Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2016/08/12 00:08

Chile prepara una contrarreforma pensional

Ante el malestar de los chilenos que no están contentos con los fondos de pensiones, el gobierno propone crear una administradora estatal.

La presidenta Michelle Bachelet anunció esta semana duras propuestas para mejorar las mesadas de los jubilados. Foto: Finanzas Personales

Chile fue el país pionero en poner en marcha un nuevo modelo de pensiones que sería manejado por el sector privado, hace más de 30 años. Pero hoy ese esquema está haciendo agua y obligará al Gobierno a presentar una contrarreforma que dará reversa a lo implantado durante la dictadura de Augusto Pinochet.

La presidenta Michelle Bachelet anunció esta semana duras propuestas para mejorar las mesadas de los jubilados, ante las fuertes protestas de los habitantes de este país que no están contentos con los resultados de los fondos privados de pensiones.

Podría leer: Ponencia protege derecho a pensión de medallistas olímpicos

Este modelo, que se implantó en la década de los 80 tenía como fin privatizar el manejo de pensiones, que hasta ese momento estaba en manos del Estado. Bajo el nuevo modelo se pasó de un esquema solidario en el que los trabajadores aportaban a un fondo común, como ocurre actualmente en Colombia. Un sistema de ahorro individual manejado por el sistema financiero a través de las administradoras privadas de pensiones, que prometieron altas mesadas y rentabilidades.

Pues bien, con el paso de los años y cuando ya se están pensionando de manera masiva miles de trabajadores, el esquema está siendo fuertemente cuestionado porque los resultados no son los esperados. En promedio el monto de la pensión es de 300 dólares mensuales (menos de un millón de pesos), lo que ha llevado a masivas movilizaciones de protesta como la realizada el pasado 24 de julio.

Le recomendamos: El viacrucis de un juez que vivía con 373.000 pesos

Ante las protestas, Bachellet anunció que presentará una reforma pensional que daría reversa a este modelo privado, que parecía intocable. La mandataria anunció que se crearía una administradora estatal de pensiones, que compita con los fondos privados y que fortalezca el sistema de pensiones solidarias.

Las administradoras privadas se mantendrán pero con el fin de que se mejore el monto de la pensión se aumentaría de 10 a 15 por ciento las cotizaciones que deben hacer las empresas al sistema, en un lapso de 10 años. Como el gobierno es el principal empleador se estima que esta propuesta le representaría al fisco un aporte de 4.000 millones de dólares.

Ese incremento en la cotización permitiría crear un Pilar de Ahorro Colectivo Solidario para aumentar las actuales pensiones y para lograr más equidad en las pensiones futuras de los actuales trabajadores que cotizan al sistema.

Adicionalmente se estudia incorporar un representante de los trabajadores en las administradoras de los fondos privados y vincular el cobro de las comisiones con la rentabilidad de los fondos.

El debate es muy pertinente en países como Colombia, que copiaron el modelo chileno. Sin embargo, en el país no se desmontó el sistema solidario o régimen de prima media.

Los fondos se quejan de que hay una competencia desigual porque en el Estado las pensiones están subsidiadas, lo que favorece a los colombianos de ingresos más altos. Y es que las diferencias en las mesadas entre los dos regímenes son muy elevadas.

En Colombia todavía no se han pensionado de manera masiva en los fondos de pensiones porque este es un esquema que lleva cerca de dos décadas.

Sin embargo, cada vez es mayor la presión sobre las cuentas fiscales ya que los cerca de dos millones de pensionados le representan al estado alrededor de 34 billones de pesos anuales. Además de cada cuatro trabajadores solo uno alcanza a pensionarse. Por eso es que en los últimos años han surgido voces que piden una reforma pensional, un tema que el gobierno no ha querido tocar porque es muy impopular.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.