Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/24/1986 12:00:00 AM

A "CHICANEAR"

El "imperialismo" mexicano de las rancheras, el cine y las telenovelas se extiende a las comidas

¿Un restaurante con billar y en una casa color curuba? Estos son dos de los ingredientes que han hecho que Chicanos, el nuevo restaurante bogotano especializado en comida méxico-americana, tenga el éxito que tiene. Y la idea empezó a gestarse en la cabeza de dos conocidos y jóvenes hoteleros: Antonio Mallarino y Jorge Enrique Amaya, quienes "por la necesidad de diversificarnos, expandirnos y crear una nueva empresa, después de analizar el mercado, nos dimos cuenta que que la posibilidad de éxito de la comida méxico-americana en Bogotá sería grandioso, ya que acá no existía ningún lugar como este", aseguran. En este proyecto no sólo están incluidos dos hoteleros profesionales sino un abogado y un periodista: Alberto Preciado y Roberto Posada, el leído D'Artagnan, quienes ajenos completamente al negocio, decidieron embarcarse en esa aventura.
A LO MERO MACHO
Al comienzo sólo existía una idea. Nadie había hecho un restaurante mexicano de primera categoría. Luego tocó hacer un exhaustivo análisis de mercado. Lo segundo, y quizá lo más clave, crear la columna vertebral del negocio: la carta. Algo que llamara la atención y que fuera una innovación. Y una vez se tuvo esto, entraron a formar parte del proyecto Juan Manuel Restrepo y Rodrigo Samper quienes se encargaron de la arquitectura, con seis niveles, y la decoración del local, con paredes de diferentes colores pasteles y con paisajes muy mexicanos. Después, algo que para muchos ha consistido en la clave de éxito: el nombre. Chicanos, "que aunque en Estados Un¿dos se les denomina así en forma un poco despectiva a los hijos de mexicanos nacidos allá, a nosotros nos pareció el nombre perfecto, ya que es el resultado de la unión mexicana con la parte americana. Y así es el restaurante -afirma Jorge Enrique Amaya-, no es totalmente mexicano ni tampoco americano... es Chicanos".
Y como empresarios que son Amaya y Mallarino no se conforman con lo mucho que han logrado en tan poco tiempo. Con gran éxito funciona La Pola, Café Imperial, Chicanos y dentro de poco "vamos a poner un almacén de comida rápida mexicana para surtir la necesidad de las personas que no quieren ir a un restaurante: Chicanos Express -cuenta a SEMANA Antonio Mallarino- pero la meta no se alcanza ahí; pretendemos, como es obvio, llegar a tener una serie de restaurantes con un sello propio que nos identifique".
FACIL NO ES
La unión Amaya-Mallarino empezó a funcionar bajo el caliente sol de Girardot, donde cada uno de ellos administraba un hotel después de haber llegado de Londres y Montreal. Querían tener algo propio, empezar a hacer y actuar según criterio propio. Y así lo hicieron. Cada uno con una forma muy diferente de administrar, de manejar a sus colaboradores y, sobre todo, cada uno con ideas distintas, pero el resultado ha sido muy positiva y ante todo "hemos sabido manejar esta sociedad que es más difícil que un matrimonio", aseguran a SEMANA. Pero el éxito no está del todo ahí, hay que tener un manejo cuidadoso de alimentos y víveres, tiene que existir alta especialización en las diferentes actividades de un restaurante y saber manejar los horarios extensos y sobre todo dar un buen entrenamiento a la totalidad del personal para que cada uno sea el mejor en lo que hace.
Y así funciona Chicanos, con un promedio de 250 personas al día que pacientemente esperan en la barra cuando no hay sillas o que, como en muchos casos, llegan a jugar billar mientras se desocupa una mesa.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.