Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2007/06/16 00:00

Colombia como plan B

Crece el número de venezolanos que buscan quedarse en el país para buscar mejores horizontes. El comercio y la industria, los más favorecidos.

¿Por qué cuando Mancuso acusa a los parlamentarios es un padre de la patria, y cuando acusa a Juan Manuel Santos es un delincuente mentiroso?

Hace un par de semanas la embajada de Venezuela en Colombia convocó a toda su colonia a una reunión, con el objetivo de empezar a estrechar los lazos entre los venezolanos que viven en el país. La mayor parte de los invitados recibió una comunicación escrita y una llamada telefónica para confirmar su asistencia. Aunque el encuentro no contó con la presencia de los casi 3.000 venezolanos que según la embajada viven en la capital de la República, hubo una asistencia nutrida. Se trataba de la primera vez en casi una década que un embajador convocaba a sus conciudadanos venezolanos a un encuentro de este tipo. ¿Por qué? Es claro que cada vez hay más ciudadanos de ese país que vienen para invertir, hacer turismo o, simplemente, para quedarse en busca de mejores destinos.

Sobre este fenómeno, que para muchos ya tiene rasgos de éxodo, no hay cifras definitivas. Sin embargo, el vicecónsul de Colombia en Venezuela, Édgar Monroy, aseguró que la expedición de visas para ingresar a Colombia se ha triplicado en los últimos meses. Se trata de visas para inversionistas, de trabajo o de cónyuge.

"Sólo en Caracas nos ha tocado expedir unas 200 visas mensuales", explicó Monroy a SEMANA, al reconocer que sí hay un incremento importante en los viajes que se hacen desde Venezuela hacia Colombia.

Sin embargo, un funcionario de la embajada de Venezuela en Colombia desestimó que realmente se trate de un éxodo. "Hay un número importante de estudiantes de posgrado, especialmente en áreas como odontología. Pero en el caso de Bogotá, el registro de venezolanos no ha tenido un incremento importante. Además, es obvio que se incrementen las visitas de negocios, pues el comercio entre ambos países atraviesa un muy buen momento", explicó el funcionario consultado. Sin embargo, el registro en los consulados es voluntario y probablemente eso oculte la tendencia real.

Muchos creen que sí hay una numerosa salida de venezolanos hacia otros países, por la incertidumbre que a una parte de la población le despierta el modelo chavista.

Según el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), este año, hasta el 31 de mayo, habían ingresado al país 63.688 venezolanos a Colombia, una de las cifras más altas de los últimos años. Pero, ¿realmente se trata de un éxodo? Si no es así, ¿cuál es el fenómeno que se está presentando?

Un pie allá y otro aquí

Uno de los hechos que han llamado la atención es que cada vez son más los casos de venezolanos comprando inmuebles en Colombia. En las firmas constructoras y en las lonjas de las principales ciudades del país tienen registros de ciudadanos venezolanos de clase alta, indagando por inmuebles para comprar. No sólo apartamentos, sino también oficinas.

Una estudiante venezolana que se encuentra haciendo un posgrado en Bogotá, y que actualmente desarrolla prácticas en una reconocida compañía, aseguró que hoy está viviendo en un apartamento que le arrendó otra venezolana.

Esa decisión se explica porque muchas personas que sienten amenazada su estabilidad económica con el régimen de Hugo Chávez empiezan a buscar su plan B. Pero Colombia no es el único destino. En Panamá, los venezolanos también han impulsado la burbuja del sector inmobiliario, demandando apartamentos y oficinas. Un promotor de inversiones que trabaja desde Miami, y prefirió mantenerse en el anonimato, reconoció que hay muchas personas sacando su plata de Venezuela y buscando mejores opciones en esos dos países.

Hay venezolanos que han logrado convertir a Colombia en una especie de segundo hogar. A Bogotá vienen los fines de semana o temporadas vacacionales con ganas de hacer turismo y entretenerse, para volver al agite diario en su país. Se dice incluso que a muchos profesionales de multinacionales en Venezuela les están consignando sus sueldos en cuentas colombianas, para evitar cualquier sorpresa en caso de un endurecimiento de las medidas económicas de Chávez.

Lo claro es que se trata de familias con alto poder adquisitivo a las que paulatinamente se les han venido cerrando espacios allá y que buscan opciones en otros lugares, ante la incertidumbre sobre el futuro de la inversión que generan las medidas del gobierno.

Pero no todo ha sido negativo. Muchos empresarios han logrado muy buenos resultados económicos en Venezuela con el régimen actual. La economía de ese país, gracias a los precios del petróleo, va a seguir creciendo más allá del 6 por ciento; el comercio entre ambos países sigue en aumento y esto hace que el panorama económico siga siendo muy positivo, a pesar de las tensiones por los dos modelos tan distintos que hay en ambas naciones.

"El mercado venezolano tiene grandes ventajas y sigue creciendo enormemente", aseguró María Luisa Chiappe, presidenta de la Cámara Colombo- venezolana de Comercio. El superávit comercial de Colombia con ese país fue de 1.205 millones de dólares en 2006 y el comercio creció casi al 30 por ciento. En el primer trimestre de 2007, este ritmo económico aumentó considerablemente. Así que abandonar del todo Venezuela no es un buen negocio.

Queda claro que un movimiento masivo de venezolanos hacia el país se está registrando. Sin embargo, no se podría catalogar todavía como un éxodo definitivo, sino más bien una especie de "poner un pie allá y otro aquí". Lo que no quiere decir que en el mediano plazo no se pueda llegar a esa situación. Muchos están tratando de sacarles provecho a las ventajas de estar en ambos países, pero todo indica que para un grupo importante de población, el endurecimiento de la revolución bolivariana los pondría en mayores aprietos. Sin duda, habrá quienes deben estar calentando motores para partir del todo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.