Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2016/07/02 00:00

“No se venderá el control de Avianca”: Hernán Rincón

El presidente de la aerolinea revela que pronto recibirá las primeras propuestas de las quienes quieren ser el socio estratégico de la empresa. Este es su plan de vuelo.

Hernán Rincón es el nuevo presidente de Avianca. Foto: Juan Carlos Sierra

Esta semana, Hernán Rincón cumple tres meses de ser presidente de Avianca, la aerolínea que está en el corazón de los colombianos aunque, desde hace rato, dejó de ser una compañía nacional para convertirse en una empresa multilatina. El aterrizaje en su nuevo cargo no ha sido suave. Regresar a Colombia después de vivir un largo tiempo en el exterior; cambiar de sector, pues estaba en Microsoft, el gigante de la tecnología, y pasar de una multinacional a una empresa regional no son cambios sencillos. Sin embargo, ya los asimiló y siente que va a la velocidad de crucero que exige esa industria.

En diálogo con SEMANA Rincón despejó dudas sobre los rumores que se han tejido acerca de la venta de Avianca, aclaró que el panorama de la aerolínea está despejado y anunció la inauguración del nuevo centro de mantenimiento en Rionegro, Antioquia.

SEMANA: ¿Por qué llegaron a la conclusión de que es el momento de buscar un socio estratégico?

HERNÁN RINCÓN: A comienzos de año, cuando yo todavía no había asumido la presidencia de la compañía, aunque ya había firmado contrato, se conoció la noticia de la alianza estratégica de American Airlines y Latam. Yo, que sé de negocios, de inmediato, pensé: aquí hay que reaccionar, pues se trata de dos de nuestros mayores competidores, Latam en América Latina y American Airlines en Estados Unidos. Esto motivó la idea de que nosotros también debíamos buscar una alianza estratégica, con un socio de la industria aérea.

SEMANA: ¿En qué tipo de alianza están pensando… una fusión o la venta de un paquete accionario?

H.R.: La idea es una alianza que no implique integrar las compañías. Buscamos alinear y compartir políticas, servicios e información para atender mejor a los clientes y reducir costos, por ejemplo, en el mantenimiento de los aviones. Nos gusta el modelo de algunas aerolíneas en Europa, donde no ha habido fusión. Nosotros ya nos unimos con Taca, pero lo de ahora será diferente. Ya aprendimos que los beneficios se pueden obtener en un 95 por ciento sin los costos de una integración. Ahora, es muy importante precisar que, si bien puede haber una inversión de capital de alguno de los socios interesados, no estamos vendiendo a Avianca.

SEMANA: ¿Esa inversión de capital de la que habla podría llevar a que el socio se quede con más del 50 por ciento de las acciones, es decir, tome el control de Avianca?

H.R.: De ninguna manera. Germán Efromovich ha dicho claramente que la posibilidad de perder el control está descartada.

SEMANA: ¿Y cómo va el proceso de búsqueda del socio?

H.R.: Nosotros contratamos a Bank of America como asesor en este proceso y le encomendamos buscarnos socios de la industria aérea y no inversionistas que quieran comprar a Avianca. El dinero siempre es bienvenido, pero nosotros no estamos buscándolo en este caso. En este proceso, invitamos a varias aerolíneas a las que les enviamos información pública y ordenada para que evaluaran su interés en Avianca y unas 12 nos han contestado.

SEMANA: ¿Con qué criterio lo escogerán?

H.R.: Primero, con las aerolíneas interesadas firmaremos acuerdos de confidencialidad para contarles más detalles de nuestros planes y objetivos. De hecho ya empezamos esta parte del proceso. Hemos firmado unos cuatro acuerdos y hay otros dos en proceso. Luego, cuando esta fase termine, los que estén realmente interesados deben presentarnos una propuesta sobre lo que quieren hacer conjuntamente con Avianca, en rutas, servicios, economías de escala, etcétera. No sabemos cuántas propuestas llegarán, pero todas las vamos a analizar según nuestros modelos. La idea es seleccionar unas dos o tres y allí comenzar una negociación hasta llegar a uno.

SEMANA: ¿Para cuándo estará lista la escogencia?

H.R.: No tenemos fecha límite estricta, pero queremos hacerlo rápido. Creemos que en cuestión de semanas vamos a recibir las primeras ofertas con sus propuestas para seleccionar los finalistas. Y luego, hacia el año entrante estar finiquitando la negociación, para someterla a las aprobaciones legales.

