Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/21/2003 12:00:00 AM

¿Cómo invertir su dinero?

Las acciones en Colombia fueron la inversión del semestre. Hacia adelante los expertos le apuestan más a los dólares y a las acciones internacionales.

Si usted hubiera invertido en acciones de la Bolsa de Colombia a comienzos de 2003 hoy estaría muy contento. Habría visto crecer su dinero en 32 por ciento durante los seis primeros meses del año y estaría preguntándose si la buena racha de las acciones va a continuar en los próximos meses. Por el contrario, si su estilo es arriesgarse poco e invertir en los tradicionales CTD o comprar dólares, sus ahorros hoy valdrían menos que en enero por efecto de la inflación.

En promedio, sin embargo, el primer semestre de 2003 fue bastante aceptable para los inversionistas. A principios de este año SEMANA hizo su tradicional sondeo entre los expertos en el arte de manejar el dinero de los demás para conocer sus recomendaciones de inversión. En esta edición hace un corte de cuentas semestral para evaluar cuánto rindió cada tipo de inversión y qué cambios recientes les han hecho los expertos a sus recomendaciones.

¿Qué tanto invertir en CDT? ¿En acciones? ¿En dólares o euros? ¿En TES o yankees? Aunque algunas de estas opciones de pronto le parezcan lejanas al colombiano del común, hacerse a ellas es en realidad bastante fácil. No hay necesidad de invertir grandes sumas, ni de comprar directamente los títulos o las monedas. Los comisionistas de bolsa, las fiduciarias y las administradoras de pensiones voluntarias ofrecen fondos especializados en cada una de esas alternativas, que son tan fáciles de manejar como una cuenta de ahorros. Saber qué pasó y qué va a pasar en los mercados financieros le ayudará al pequeño inversionista, sobre todo, para elegir en qué tipo de fondo invertir sus ahorros.



¿Que paso?

A principios de este año los inversionistas que metieron su plata en títulos de renta fija en pesos sabían que no iban a obtener grandes rendimientos porque las tasas de interés estaban bajas. Quien invirtió 10 millones de pesos en un CDT el pasado primero de enero, por ejemplo, ganó 381.000 pesos al cierre del primer semestre y apenas tuvo 0,26 por ciento de rentabilidad por encima de la inflación. La DTF, que es la tasa que en promedio ofrecen los bancos por depósitos a 90 días, se mantuvo estable y en niveles bajos.

Los expertos esperaban que dos factores presionaran la DTF al alza: la subida de 2 por ciento en las tasas de interés que el Banco de la República cobra por prestarles plata a las entidades financieras y el hecho de que los bancos necesitarían salir a captar más recursos del público por la mayor demanda de crédito. Sin embargo, hay plata circulando en la economía (mucha liquidez), lo que mantuvo las tasas en niveles bajos.

La certeza que había a principios del año sobre el bajo rendimiento de los CDT contrastaba con la incertidumbre sobre la rentabilidad que tendrían los títulos de deuda interna del gobierno (TES). Muchos colombianos tienen invertidos sus ahorros en estos títulos a través de fondos de pensiones o de valores y, aunque en teoría son muy seguros, también les pueden pegar más de un susto a los inversionistas. Estos papeles suben y bajan de precio todos los días en el mercado de títulos de segunda. Así, cuando los inversionistas perciben mayor riesgo al prestarle su dinero al gobierno, estos papeles se desprestigian y caen de precio. Eso fue exactamente lo que pasó en agosto de 2002, cuando muchos inversionistas perdieron plata.

En el primer semestre de 2003, sin embargo, se recuperó la confianza en los TES. Los precios recuperaron el terreno perdido y presentaron, a finales de junio, una valorización cercana a 8 por ciento. La capacidad del gobierno de sacar adelante reformas, como la pensional o la tributaria, hizo que mejorara la percepción de los inversionistas sobre la salud de las finanzas públicas, y de ahí la valorización de los TES.

En cuanto al dólar, cuyo precio en pesos aumentó 25 por ciento en 2002, todos esperaban que se mantuviera estable o, incluso, bajara este año. Pero las noticias sobre la caída de las exportaciones colombianas hacia Venezuela, debido a la crisis y al control de cambios impuesto por el gobierno del vecino país, hizo que en enero de 2003 el dólar mostrara una sorprendente tendencia al alza. Esta, sin embargo, se reversó en los meses que siguieron, entre otras cosas, porque los fondos extranjeros comenzaron a mirar con mejores ojos las inversiones en Colombia y a traer plata al país. Eso ayudó a aliviar la presión sobre el dólar, que de marzo a junio bajó más de 140 pesos. Por eso quienes usaron los 10 millones de pesos para comprar dólares el primero de enero perdieron, al cierre de junio, 166.000 pesos.

Tampoco les fue bien a quienes decidieron invertir en renta fija en dólares. La Reserva Federal, que es como el banco central de Estados Unidos, continuó recortando las tasas de interés, hasta dejarlas en 1 por ciento, su nivel más bajo desde 1958. Las razones que ha dado la 'Fed' para hacer los sucesivos recortes se resumen en que aún no es clara la reactivación de la economía estadounidense. Las bajas tasas de interés hicieron, entonces, que el inversionista que se haya decidido por un CDT en dólares o por cualquier otro título de corto plazo en esa moneda en el primer semestre de 2003, tuviera una pequeña pérdida al pasar sus rendimientos a pesos.

