Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/21/2013 2:00:00 AM

Angustia por la obtención de petróleo

Mientras las compañías buscan el crudo, varios obstáculos se atraviesan: malestar regional, consultas con las comunidades, atentados y líos ambientales. Lo que está en juego es el desarrollo del sector de hidrocarburos, clave para el crecimiento del país.

Ecopetrol anunció hace unas semanas que encontró petróleo en dos pozos en el departamento de Meta, que le permitirán sumar más de 40 millones de barriles a sus reservas probadas, que llegan a 1.877 millones. A estos descubrimientos de la petrolera estatal se sumó que la canadiense Canacol obtuvo resultados positivos en las pruebas exploratorias en uno de sus pozos en los Llanos Orientales.

Por su parte, la Agencia Nacional de Hidrocarburos reveló que en la Ronda Colombia 2014 se subastarán más de 22 millones de hectáreas para exploración y explotación de hidrocarburos convencionales y no convencionales, donde hay buenas perspectivas de crudo y gas. El gobierno cree que esta ronda podría superar los 2.600 millones de dólares en inversiones.

Sin duda, se trata de noticias alentadoras pues el país necesita encontrar urgentemente petróleo, para aumentar su producción y no convertirse en un importador de combustibles en un plazo menor a siete años –Colombia es el cuarto productor de hidrocarburos de América Latina con reservas por 2.377 millones de barriles–. 

Según Alejandro Martínez, presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP), para mantener una producción superior al millón de barriles diarios y aumentar las reservas es necesario hacer un mayor esfuerzo. Este año, la meta estará en 60.000 barriles por debajo del objetivo inicialmente fijado. Tampoco se ha logrado cumplir el objetivo de explorar 188 pozos –89 se quedaron sin ejecutar– debido a las restricciones en la operación de las compañías y los ataques a la infraestructura petrolera. Para 2014 la meta es explorar más de 200 pozos nuevos y seguir incrementando el nivel de producción. 

Pero, ¿qué tan significativos son los últimos hallazgos y qué tan factible es que esta locomotora mantenga su ritmo, en medio de un panorama tan complejo por el creciente malestar de algunas regiones productoras y las demoras en las licencias ambientales? Las respuestas tienen sabor agridulce.

En cuanto a los hallazgos, lo más importante del anuncio es el potencial de hidrocarburos hacia el futuro. Por ejemplo, el pozo Akacías donde Ecopetrol encontró crudo representa menos del 5 por ciento de la extensión total de un bloque petrolero que tiene más de 200.000 hectáreas y en el que se estiman reservas por 1.300 millones de barriles. El presidente de compañía, Javier Gutiérrez, asegura que este es uno de los mayores éxitos exploratorios en los últimos años en Colombia y es una muestra del potencial de crudos pesados en los Llanos Orientales. 

Pero el problema no es solo encontrar petróleo. Hay una serie de obstáculos en diversos frentes que podrían frenar esta locomotora. Uno de ellos es el incremento en los ataques terroristas: van 163 a lo largo de 2013. 

También hay inquietud por las demoras en las licencias ambientales, por las consultas con las comunidades y los bloqueos a la actividad exploratoria, que pasaron este año de 308 a 432. 

Actualmente, varios corregimientos de Puerto Boyacá realizan una protesta en contra de Mansarovar Energy porque dicen que sus actividades pueden afectar el medioambiente. Pobladores de Acacías, Guamal y Castilla llevan más de 200 días en un plantón para impedir que Ecopetrol explore el campo Lorito 1 porque aseguran que se afectará un río que surte a los tres municipios. La petrolera decidió no perforar en ese sitio a pesar de que contaba con las licencias ambientales.

Lo grave es que a través de consultas populares se está frenando la actividad exploratoria. Eso acaba de suceder en Tauramena, que se convirtió en el primer municipio del país en prohibir la explotación de petróleo en una zona rica en recursos hídricos. A través de una consulta, cerca del 34 por ciento de sus habitantes –4.426 personas – votaron en contra de la exploración sísmica en el proyecto Odisea 3-D. 

Solo 151 habitantes votaron a favor. El ministro de Minas, Amylkar Acosta, dice que si bien los resultados de esta consulta no comprometen más del 10 por ciento del territorio del municipio, el gobierno está dispuesto a dialogar con las comunidades para evaluar el impacto de la exploración. Sin embargo, afirma que la consulta es improcedente porque lo que hay en el subsuelo es propiedad de la Nación.

Pero como si los problemas fueran pocos, la semana pasada se sumó otro. La Asociación Nacional de Empresas Transportadoras de Carga (Asecarga) expresó su inquietud por la baja utilización de carrotanques para la movilizar crudo y por el sistema de contratación de Ecopetrol, que beneficia a los grandes transportadores en detrimento de los medianos y pequeños. 

El presidente del gremio, Jairo Herrera, reconoce que ante el auge petrolero se incrementaron las empresas transportadoras y hoy tienen 8.000 carrotanques. Pero con la entrada del oleoducto Bicentenario y la ampliación del Central, la demanda de las petroleras bajó y hoy están cesantes cerca de 4.000 de esos vehículos. 

Ahora están pidiéndole al gobierno que fomente el uso de los camiones  para movilizar carga seca, y a Ecopetrol que no solo les dé trabajo a 14 empresas transportadoras.

La verdad es que el panorama para este sector está más caldeado que nunca. Algunos lo atribuyen también al hecho de que con la llegada de nuevas compañías y de la inversión extranjera la industria petrolera cobró más relevancia para las comunidades, los sindicatos, los dueños de terrenos y las alcaldías y gobernaciones, que exigen un mayor compromiso de estas compañías. 

A eso se suma la ausencia del Estado en varias regiones petroleras, que siguen sumidas en la pobreza. Sin duda, también hay una mayor conciencia ambiental en el país, un tema que hasta hace unos años no hacía parte de la agenda nacional. Proteger los recursos hídricos se ha convertido en una prioridad para muchos municipios. 

La congresista de Meta Maritza Martínez dice que una falla gravísima del gobierno y de las petroleras es que muchas veces han desconocido a las comunidades, que se han sentido abandonadas por años y que ahora están más empoderadas y reclaman sus derechos. 

Si bien hay reclamos sentidos de algunas comunidades que abogan por cuidar el medioambiente, también existen otros factores que generan un gran malestar, como la reforma a las regalías. Algunos municipios y departamentos productores sienten que el gobierno les dio un ‘zarpazo’ a sus recursos y por eso están a la defensiva. Esa reforma dio un vuelco a la manera como se distribuyen los recursos. Ahora la torta no va para unas pocas regiones productoras sino para todo el país. 

Ante esta situación es urgente que el gobierno, las petroleras, las comunidades y los actores involucrados con el sector logren consensos para evitar que se frene una locomotora clave para el país y para las regiones. El año pasado recibieron 9 billones de pesos por regalías. 
El peso de este sector en la economía es enorme. Este año generará ingresos por 31 billones de pesos, representa más del 50 por ciento de las exportaciones y una tercera parte de la inversión extranjera.

Para el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, el país no se puede dar el lujo de dejar de recibir estos millonarios recursos, mientras que el de Minas y Energía, Amylkar Acosta, insiste en que la prioridad es encontrar más hidrocarburos y ampliar la frontera a más de diez años. 

En síntesis, en el sector de hidrocarburos están en juego muchas cosas. No solo los mayores ingresos de la Nación sino la suerte de unas regiones que por años se han sentido excluidas del progreso.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.