SEMANA: Ustedes han dicho que no tienen problemas de caja, pero tuvieron que retrasar la entrega de aviones que habían ordenado a Airbus, para darse un respiro financiero…

H.R.: Le explico. Dentro del proceso de renovación y expansión de la compañía, Avianca había firmado un contrato, muy bien negociado y atractivo financieramente, con Airbus para adquirir 100 aviones. Pero la devaluación del peso y la de todas las monedas de los países que servimos, sumada a la inflación local, nos impactó mucho, como a todos. Entonces, decidimos mantener la orden, pero demorar la entrega de algunos aviones, precisamente para darnos un respiro financiero.

SEMANA: ¿Pero se conservó el pedido de los 100 Airbus?

H.R.: Sí. Este año llegarán cuatro aviones de Airbus y el próximo año otros y seguirán llegando hasta 2025. La reprogramación de las fechas originales de entrega, pactadas con Airbus, nos da un respiro de 1.400 millones de dólares en tres años. Ahora bien, no tocamos la orden de 12 Boeing 787 Dreamliner. Este año llegan tres, ya teníamos siete y el próximo recibiremos otros más.

SEMANA: ¿Cómo está la situación financiera de la compañía, teniendo en cuenta el efecto de la devaluación del peso sobre la deuda en dólares?

H.R.: La situación es buena y sólida. Es más, la expansión que tenemos para los próximos cinco años es independiente de que haya capital adicional. En este momento podemos operar sin problemas. En los últimos tres años hemos pagado, en promedio anual, 390 millones de dólares de las obligaciones financieras y para 2016 tenemos programados otros 371 millones, lo que es normal en este negocio. Eso puede asustar a la gente, pero eso lo hacemos todos los años. Avianca es una empresa de 4.500 millones de dólares de ventas anuales. El 90 por ciento de nuestro endeudamiento tiene que ver con el tema de aviones y el 75 por ciento de Avianca es en dólares. Prácticamente, lo único en pesos son los pasajes domésticos en Colombia, que representan el 25 por ciento de los ingresos de la compañía.

SEMANA: En cuanto a expansión y crecimiento ¿qué planes tienen?

H.R.: Las rutas internacionales largas son las más atractivas para las aerolíneas. Acabamos de aumentar a tres vuelos diarios la frecuencia a Santiago de Chile. A Argentina ya vamos diario y creemos que este país tiene un gran potencial. Estamos aumentando en 1.000 sillas semanales los vuelos a Brasil y queremos ampliar las rutas a Estados Unidos donde cubrimos diez ciudades.

SEMANA: ¿Algunas aerolíneas salieron de Venezuela, Avianca seguirá?

H.R.: Somos una de las pocas compañías que no se han retirado. Allá seguimos aunque no con tantas frecuencias. Hoy tenemos dos vuelos diarios Bogotá-Caracas-Bogotá y uno diario Lima-Caracas-Lima. Hay que decir que no es fácil operar en Venezuela, pero lo estamos haciendo porque hay pasajeros y porque vendemos los tiquetes en dólares.

SEMANA: Pasando a otro tema, ¿cómo ve usted la infraestructura aeroportuaria, concretamente El Dorado de Bogotá?

H.R.: El crecimiento de pasajeros sobrepasó todas las expectativas y el aeropuerto de Bogotá se quedó pequeño. Aunque actualmente hay una ampliación y nos van a entregar nuevas puertas, aun así seguimos operando desde el puente aéreo que es un dolor de cabeza para los pasajeros y para nosotros. Y mire, una cuarta parte de nuestros vuelos no llegan a las puertas. En el corto plazo esta ampliación actual tiene sentido, pero pensando en diez años, es claro que necesitamos otro aeropuerto.

SEMANA: ¿Ya entró a operar el nuevo centro de mantenimiento de Ríonegro?

H.R.: Sí, en una zona contigua al aeropuerto internacional José María Córdova, de Rionegro, construimos el Centro Mundial de Mantenimiento que inauguraremos próximamente, con el cual consolidaremos el posicionamiento de Avianca como referente técnico en la región y el mundo. A esa sede trasladamos 430 profesionales de Avianca (en su mayoría ingenieros y técnicos especializados), quienes han dado inicio a una nueva vida en el oriente antioqueño junto a sus familias. Este centro aeronáutico cuenta con hangares de 8.800 metros cuadrados, donde será posible atender simultáneamente cuatro aviones de pasillo único de la familia A320 o a dos de fuselaje ancho –doble pasillo– como los Boeing 787-8 o los Airbus A330.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.