Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/25/2015 9:40:00 PM

Así fue el primer día ante el juez de los involucrados en el caso Interbolsa

Seis de los investigados en la desviación de dineros de la comisionista podrían ir a la cárcel este jueves. Juan Carlos Ortiz y Tomás Jaramillo aceptaron tres cargos.

Juan Carlos Ortiz, Tomás Jaramillo, Juan Andrés Tirado, Claudia Aristizábal, Natalia Zúñiga y Ricardo Martínez hicieron parte del Fondo Premium, un entramado financiero que promovía y representaba Interbolsa en Colombia.

Se movían con gran habilidad en el mundo financiero y gozaban de prestigio y reconocimiento. Gracias a las atractivas rentabilidades que ofrecía este Fondo lograron conquistar a muchos inversionistas que buscaban cómo crecer su dinero.

Hace dos años, con la caída de Interbolsa, comenzó para ellos el camino que los tiene hoy respondiendo ante los estrados judiciales. La autoridades han investigado a profundidad lo que era ese dichoso Fondo y cómo sirvió para que se cometiera una serie de delitos con el dinero de los incautos ahorradores.

La Fiscalía se concentró en Premium y comenzó a estructurar una compleja investigación para poder llevar a los responsables ante un juez y procesarlos por los presuntos delitos de captación masiva habitual de dinero, no reintegro, manipulación fraudulenta de especie, estafa agravada y concierto para delinquir.

Delitos que no son de poca monta y que, de ser hallados culpables, podrían darles muchos años de cárcel.

Este miércoles y durante más de nueve horas, la fiscal Alexandra Ladino sacó su artillería jurídica para imputar los cargos. Con mucho tino pero con un técnico lenguaje, que por momentos se hacía incomprensible para algunos de los asistentes, descifró las claves de una millonaria estafa cercana a 300.000 millones de pesos. ¿En qué consistió? En la captación masiva de dineros de inversionistas desviados a través de fondos en el exterior, a los bolsillos de directivos y socios mayoritarios de Interbolsa y de otras empresas que se beneficiaban a través de créditos.

A la audiencia no llegaron Eric Andersen y Víctor Maldonado, quienes le solicitaron al juez, a través de sus abogados, que la diligencia en sus casos se hiciera vía Skype por encontrarse fuera del país. Otro que no asistió fue John Alexánder Muñoz.

Las operaciones del fondo permitían la triangulación de los recursos. Por ejemplo, los inversionistas –cerca de 1.028 personas– inyectaban considerables sumas de dinero a Interbolsa, que servía de intermediario.

Luego, la comisionista transfería esos dineros a los fondos Fondo Premium Aprecciation Fund –creado en Curazao– y Fondo Premium Capital Investment Advisors –creado en las Bahamas–, empresas que tenían registros diferentes pero pertenecían a los mismos socios: Juan Carlos Ortiz y Tomás Jaramillo.

Tanto Jaramillo como Ortiz aceptaron tres de los delitos imputados durante el miércoles. Los empresarios se declararon culpables de manipulación fraudulenta de especie, estafa agravada y concierto para delinquir.

La comisionista Interbolsa firmó un contrato de corresponsalía con Premium en el 2001 y aunque en los primeros años funcionó como fondo, más adelante se convirtió en una enredada telaraña que facilitó que se transfirieran dineros de sus inversionistas a empresas y sociedades de personas cercanas a Interbolsa.

Los dos grandes beneficiarios de los dineros que recolectaban los fondos fueron Víctor Maldonado Rodríguez y Alessandro Corridori, quienes por medio de sus empresas se quedaron con el 66,08 % de ese capital. El dinero era desviado a las empresas de Maldonado y Corridori a través de cuantiosos créditos que se les concedían. Al final, estos dos hombres hicieron inversiones con el dinero de esos créditos por cerca de 74.000 millones de pesos.

En la audiencia fueron imputados no sólo socios, directivos y accionistas, sino otras fichas de las empresas que hacían parte del andamiaje de la estafa masiva.

Según la fiscal Ladino, el delito de captación masiva y habitual de dineros se da por el recaudo de dinero no autorizado con conocimiento de sus socios, ya que la captación masiva de ahorro del público debe ser vigilada por el Estado y, por el contrario, ni Interbolsa ni los fondos tenían algún tipo de inspección estatal.

En cuanto al delito de no reintegro, dijo Ladino, se imputa porque “durante todo el proceso penal ninguno de los involucrados ha devuelto un peso de todo lo que captaron”.

Sobre el delito de Manipulación fraudulenta de especie, explicó la fiscal, “se dio por el excesivo incremento de las acciones, derivado de la manipulación de los dineros de manera coordinada y engañosa”.

El delito de estafa está relacionado con “todo un montaje ilegal para tratar de ocultar y manipular los dineros de los fondos, provenientes de los inversionistas. Además de hacer esa recolección masiva sin los permisos de las autoridades competentes”.

Los delitos de concierto para delinquir y administración desleal se imputaron porque los acusados concertaron para celebrar el manejo indebido de recursos, con lo que se convirtieron en una especie de sociedad delictiva. Asimismo, administraron ilegalmente los dineros de los inversionistas de Interbolsa.

“Sólo el corresponsal, en este caso Interbolsa, estaba autorizado para el desembolso de dineros en este tipo de contrataciones, es decir, podía promover los productos en el exterior, no los fondos como también se hizo”.

La fiscal añadió que “el producto que se comercializó (proveniente de inversionistas)” y que “Interbolsa tuvo múltiples contratos de corresponsalía en el extranjero, algo que era ilegal”.

Otras evidencias claves para la imputación fueron varios correos electrónicos que se cruzaron entre los socios, además de los informes de policía judicial y de la Superintendencia de Sociedades.

Este jueves continúa la audiencia donde tendrán la oportunidad de refutar los argumentos de la fiscal los abogados de los comprometidos. Luego, la Procuraduría podrá fijar su posición en este complejo caso.

Conozca el libro: Interbolsa, la historia de una élite que se creía demasiado grande para caer, de Gloria Valencia, editora de Semana.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.