Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2010/07/24 00:00

Carbón a la carta

Drummond, una de las principales compañías carboníferas de Colombia, busca socio. El negocio tiene alborotado al mercado, pues hay muchos interesados.

Uno de los atractivos de la firma es que tiene ferrocarril propio.

La semana pasada se conoció el que podría ser el negocio más grande del sector privado de los últimos años en el país: la compañía minera estadounidense Drummond está buscando un socio para que la acompañe en sus ambiciosos planes de expansión.

Algunos expertos creen que la movida podría valer cerca de 5.000 millones de dólares, un monto que la convertiría en la segunda transacción empresarial más grande en la historia del país, después del negocio entre Bavaria y SABMiller en 2005, que costó 7.800 millones de dólares.

Drummond es la segunda compañía exportadora de carbón de Colombia, después de Cerrejón. Vendió 21 millones de toneladas el año pasado, es decir 1.600 millones de dólares. Las estimaciones de la compañía señalan que sus proyectos mineros en el departamento del Cesar cuentan con reservas cercanas a los 2.200 millones de toneladas, suficientes para operar 50 años más. Si se logra la meta de producir 50 millones de toneladas al año, Drummond será una de las más grandes empresas del país, con ventas por 3.200 millones de dólares al año.

La firma también tiene un puerto carbonífero en Ciénaga, Magdalena, y participa como accionista del tren del carbón, que lleva el producto desde Cesar hasta la costa. Esa 'integralidad' (mina, tren y puerto) convierte a la compañía en una empresa realmente interesante para cualquiera.

Con un negocio tan bueno como revelan las cifras, muchos se preguntan por qué la Drummond busca socio. La verdad es que las razones de esta movida no son tan claras, pues hasta el momento se pensaba que la compañía tenía capacidad para seguir su operación en solitario. Sin embargo, la firma necesita poner 1.000 millones de dólares para consolidar su plan de expansión y ese es un esfuerzo que no puede hacer solo. Además, Drummond es una compañía particular en su sector, pues cuenta con un dueño único: la familia Drummond, cuyo máximo representante hoy es Gary Drummond, el presidente de la firma. Esa estructura está bien para una empresa mediana, pero si el objetivo es crecer y ser un actor principal en el negocio, debe cambiar.

Por eso las grandes multinacionales de la minería van a dessempeñar un papel clave en este proceso. Según una fuente del sector, desde hace 20 días, cuando se conoció el interés de Drummond, las grandes del mundo como BHP Billiton, Xstrata y Anglo American (que ya están en Colombia a través de Cerrejón), mostraron interés. A la lista también se podría sumar Glencore, dueña de Prodeco, y las firmas brasileñas Vale y MPX -esta última propiedad del multimillonario Eike Batista-. Todas ellas son protagonistas de primer orden en el mundo minero moderno y se destacan por la voluminosa caja que manejan.

Drummond todavía no tiene claro cómo realizaría la operación con el socio estratégico. Para eso contrató a Bank of America-Merrill Lynch, que deberá definir cómo se daría la negociación y con quién.Uno de los esquemas sería a través de un intercambio accionario, tal como ocurrió con SABMiller y Bavaria. Así, la familia Drummond pasaría de ser dueña de su propia firma a accionista de una gran multinacional. También podría aparecer un fondo de capital que pusiera todo el dinero para participar en el proyecto; esta opción es buena, porque garantizaría al grupo Drummond mantener la mayoría accionaria de la empresa, que, según se ha especulado, es una de las condiciones de los accionistas actuales. Sin embargo, la naturaleza del negocio no se conocerá sino dentro de unos meses, cuando la banca de inversión presente su informe.

Pase lo que pase, el mercado del carbón en Colombia se va a mover. El país exportó el año pasado 5.400 millones de dólares en este producto, lo que lo convierte en el segundo generador de divisas para el país. Que la segunda exportadora nacional de carbón esté buscando socio va a mover los cimientos del negocio: un asunto de mucho valor para la economía colombiana.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.