Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/5/2007 12:00:00 AM

Con los pantalones abajo

Levi's, una de las maquilas insignia de Colombia, se va paulatinamente. Revaluación e incertidumbre por el TLC están ahuyentando esta marca del país.

Durante casi una década, la legendaria marca de jeans Levi's fue la maquila insignia de Colombia. En sus mejores tiempos (2003 y 2005), Colombia produjo al año hasta 15 millones de pantalones que eran exportados después a distintos mercados del mundo. Gracias a ello, los confeccionistas nacionales recibían muy buenos dividendos y las compañías internacionales, mejores precios.

Hoy, la revaluación y la incertidumbre por el futuro del TLC tienen este negocio contra las cuerdas. Aunque las directivas de Levi Strauss en Colombia aseguran que no han tomado la decisión de irse, todo apunta a que en cualquier momento, por sustracción de materia, no habrá cómo seguir adelante. Y con ello se irá por la alcantarilla un negocio que registró en su momento cumbre exportaciones por 100 millones de dólares anuales y miles de empleos en el país.

Dos hechos puntuales acaban con la supervivencia de Levi's en Colombia. El primero es el mal ambiente que existe en el Congreso norteamericano para la aprobación del Tratado de Libre Comercio de Colombia con Estados Unidos, a pesar de los esfuerzos del presidente Uribe en Washington. El segundo es la caída del dólar, que la semana pasada se derrumbó por debajo de los 2.100 pesos, lo que hace que cada vez sea menos rentable para los confeccionistas colombianos producir esta marca.

Por esta razón, las únicas dos compañías que todavía producen Levi's en el país, CI Jeans y CI El Globo, están haciendo cuentas; si la tendencia se mantiene y el dólar sigue en picada, habrá que cerrar definitivamente la producción nacional de estos jeans.

El gerente de Levi's en Colombia, Jorge Rico, fue enfático al asegurar que no ha tomado todavía la decisión de irse del país. Sin embargo, reconoció que "lastimosamente, hay una incertidumbre muy grande alrededor del dólar y la ambigüedad del TLC". El punto es ese: que cada vez las condiciones menos lo ameritan.

El esquema de maquila funciona de la siguiente manera: una multinacional encuentra un mercado con precios bajos, contrata industrias locales para que le fabriquen el producto que luego será exportado a otros países.

Por eso, esta clase de negocio es muy sensible al comportamiento de la tasa de cambio. Por ejemplo, si producir una prenda de vestir cualquiera para exportar cuesta hoy 2.080 pesos, esto equivale a un dólar. Pero si el precio de la divisa cae a, por ejemplo, 2.000 pesos, por obra y gracia de la revaluación, el producto en el exterior sube su precio a 1,04 dólares. Esto hace que la prenda pierda competitividad. Así que la única manera de ajustarse es bajar los precios. Pero ahí, la elasticidad no es mucha.

Por eso, varias compañías ya han sacado la mano y aunque la decisión de Levi's sea seguir en Colombia, llegará un momento en que no habrá quién quiera seguir produciendo. En Colombia, cinco empresas llegaron a producir la marca Levi's en los años 90. Hoy quedan sólo dos, pues en 2006 varias de las que estaban cerraron sus puertas, ante la incertidumbre tanto del TLC con Estados Unidos, como de la extensión de las preferencias arancelarias conocidas como Atpdea.

El caso de Levi's no es único. La marca Polo Ralph Lauren ya cerró su oficina de representación en Colombia y ahora sólo produce por encargo. Así es más fácil tomar la decisión de irse del país de un momento a otro, preferiblemente hacia mercados con mejores perspectivas como el centroamericano, que ya cuenta con un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos.

Los efectos de la incertidumbre por el TLC y de la revaluación del peso son evidentes. Levi's tenía como meta producir cinco millones de pantalones en Colombia este año, una tercera parte de lo producido en los mejores tiempos. Y lo peor es que el termómetro sigue bajando, al igual que el dólar, que ya muchos lo ven cerca de los 1.900 pesos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.