Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/5/1994 12:00:00 AM

¿AVE DE CORTO VUELO?

Isleña de Aviación busca volver a volar al acudir a un concordato con sus acreedores.

EL PASADO 26 DE JULIO SUcedió casi que un motín simultáneo en los aeropuertos de Medellín, Cali y San Andrés. Los cerca de 300 pasajeros que esperaban abordar un vuelo de Isleña de Aviación armaron, con justa razón, un despelote de dimensiones impresionantes. Los pilotos se habían negado a trabajar mientras Isleña no les pagara una garantía pues la situación de la compañía les estaba arriesgando su propia licencia para volar. La empresa decidió suspender operaciones a partir de ese momento y proporcionó a los pasajeros tiquetes de otras líneas aéreas.
El lío no era un mero problema laboral. Se había originado el 8 de julio anterior, cuando el Consejo Nacional de Estupefacientes decidió cancelar los certificados de carencia de antecedentes por narcotráfico necesarios para la operación de las compañías de transporte aéreo en el país. La decisión se tomó después de que el 14 de junio de 1994 la DEA capturara en Aruba al piloto colombiano Luis Carlos Herrera Lizcano, propietario, entre otras, de las compañías Avesca (hoy Aerolíneas Cargueras S.A., Aerocar), Aircargo, Aerofacilidades y Rotar Ltda. Según los informes de inteligencia Herrera estaría relacionado también con los delitos de enriquecimiento ilícito de particulares y testaferrato con Isleña de Aviación S.A. y Aerocarga S.A.
Basado en esos informes el Consejo de Estupefacientes tomó las medidas del caso. Sin embargo Isleña siguió volando otras dos semanas. Pero tras la publicidad dada a la captura de Herrera y su envío a Chicago acusado por conspiración en tráfico de cocaína y lavado de dinero, las cosas se complicaron. Los bancos retiraron el crédito a Isleña, Anato ordenó a las agencias de viaje (su principal fuente de ingresos) suspender las operaciones de venta de pasajes y retener los dineros de lo vendido hasta tanto se clarificara el lío, no hubo con qué comprar combustible ni el suministro de alimentos abordo, por lo cual las operaciones debieron cesar.
Con el paso de los días el 80 por ciento de los 97 empleados renunció, y entre el 26 de julio, cuando no voló más, y mediados de octubre, dejó de transportar a 14.538 pasajeros por lo que no percibió unos 1.993 millones de pesos. Entre julio y diciembre tenía previsto llevar en sus dos aviones 49.300 pasajeros con lo cual obtendría unos 4.046 millones de pesos. Isleña octuvo permiso de operación a partir del 5 de noviembre de 1993 y días después inició actividades. Durante los dos primeros meses de vuelo de dos aviones arrendados transportó 12.956 pasajeros y consiguió en ventas 154 millones de pesos. Su fuerza de ventas en las rutas Bogotá, Medellín y Cali a San Andrés estaba centrada en atractivos paquetes que incluían porción terrestre y aérea en hoteles de todas las categorías en la isla.
Pero con el paso de los días cosas nuevas han venido sucediendo en torno del caso. A finales de octubre pasado el juez 88 Penal Municipal de Bogotá, Carlos Eduardo Muñoz Dávila, falló una tutela en la cual exigió a la Dirección de Estupefacientes y a la Aerocivil adoptar las medidas necesarias para restablecer las operaciones de la compañía en el territorio nacional. La decisión se basó en una certificación de la Unidad Especializada de Preliminares de la Fiscalía General de la Nación que aseguró que "en este momento procesal no existe ninguna imputación legal en contra de las personas naturales y jurídicas" relacionadas con Isleña.
Los principales accionistas de la compañía son Inversiones Builes Hurtado y Cía e Inversiones Navarro y Cía (de la familia Serna Navarro), y hasta el momento las autoridades no tienen imputaciones en su contra ni hay una relación del detenido Herrera con la aerolínea que se haya probado. Basados en ese alegato se defendieron los administradores de la compañía. No obstante la realidad se impuso sobre la situación de Isleña. En el papel podría volar, pero por fuerza de las circunstancias económicas y la mala fama propiciada por el litigio judicial, tendrá que acudir a un concordato comercial esta semana ante un juzgado civil del circuito de Bogotá.
"No se trata de una medida elusiva de las obligaciones. Es la última oportunidad que existe para que la gente recupere la plata", sostienen los manejadores de Isleña. El valor del concordato se aproxima a los 2.000 millones de pesos y en la propuesta de acuerdo con los acreedores (ver recuadro) se incluye la posibilidad de reanudar actividades en el momento con dos aviones arrendados, y cancelar las deudas a tasas más bajas y en un lapso que sólo un convenio entre las partes logrará. Por ahora Isleña tiene la esperanza de resurgir de la cenizas, pero primero que todo deberá quitarse de encima sus líos judiciales, su mala fama y las sombras de duda sobre su supervivencia.

LAS PRINCIPALES CIFRAS*

Millones de Pesos

Activos totales 2.246.8
Pasivos totales 1.998.9
Patrimonio 714.6
Pérdida operacional 466.6


Número de empleados 97
Pasajeros dejados de
movilizar 14.538


*A octubre94

Fuente: Isleña de Aviación



ACREEDORES PRINCIPALES
(millones de pesos)

ALLIANCE AVIATION CORPORATION 456
AERONAUTICA CIVIL-FA 296
AEROSERVICIOS 203
GOBERNACION DE SAN ANDRES 83
AEROCIVIL DE PANAMA 64
INTERCONTINENTAL 45
GIRAG 45
DIRECCION DE IMPUESTOS 28
HOTELES DE SAN ANDRES 24
ISS Y ASDAC 21
ANATO-AGENCIAS 14
PRESTACIONES 11

Fuente: Isleña de Aviación
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?