Los que sí ganaron, en cambio, fueron quienes compraron yankees, que son los títulos de deuda externa emitidos por el gobierno colombiano. Ante los bajos rendimientos que ofrecieron todas las demás alternativas de renta fija en dólares los inversionistas extranjeros se volcaron hacia la deuda de países emergentes como los latinoamericanos.

Colombia, en particular, ha gozado en los últimos meses de prestigio en los mercados internacionales como resultado de los ajustes y las cifras que ha mostrado el gobierno en materia fiscal. Con el aval que le dio la Corte Constitucional al referendo, por ejemplo, la calificadora de riesgo Standard & Poors mejoró su perspectiva sobre la economía colombiana. Esto ha hecho que se reduzca la prima de riesgo que le cobran los inversionistas por prestar al gobierno colombiano. Esta prima se redujo 1,7 por ciento de enero a junio de 2003 y la valorización de los yankees, descontando la caída del dólar, fue en ese período de 14,8 por ciento.

El otro ganador del semestre fue el euro. Desde enero y hasta mediados de junio esta moneda se fortaleció con respecto al dólar y esto ha permitido que los colombianos que compraron euros hayan obtenido, así no más, 7 por ciento de rentabilidad en el semestre.

En resumen, las rentabilidades de las inversiones durante los primeros seis meses de 2003 fueron aceptables y, salvo la sorpresa que trajo el comportamiento de las acciones, habían sido pronosticadas por las firmas que participaron en la encuesta hecha por SEMANA en enero de 2003. Quien hubiera invertido su dinero siguiendo el portafolio recomendado en ese momento hubiera obtenido una rentabilidad de 11 por ciento en el semestre, que equivale a un retorno anualizado de 23 por ciento, casi 14 puntos por encima de la inflación (ver tabla).

Ahora bien, mirar hacia atrás a la hora de invertir es una mala idea. En los mercados financieros las cosas cambian con mucha rapidez. Al hablar sobre el pasado los expertos se muestran muy seguros, pero cuando comienzan a hacer predicciones se vuelven cautelosos. Y tienen razón. Si bien la economía colombiana y el entorno internacional parecen estar mejor que hace seis meses, hay que esperar signos de recuperación definitiva. Lo peor que puede pasarle a un inversionista es comprar cuando los activos están caros como resultado de 'burbujas' que terminan estallando al poco tiempo. Por eso los asesores de inversión recomiendan ser muy selectivos en los próximos 12 meses, diversificar el portafolio adecuadamente y antes de decidir qué comprar saber con certeza cuándo va a tocar vender.



La bola de cristal

El perfil del portafolio recomendado por los expertos para los próximos 12 meses es un poco menos conservador que el de enero, pero todavía prefiere curarse en salud con un porcentaje alto de inversiones en renta fija y en pesos. Para una persona que no es ni muy arriesgada ni muy temerosa los expertos consultados recomiendan invertir 20 por ciento del dinero en TES, aunque prevén sobresaltos con estos papeles.

El primero se dio con la noticia del ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, sobre el faltante de tres billones de pesos en el presupuesto del próximo año y los anuncios de nuevos impuestos, mal recibidos por los políticos y el sector privado. Por otro lado, las expectativas positivas o negativas sobre la votación del referendo, del que dependen buena parte de los ajustes fiscales planeados por el gobierno, también va a causar altibajos en el precio de los TES en los próximos meses. Aún así se espera que el rendimiento de estos papeles oscile entre 8 y 15 por ciento, de acuerdo con el sondeo de SEMANA.

Los CDT, de otro lado, son una de las opciones recomendadas para los más conservadores y, en cualquier caso, siempre es bueno incluir en el portafolio opciones seguras aunque no muy rentables. Existe consenso sobre el aumento moderado de las tasas de interés de estos papeles (la DTF) de aquí a final de año. Firmas como Suvalor, Corfivalle o Corredores Asociados creen que esta tasa se acercará a 9 por ciento anual al finalizar 2003. No es espectacular pero es mejor que el 7,7 que actualmente rinden los CDT en promedio.

También hay cierto consenso sobre las expectativas de devaluación en lo que resta del año. Según la encuesta que realiza la revista Latinfocus entre 18 analistas, la tasa de cambio se ubicará a finales de diciembre de 2003 en 2,980. Esto significa que el dólar subiría de junio a diciembre casi 6 por ciento y, para todo el año, acumularía una devaluación de 4 por ciento (ver recuadro). En cuanto a las tasas de interés en el exterior no se esperan mayores cambios. Es decir, continuarán muy bajas.

El principal cambio en el portafolio modelo de los expertos, con respecto al que aconsejaban en enero de este año, es que ahora recomiendan asumir un mayor riesgo invirtiendo en acciones de Estados Unidos. Según Alberto Bernal, analista de Idea Global, esto se debe a que históricamente las acciones suben después de una guerra, más aún cuando estaban en precios tan bajos como los de finales de 2002.

