Jueves, 23 de octubre de 2014

| 2013/02/16 18:00

Baja el bolívar, ‘tsunami’ en la frontera

La devaluación del bolívar podría inundar a Colombia de productos de contrabando desde Venezuela. El remedio cambiario es peor que la enfermedad: más desabastecimiento en el vecino país y golpe al comercio nacional.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, pudo comprobar en la zona de frontera el ingreso masivo de productos de contrabando por el diferencial cambiario. El gobierno estudia medidas de choque. Foto: Cortesía Juan Pablo Cohen / Diario La Opinión

La semana pasada, el gobierno de Venezuela puso en marcha una fuerte devaluación de su moneda, en una decisión que busca aumentar los ingresos por las exportaciones petroleras y solucionar los graves problemas fiscales. Pero esta medida, que era esperada por los mercados, se convirtió en un gran dolor de cabeza para Colombia.


El duro ajuste cambiario, el quinto en los últimos diez años, se presenta en momentos en que el comercio entre las dos naciones se estaba fortaleciendo –las exportaciones colombianas al vecino país superan los 2.550 millones de dólares con un crecimiento del 62 por ciento–. Ahora a los venezolanos les saldrá más caro comprar productos que lleguen desde Colombia, pues tendrán que dar más bolívares por la divisa estadounidense. Es decir, un desestímulo para las ventas que los colombianos hacen en Caracas.


Pero lo más preocupante es que asesta un duro golpe a la zona de frontera que vive una difícil situación económica desde 2008 tras el desplome del comercio binacional. La devaluación no ha hecho otra cosa que fomentar el ingreso masivo de productos de contrabando del vecino país. Es tanta la preocupación por esta avalancha en la frontera, especialmente en Norte de Santander, que la semana pasada el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, y el director de la Dian, Juan Ricardo Ortega, se reunieron con dirigentes políticos y gremiales de la región para analizar el impacto de las medidas del gobierno de Hugo Chávez. 


Los funcionarios pudieron comprobar en el terreno cómo ingresa mercancía ilegal a plena luz del día, en toda clase de camiones y tractomulas. Cárdenas reconoció que es urgente detener este tsunami de mercancías. 


Aunque el contrabando no es nuevo, ahora está adquiriendo dimensiones dramáticas. A Colombia están ingresando desde Venezuela toneladas de arroz, aceite, leche en polvo, carne, huevos, productos que son subsidiados por el gobierno de Chávez. Esto agrava el desabastecimiento de alimentos en la economía venezolana.


En los últimos meses se decomisó un cargamento de 25 toneladas de leche en polvo de contrabando procedente de Nueva Zelandia adquirida por el gobierno venezolano para el consumo interno. También se han incautado más de 700.000 huevos y cerca de 200.000 toneladas de arroz, que ingresan por las cientos de trochas que tiene esta frontera y que se ha convertido en un verdadero colador como lo denunció el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo. Las dos naciones comparten 2.219 kilómetros de frontera que son muy difíciles de vigilar.


La explicación de este fenómeno se da por el gran diferencial de precios. Hay mafias organizadas que se dedican a traficar con toda clase de productos porque el negocio es muy rentable. Ese es el caso del contrabando de combustible. Mientras en Colombia un galón de gasolina cuesta alrededor de 8.500 pesos, en Venezuela vale menos de 1.000 pesos.


Ante esta situación los dirigentes de la región hicieron un frente común para pedirle al gobierno la adopción de medidas extraordinarias. El presidente de la Cámara de Comercio de Cúcuta, José Miguel González, dice que en esta ciudad los comerciantes han cerrado sus negocios por falta de clientes. Los colombianos están comprando masivamente en el vecino país por los bajos precios y los compradores venezolanos no viajan a la frontera porque los ahuyentan los altos precios de los artículos nacionales. Las cifras comprueban el problema social que se está cocinando en Cúcuta. Las tasas de desempleo y de informalidad son unas de las más altas del país con 15 y 70 por ciento, respectivamente.


El gobierno prepara un paquete de medidas dirigidas a generar empleo y controlar el ingreso ilegal de productos. Se está pensando en sancionar a los conductores que movilicen mercancías de contrabando, ser más exigentes en las medidas fitosanitarias y hacer un estricto seguimiento a la carne en canal, al arroz y otros productos agropecuarios. El próximo 4 de marzo Cárdenas viajará a Caracas para reunirse con su homólogo del vecino país y estudiar medidas conjuntas. Todo indica que en este caso de la devaluación del bolívar el remedio podría resultar peor que la enfermedad, porque se agrava el desabastecimiento en Venezuela y se afectan los comerciantes colombianos. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×