Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/22/2009 12:00:00 AM

Chávez acelera nacionalización de grandes industrias

Cinco empresas de producción de hierro, tres plantas de gas y una de pisos de cerámica se sumaron al creciente número de compañías que pasarán a manos del Estado venezolano.

El presidente venezolano anunció el jueves la apropiación por parte del gobierno de tres plantas de compresión de gas.

Hugo Chávez dijo durante una cadena de radio y televisión emitida desde el estado oriental de Monagas, donde operan las plantas, que su gobierno estaba "haciendo efectiva la toma de operaciones" de las instalaciones de inyección de gas PIGAP II y Furrial, y de la planta compresora Jusepín 9, las tres de Williams Companies Inc.

Explicó que la acción forma parte de un proceso que está impulsando su gobierno para tener "plena soberanía petrolera".

El mandatario señaló que la toma de los activos de Williams Companies Inc. le permitirán al gobierno un ahorro de "US$564 millones" en la próxima década.

El ministro de Energía, Rafael Ramírez, informó el jueves que el gobierno ha asumido el control de 74 empresas contratistas que prestaban servicios a la corporación estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) y de 632 equipos, entre los que se incluyen lanchas, gabarras, grúas y remolcadores.

Ramírez, quien también se desempeña como presidente de PDVSA, dijo que unos 2.523 empleados de las contratistas han pasado a la nómina del gobierno en los últimos días como parte del proceso de nacionalización.
 
Vea más detalles de esta noticia en Dinero.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1837

PORTADA

América Latina: la corrupción hace metástasis

La mitad de los presidentes y expresidentes recientes de América Latina está envuelta en grandes escándalos de corrupción. Lula no es más que el último.