Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/23/2012 12:00:00 AM

Crecimiento disparejo

El motor de la economía colombiana sigue siendo el sector minero-energético. La industria, el agro y la construcción van rezagados. Se ratifica que el país entró en una etapa de desaceleración.

Aunque el crecimiento de 4,7 por ciento de la economía en el primer trimestre del año, frente al mismo período de 2011, se ajustó a lo esperado por la mayoría de analistas, preocupan la falta de dinamismo que presentan sectores claves y la creciente dependencia del país de la locomotora minera.

En el primer caso inquieta que sectores tan importantes en la generación de empleo como la industria, la construcción y el agro vayan rezagados. Los dos últimos presentaron comportamientos negativos durante el primer trimestre de 2012 de -0,4 y -0,6 por ciento, respectivamente. No menos inquietante es el caso de la industria, que tuvo un pobre crecimiento de 0,6 por ciento.

En el caso del sector agropecuario, el impacto proviene de la actividad cafetera, que cayó 26 por ciento entre enero y marzo. Excluyendo esta industria, el PIB agropecuario creció en dicho periodo 2,4 por ciento. La contracción en la construcción se explica por la menor dinámica de las obras civiles, que decrecieron 8,1 por ciento. Y en la industria manufacturera el mal desempeño está, en buena parte, asociado con un tema específico de refinerías que presentó problemas en el primer trimestre.

Más allá de estas explicaciones, lo cierto es que la economía colombiana sigue movida por el sector minero-energético, que creció a una tasa del 12,4 por ciento en el primer trimestre del año frente a igual período de 2011. Aunque es positivo, pues es un sector que da ingresos importantes, Leonardo Villar, director de Fedesarrollo, afirma que esto muestra una tendencia preocupante y es que Colombia es cada vez más dependiente de esta actividad, lo que hace que crezcan los temores por los efectos de una enfermedad holandesa. Esto significa que hay un incremento de los ingresos de un sector, lo que genera apreciación de la moneda y perjudica sustancialmente la competitividad de las exportaciones de otros bienes.

Alejandro Gaviria, decano de Economía de la Universidad de los Andes, considera que lo más preocupante de la cifra del PIB correspondiente al primer trimestre es que ratifica el crecimiento tan desequilibrado que presenta la economía colombiana. La dependencia del crecimiento en la minería y los hidrocarburos hace al país muy vulnerable a los precios de los commodities en el mercado internacional. Considera, además, que los factores internos que estimularon el crecimiento, como el crédito, empiezan a mostrar cierto agotamiento. "Yo creo que la fiesta se está acabando", afirmó.

La dependencia de un sector como el minero-energético no es de menor importancia. Hay quienes creen que una mayor desaceleración de China -gran consumidor de productos básicos- haría caer los precios de las materias primas que exportan los países latinoamericanos, entre ellos Colombia.

Para el analista Mauricio Cabrera, otro aspecto preocupante de la cifra que se conoció la semana pasada tiene ver con una desaceleración mayor de la esperada. Esto se observa cuando se compara el dato del trimestre contra el período inmediatamente anterior (relación que se suele utilizar en los análisis en otras economías, como en Estados Unidos). El primer trimestre de 2012 creció solo 0,3 por ciento frente al último trimestre del año pasado. Para Cabrera, este dato "está mostrando un frenazo clarísimo de la economía". Lo grave, dice, es que todavía no se han sentido los efectos de la crisis internacional, que seguramente impactarán en lo que resta del año.

El gobierno se mostró satisfecho con la cifra. Para el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, el dato fue muy positivo, dada la turbulencia que hay en el escenario internacional. Por su parte, el director de Planeación, Mauricio Santa María, afirma que el PIB tendrá un avance cercano al 5 por ciento en 2012, jalonado de manera importante en el segundo semestre por la inversión pública, "que va a crecer de manera sustancial", dice.

Aunque las comparaciones son odiosas, la verdad es que el 4,7 por ciento no pone a Colombia entre los de mayor crecimiento en la región. Perú se expandió en el primer trimestre 6 por ciento; Chile, 5,6 por ciento; Venezuela, 5,6 por ciento, y Panamá, 10,6 por ciento. El consuelo es Brasil, que decepcionó a todo el mundo con un crecimiento de 0,2 por ciento. Ahora hay que cruzar los dedos para que los vientos que soplan desde el exterior no peguen muy fuerte en este lado del mundo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.