Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2016/02/14 18:06

Así quisieron robarse el 40 % del Hotel Santa Clara

En una acción casi de película, un avivato pretendió, de manera fraudulenta, quedarse con una porción del reconocido hotel cartagenero. La historia, conocida por Semana.com tiene muchos interrogantes.

El 38 por ciento restante de las acciones del Santa Clara hoy está en manos de la liquidación del Fondo Premium. Foto: Imagen tomada de Google Maps

A finales del año pasado, el grupo francés Accor se quedó con la mayoría accionaria (62 %) de la sociedad propietaria del Hotel Santa Clara de Cartagena. Esta cadena, ampliamente conocida en el mundo por sus marcas Sofitel, Novotel, Mercure, Ibis, entre otras, ya era accionista minoritaria del hotel, desde hace 20 años cuando abrió sus puertas en la heroica.

El 38 por ciento restante de las acciones del Santa Clara hoy está en manos de la liquidación del Fondo Premium, pues hace parte de los activos que le fueron embargados a Víctor Maldonado y sus empresas, para resarcir a las víctimas que perdieron su dinero en este vehículo de inversión que promocionaba InterBolsa en Colombia

Cabe recordar que Maldonado, exaccionista mayoritario de InterBolsa y beneficiario de los dineros del Fondo Premium, hace parte del grupo de personas que han sido vinculadas al proceso penal que por captación masiva y habitual investiga la Fiscalía General.

La idea es vender este paquete accionario del Santa Clara, una vez la Superintendencia de Sociedades deje en firme la valoración contratada con la firma especializada Jones Lang Lasalle.

Pues bien, hasta acá va la historia públicamente conocida sobre la propiedad del afamado hotel cartagenero. Sin embargo, acaba de ocurrir un hecho que ha sorprendido a todos y que tiene más interrogantes que respuestas.

Hace una semana, llegó a la dirección de la Sociedad de Activos Especiales (SAE) antigua Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE) una abogada reclamando para un cliente, el derecho depositario sobre el 43 % del Hotel Santa Clara. Cabe anotar que un derecho de depósito es una figura establecida en la ley para facilitar la administración de bienes con extinción de dominio y afectados con medidas cautelares.

La mencionada abogada llegó con Resolución en mano –la número 745-  (ver facsímil) en la que la SAE, supuestamente, designa a la Constructora Inmboliaria Pasadena como depositaria provisional del 43 por ciento del hotel Santa Clara en reestructuración.

El primer punto que asombró a la SAE es que el hotel Santa Clara no hace parte de sus bienes en administración. Es decir, no tiene nada que ver con esa entidad. El segundo tema, más insólito aún es que la resolución llevaba la firma de la gerente general de la entidad, María Victoria Torres de Cristancho, sin que ella hubiera rubricado el documento.

Claramente, el asunto tenía visos de estafa, pues implicó la falsificación del documento público y de la firma de la representante de la SAE.

Y para completar lo insólito del asunto, la abogada reclamante llegó con una prueba más. En certificado expedido por la Cámara de Comercio de Cartagena se encontró una anotación con la supuesta resolución de la SAE.

Con fecha 21 de diciembre de 2015, en el registro mercantil quedó anotado que la Constructora Inmboliaria Pasadena era la depositaria provisional del mencionado paquete accionario del Santa Clara. Así las cosas, la nueva depositaria venía a hacerse cargo del hotel.

Dada la coincidencia de que se tratara de un porcentaje casi equivalente al que tiene bajo su inventario el liquidador del Fondo Premium, se notificó sobre el hecho al Superintendente de Sociedades, Francisco Reyes quien solicitó a la Cámara de Comercio de Cartagena una corrección urgente, con una anotación adicional en la que se suspende del libro mercantil la falsa nota que entregaba en depósito la mencionada participación accionaria del Santa Clara.

Hasta el momento no se sabe quién es el autor directo de este fraude. En el seguimiento que han logrado hacer estas autoridades, se encontró otro detalle sorpresa, y es que aparentemente una médica de la costa Caribe pagó 200 millones de pesos por el paquete accionario.

Este rollo está en manos de la Fiscalía. Quienes han conocido el caso, se preguntan si se trata de un típico fraude para tumbar a incautos, o de una acción deliberada que tenga el propósito de dilatar o entorpecer la venta de las acciones en poder de la liquidación del Fondo Premium. Como se ve, en este extraño caso, todavía hay mucho por aclarar. Las autoridades tienen la palabra.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.