Cuando Estados Unidos dio por terminada oficialmente la fase bélica del conflicto con Irak las acciones empezaron a repuntar, pese a que la economía estadounidense ha tenido un desempeño más bien flojo este año y no se esperan resultados financieros espectaculares en las empresas. No obstante estas dudas el portafolio recomendado incluye 12 por ciento en acciones de Estados Unidos.

Curiosamente, las subidas que puedan tener los índices accionarios en ese país hacen que se recomiende bajar la participación del portafolio invertido en papeles de deuda externa del gobierno colombiano (yankees). Mientras en enero se recomendaba tener 17 por ciento del portafolio en este tipo de papeles, ahora el porcentaje baja a 7 por ciento. Como las acciones internacionales se están percibiendo otra vez como un buen negocio es probable que muchos inversionistas vendan sus bonos de deuda de países emergentes como Colombia para entrar en el negocio accionario. La oleada de ventas de estos papeles haría caer su precio. En el caso particular de los títulos Colombia, no obstante, si sale adelante el referendo y los inversionistas perciben que son una inversión más segura, podrían preservar su valor. Pero es poco probable que los bonos de Colombia suban mucho de precio. En el mejor de los casos se mantendrán iguales.

Para quienes quieran embarcarse en el negocio de las acciones colombianas los analistas consultados les sugieren cuidado a la hora de escoger e insisten en que este tipo de inversión debe tener un horizonte de mediano o largo plazo. Recomiendan tener 10 por ciento del portafolio en renta variable en pesos y pronostican rentabilidades que van desde 5 hasta 35 por ciento en los próximos 12 meses. Felipe Gómez, director de investigaciones económicas de Suvalor, anota que si se mira el desempeño de ciertos sectores y la relación entre las utilidades y los precios de las acciones de empresas del sector financiero, holdings, y cementeras, se ven buenas posibilidades de rentabilidad tanto por aumentos en los precios como por dividendos. En últimas, quien compra una acción está apostándole al futuro de una empresa, muy ligado en algunos casos al desempeño general de la economía. Y las proyecciones de consenso de los analistas indican que la economía colombiana crecerá 2,4 por ciento en 2003 y 3,2 por ciento en 2004.

Parte de ese crecimiento se explica por el mejor desempeño de la construcción, que a su vez ha llevado a que se actualicen los precios de las viviendas. Según Sergio Mutis, presidente de Fedelonjas, la inversión en finca raíz ha tenido un rendimiento cercano a 20 por ciento en términos anuales, derivado del mayor precio promedio de las transacciones inmobiliarias (12 por ciento) y de los cánones de arrendamiento (8 por ciento). Aunque normalmente la propiedad raíz no es una inversión que se haga por un solo año el portafolio incluye 5 por ciento en este tipo de activos.

Otra opción, también ligada con el tema de vivienda, son los Títulos Hipotecarios (Tips). Estos títulos lo que hacen es 'partir en pedazos' un conjunto de créditos hipotecarios, cuyos recaudos garantizan el pago del capital y los intereses de los papeles. Uno de los atractivos es que sus rendimientos están exentos de impuestos. Según cifras de Titularizadora Colombiana, la entidad que los emite, la tasa efectiva de rentabilidad de una emisión es de 19,8 por ciento anual, muy superior a todas las opciones de inversión en renta fija.

La 'bola de cristal' de los comisionistas de bolsa y administradores de fondos fiduciarios y de pensiones recomienda cautela y vislumbra buenas posibilidades de inversión. Las tasas de interés en Colombia y en el mundo seguirán muy bajas pero, a diferencia de hace unos meses, las acciones internacionales se vuelven a perfilar como un buen negocio. El rendimiento de las inversiones, en todo caso, dependerá de lo que ocurra con el dólar y con los títulos de deuda del gobierno colombiano en el interior (TES) y en el exterior (yankees). Si el tema fiscal se mantiene bajo control y el gobierno encuentra formas políticamente presentables para cubrir sus faltantes los papeles de deuda pública subirán de precio y el dólar se mantendrá a la baja. Por el contrario, si los inversionistas pierden la confianza podrían sacar mucha plata del país, presionando hacia arriba el dólar y el precio de los TES hacia abajo.

Ante esta incertidumbre el consejo de los expertos, como siempre, es invertir un poco en cada cosa. A principios de año, con las reformas tributaria y pensional recién aprobadas, el panorama fiscal se veía despejado y los inversionistas pronosticaban con relativa confianza que comprar deuda pública sería un buen negocio y que invertir en dólares no lo sería tanto, pues no habría devaluación. Habiendo transcurrido la primera mitad del año hay más lugar para las dudas, pues ha crecido sorpresivamente el hueco fiscal y, con él, la incertidumbre sobre la rentabilidad de las diferentes inversiones. ¿Cuál rendirá más? Dependerá de la capacidad que tenga el gobierno para cubrir sus faltantes y tranquilizar los mercados. Carrasquilla tiene la palabra.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.