos US$150.000).

El diario oficial Global Times aseguró que la compañía era sospechosa de haber creado un esquema de financiamiento entre particulares que prometía grandes ganancias y que estaba en riesgo de quedarse sin fondos.

La BBC visitó el salón de exposiciones del TEB en Pekín, ubicado en el mismo edificio en el que tiene sus oficinas Huaying Kailai, que antes solía desbordado de gente, y en el que los potenciales inversores escuchaban las propuestas de la compañía.

Ahora el salón está cerrado a los visitantes. Allí, el personal de seguridad le dijo a la BBC: "La maqueta modelo está siendo reparada".

El propio vehículo, en Qinghuangdao, se encuentra ahora oculto bajo una estructura tela y metal de 10 metros de altura, 30 metros de largo y 9 metros de ancho, según informó la prensa china.

Cuando la BBC llamó a las oficinas de Huaying Kailai y de TEB Technologies, los representantes de ambas empresas negaron que estas tuvieran alguna relación.

Sin embargo, cuando se les preguntó sobre los alegatos contra la compañía, el representante de Huaying Kalai respondió: "Sí, aún estamos operando. Puede estar tranquilo de invertir con nosotros. No hay riesgo".

¿Tienen futuro este tipo de proyectos?

Los chinos siguen discutiendo en los foros de internet si este tipo de inventos deberían ser promovidos, incluso si el resultado termina siendo inútil; si deberían ser desalentados o si, al menos, deberían hacerse mayores advertencias a los inversores sobre los riesgos que conllevan estos proyectos.

"Este proyecto se produce cuando un inventor loco se encuentra con un grupo de inversionistas dementes", comentó un internauta.

"Puede haber inventos sobre cualquier cosa, pero necesitan tener un toque de realidad", dijo otro.

Song desestima las críticas y afirma que el TEB va a solicitar otras 20 patentes.

"Cualquier invento enfrentará desafíos en sus comienzos, incluyendo el primer tren subterráneo y el primer aeroplano, pero ahora todos están muy bien desarrollados", dijo.

"No cometimos un delito. Simplemente estamos intentando innovar. ¿Hay algo malo en ello?", agregó.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.