Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/1/2001 12:00:00 AM

“Colombia va a ser sorpresa”

En entrevista exclusiva con SEMANA Francisco González, presidente del segundo banco de Europa, el Bbva, ofrece una visión optimista y solidaria del país.

Es la segunda visita que Francisco González, presidente del Banco Bilbao Vizcaya y Argentaria —un gigante financiero con 115.000 empleados, sedes en 35 países y un capital valorado en bolsa en 47.000 millones de dólares—, hace a Colombia. Al igual que la anterior, ésta fue relámpago. Pero ha sido suficiente para mirar al país de una manera distinta.

González, de 55 años, fue primero agente de bolsa y en 1988 fundó su propia firma de banca de inversión. Le fue tan bien que se la compró Merril Lynch en 1996. Se quedó con poco trabajo y “para no aburrirse” aceptó el ofrecimiento del jefe de gobierno español, José María Aznar, para que fuera a presidir el Banco Argentaria. Un buen entendimiento con el presidente de BBV los llevó a fusionar las dos entidades hace un año. El Bbva se ha convertido en el segundo banco de la zona del euro y en uno de los grandes en América Latina, donde tiene el 25 por ciento de sus activos y deriva el 20 por ciento de sus utilidades.

Articulado y con buen sentido del humor, González le dio una entrevista exclusiva a SEMANA.

SEMANA: ¿Cuáles son las metas principales que se ha propuesto el Bbva para el próximo año?

Francisco González: La fusión entre BBV y Argentaria técnicamente se termina este año. Consolidaremos el negocio en América Latina y la aproximación a la economía digital. Las nuevas oportunidades de crecimiento las centraremos sobre todo en Europa.

SEMANA: ¿Qué ventajas le ha traído la reciente fusión?

F.G.: La fusión es un enorme éxito y no ha habido conflictos significativos en el proceso. Las culturas de las dos instituciones tenían puntos de encuentro, las dos volcadas hacia lo internacional y hacia el servicio al cliente. La ventaja, obviamente, ha sido haberse convertido en un banco mucho más grande, lo que nos ha permitido expandirnos.

SEMANA: ¿Qué tanto pesa América Latina para el Bbva?

F.G.: Estratégicamente mucho. Es una apuesta inmensa que el Bbva ha hecho en una región donde tenemos muchas esperanzas. Y no sólo económicas. Hay cierta emocionalidad en la relación con América Latina, por todas las cosas que tenemos en común, nos gusta más trabajar en esta región.

SEMANA: ¿Cree que lo de ‘reconquista española’ es una frase acuñada en Estados Unidos o tiene algo de verdad?

F.G.: Creo que es una crítica norteamericana. Nosotros no nos sentimos para nada conquistadores. Y la inversión extranjera, cuando es profesional como la nuestra, suele ser muy buena. Lo importante hoy no es dónde esté la propiedad sino dónde se queda la riqueza. La aportación del Bbva a la región no es sólo en dinero, sino que mejoramos y tecnificamos los procesos. Venimos de un sistema financiero mucho más eficaz y ese conocimiento lo llevamos a los mercados.

SEMANA: ¿Qué importancia tiene Internet para la consolidación de la banca hoy?

F.G.: Es decisivo. En los próximos años va a cambiar la forma de hacer cosas internamente, no sólo bajando costos sino elevando muchísimo la productividad. Y va a permitirnos cambiar la relación con nuestros clientes. Nosotros contamos con una enorme red de clientes y una relación de mucha confianza con ellos y este canal de comunicación será privilegiado para permitirnos hacer muchas más cosas con ellos. Ya estamos haciendo e-banking, liderando productos y servicios fuera del área financiera.

SEMANA: ¿Qué riesgos y ventajas cree usted que tiene el mercado latinoamericano hoy?

F.G.: En general vemos bien a la región, sin riesgos significativos, y menos aún en el largo plazo, que es como trabajamos nosotros. Calculamos que habrá un promedio de 4 por ciento de crecimiento regional y que 2001 será mucho mejor. A México lo vemos muy bien, está muy conectado a Estados Unidos e hizo una transición política muy positiva.

SEMANA: ¿Y la economía colombiana?

F.G.: Creo que va a ser otra de las sorpresas positivas. Aquí se ha hecho un ajuste muy profundo. Luego de la caída de 4,5 por ciento del PIB del año pasado parece que hay un punto de inflexión y que este año crecerá un 3 por ciento. Estas son buenas noticias en la macroeconomía. Pero para que eso llegue a las empresas y a la inversión hay que hacer más. Es importante entender que no hay buena economía sin buen sistema financiero.

SEMANA: ¿Qué opina del impuesto del 2 por mil?

F.G.: Entiendo que los países tengan que buscar maneras de recabar recursos pero el 2 por mil no es neutral. Tiene un efecto colateral negativo pues expulsa del sistema a muchos usuarios. Es una respuesta que no facilita la recuperación del sector.

SEMANA: ¿Cómo ve al país en general, a la política, el conflicto, es también optimista?

F.G.: Este es un gran país. Con 40 millones de personas, con un nivel de educación muy alto —más alto que la media de la región—, donde se habla el mejor castellano del mundo. Hay grandes posibilidades. Desde fuera se tiene una opinión de Colombia que no está a la altura de lo que es. Hay problemas —no reconocerlo sería un error— y se necesita que todos colaboremos para que haya paz. Que le vaya bien a Colombia es importante ya que lo que se dilucida aquí afecta a todo el mundo. Hay que hacer un mayor esfuerzo para que esto se reconozca. En esa tarea también estamos comprometidos nosotros.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?