Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/9/2016 12:00:00 AM

Por transporte de carga, Colombia se raja en la región

En materia de logística, Colombia es uno de los países más atrasados de América Latina. El transporte de carga por carretera encarece los costos de las empresas.

El paro de los transportadores de carga por carretera, que completó un mes, nuevamente puso sobre el tapete el tema crítico de la competitividad del país. En materia logística, Colombia es una de las economías más atrasadas y costosas de América Latina.

De acuerdo con el reporte del Doing Business del Banco Mundial, exportar un contenedor en Colombia tiene un costo de 2.160 dólares, muy por encima de México (1.677 dólares) y casi el triple de lo que vale en Chile (685 dólares) o Perú (788 dólares). Sale más costoso enviar mercancías del centro del país hacia un puerto de la costa Atlántica, que de allí hacia China.

Según el Informe de Competitividad entre 160 países, Colombia ocupa el puesto 97 en desempeño logístico, por debajo de Perú, Brasil, México, Panamá y Chile. Entre las causas de este comportamiento están la dificultad de enviar mercancías a precios competitivos; los problemas para que estas lleguen a su destino; la falta de seguimiento y localización de los envíos, y los trámites aduaneros, entre otros.

Después de Nicaragua, Colombia es el segundo país de América Latina con el parque automotor más viejo. La edad de la flota en el país es de 21 años, frente a Chile que es de 10, o Perú, Argentina y Brasil que es de 13 años. 

Rosario Córdoba, presidenta del Consejo Privado de Competitividad, sostiene que los costos del transporte de mercancías en el país son los más altos de América Latina, lo que impacta negativamente la productividad del sector privado. “Un país donde no opera la libre competencia es un país que está condenado porque no hay mejoras en productividad ni incentivos para ser más eficientes”, dijo la directiva.

El Consejo Gremial Nacional coincidió en que Colombia debe hacer esfuerzos para mejorar sus costos logísticos, razón por la cual no se debe retroceder en la política de modernización del sector transporte.

De allí la preocupación e incertidumbre del sector privado con las actuales peticiones de los transportadores. Hace cinco años el gobierno logró eliminar la tabla de fletes y hoy el sector pide revivirla, lo que para los empresarios sería volver al pasado.

Los transportadores en paro se quejan de la sobreoferta de vehículos y la pérdida de rentabilidad, pues aducen que los fletes no cubren el valor de todos los costos, entre los que se incluyen gasolina, peajes, pagos de seguros, mantenimiento del vehículo, compra de repuestos, entre otros.

Adicionalmente, exigen poner en marcha una política de chatarrización, que fije precios justos por cada camión o tractomula que sale del mercado. En este tema hay un gran debate porque el gobierno reconoció que hubo irregularidades en la chatarrización de cerca de 20.000 vehículos, cuyos recursos fueron pagados a los propietarios pero que siguen andando por las carreteras del país.

El asunto es que el parque automotor de carga por carretera está sobredimensionado y se requiere un ajuste. Actualmente hay 370.000 vehículos, de los cuales hay un excedente cercano al 15 por ciento.

Mientras los empresarios advierten que este paro no puede terminar empeorando la ya crítica situación de la logística, los colombianos comienzan a sufrir las consecuencias del movimiento. Hay desabastecimiento en algunas regiones y alzas en los precios de los alimentos. El comercio exterior se ha visto afectado por los problemas para evacuar las mercancías que llegan del exterior. El puerto de Buenaventura, por ejemplo, tiene copada su capacidad en 98 por ciento y la Dian le tuvo que habilitar nuevas áreas de almacenamiento para evitar su colapso. La parálisis de los transportadores llevó a los principales gremios del país a lanzar una voz de alerta sobre las pérdidas para los sectores productivos cercanas a los 800.000 millones de pesos.

Una real solución a los problemas del transporte de carga pasa por un verdadero ajuste del sector, pues las condiciones del mercado han cambiado. Esto lo deben entender los propios camioneros. Pero el gobierno también debe saber que no puede apagar con paños de agua tibia, el incendio que se prende cada año.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.