Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/26/1997 12:00:00 AM

COMO VAN LAS CARGAS?

Aunque la 'guerra' de las polas sigue dando de qué hablar es el 'ring' de las gaseosas el que está más encendido.

A dos años del lanzamiento de Leona el Grupo Santo Domingo puede decir que no ha salido mal librado. Al fin y al cabo, aunque los tiempos en que era el dueño de todo el mercado cervecero quedaron atrás, según datos de Bavaria aún conserva el 89 por ciento de una torta de la cual habría podido perder prácticamente la mitad. No obstante, la organización Ardila Lülle también puede darse por bien servida, pues ya tiene un poco más del 10 por ciento de un negocio que mueve más de 800.000 millones de pesos al año. Esto lo ha logrado sin haber cubierto aún todo el país y teniendo presencia apenas en las capitales de departamentos como el Valle del Cauca, Antioquia y Tolima. Además de eso hay regiones en las que el éxito de Leona ha sido sorprendente, como es el caso de Boyacá, el departamento de mayor tradición cervecera en el país y el de mayor consumo per cápita. Allí, la cerveza de Ardila es dueña del 38 por ciento del mercado. Santander también ha sido otro de sus fuertes, pues cuenta casi con el 20 por ciento. En Bogotá, en cambio, Bavaria conserva el liderazgo con el 89 por ciento del ponqué. Algo similar ocurre en el Valle del Cauca, donde la pola de Santo Domingo tiene más del 90 por ciento. Pero, al margen de las cifras de mercado, Leona sigue expandiéndose a pasos agigantados. Por un lado, ya aumentó su capacidad de producción en la planta de Tocancipá de 2,8 a 8,0 millones de hectolitros. Adicionalmente, Ardila se asoció con Crown Cork and Seal Company en enero de este año para montar una fábrica de envases en lata en Tocancipá, la cual le permitirá competir con las cervezas de Santo Domingo en otra presentación. Además de eso, no cualquier compañía puede darse el lujo de aumentar sus ventas en 121 por ciento en un año como le ocurrió a Leona. Con ese incremento ya entró en las grandes ligas del negocio de las bebidas _ver cuadro_. No obstante, hay que tener en cuenta que Bavaria también aumentó sus ventas en 17 por ciento, lo cual quiere decir que el mercado cervecero se ha ampliado en los últimos años. Así las cosas, aún es mucha la espuma que puede correr por debajo del puente cervecero para que sea posible medir cómo quedaron finalmente las cargas. Por ahora ambos protagonistas pueden decir que les ha ido bien en la pelea a pesar de lo movido del mercado.Muy gaseosoPero la verdad es que lo que ha pasado con la cerveza no es nada en comparación con lo que está ocurriendo en el mercado de las gaseosas. En esa guerra los protagonistas son Postobón e Industrial de Gaseosas _Indega_, que es la embotelladora de Coca-Cola.La pugna que siempre había existido entre ambas compañías se hizo más evidente el año pasado, cuando Indega lanzó su refresco Quatro y a los seis meses Postobón le respondió con la Toronja. Aparte del éxito que ha tenido la Quatro de Coca Cola, sobre cuyas cifras SEMANA intentó infructuosamente consultar a Indega, el anuncio de que la pelea iba a ser de frente se hizo aún más evidente cuando ambas compañías lanzaron casi simultáneamente el sabor a pera. ¿A cuál se le ocurrió primero la idea? Eso es imposible de adivinar, pero lo que sí es muy claro es que ninguna está dispuesta a dejar que la otra le gane terreno. Después de todo es lógico que las dos quieran tener la mejor porción de un negocio que, como el de las gaseosas, mueve más de 700.000 millones de pesos al año. No obstante, saber cuál va de primera es un misterio, pues ambas dicen ser las líderes. Postobó, por ejemplo, asegura que con base en un estudio contratado a Invamer Gallup, ellos tienen el 52,1 por ciento e Indega el 47,9. Lo cierto es que si a los lanzamientos de las dos empresas se le suman los que hizo Bavaria hace más de dos años con sus gaseosas Link, la conclusión es que la moda son los sabores de fruta y mucho más acentuada en los llamados ácidos. De acuerdo con Carlos Alberto Beltrán, de Postobón, "hay una tendencia mundial hacia las frutas. En Colombia, por ejemplo, las colas negras han perdido terreno, pues hace unos años eran el 48 por ciento y hoy son el 42".A la modaEse gusto por la fruta explica también lo que ha pasado con el negocio de los jugos, que según análisis de Postobón está creciendo al 50 por ciento anual desde hace tres años. Es por eso que Postobón piensa hacer énfasis en ese mercado. De hecho, ya ha invertido 30 millones de dólares y tiene un plan que incluye 100 más, lo que implica terminar la planta de producción de Pereira. El objetivo es hacer jugo en envase de vidrio retornable, lo que reducirá su costo frente al de tetrapack. También es por eso que Bavaria lanzó el año pasado los Tutti Frutti de avena y mango. Y es que para la compañía del Grupo Santo Domingo las líneas de jugos, aguas, maltas y gaseosas representan el 15 por ciento de las ventas, lo que era impensable hace unos años para una empresa cervecera. Algo similar a lo que ocurre con los jugos está pasando con las aguas. Ese es un negocio que viene creciendo a un ritmo de 40 por ciento anual desde hace cinco años. Es por eso que ha habido espacio para todos los competidores que han llegado. Hasta hace unos años Postobón tenía prácticamente un monopolio con su marca Cristal. Ahora Indega tiene Manantial, Premio y Santa Clara. Bavaria lucha con Brisa y cadenas de supermercados como Carulla, Cafam y Exito tienen su propia marca.Con tantas alternativas, lo cierto es que el jugoso negocio de las bebidas se vuelve cada día un rompecabezas más enredado. Así las cosas, todos los involucrados quieren estar donde su competidor está. Es así como la mayoría pelea por las mismas tortas, salvo Indega, que no ha entrado en la guerra de la cerveza.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1834

PORTADA

El peligro inminente de los otros grupos violentos

La bomba del Andino deja claro que terminada la guerra con las Farc aún quedan otros grupos armados. ¿Cuáles son y qué peligro representan?