Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/28/1990 12:00:00 AM

CUANDO LA PLATA ESTORBA

El gobierno anuncia un nuevo frenazo monetario para tratar de impedir un desbordamiento de la inflación.

Es el problema de moda. Cuando ya se creia que en materia de política economica el gobierno saliente las tenia todas consigo, las cifras estan mostrando lo contrario.
La semana pasada se revelo, sorpresivamente, que las metas de inflacion y expansion monetaria no se estan alcanzando y que en consecuencia hay que tomar cartas en el asunto.

Todo fue motivado por el comportamiento de los precios durante los primeros tres meses del año. Aunque la cuesta de enero a marzo normalmente es empinada, en esta oportunidad el premio de montaña fue de primera categoria. El acumulado de la inflacion en el primer trimestre fue del 10.2%, casi dos puntos por encima de los promedios tradicionales.
Peor aun, el ritmo anual de aumento en los precios llego a 27.6%, bien por encima de la meta de 24% establecida por el gobierno a comienzos del año.

Como en otras ocasiones, encontrar un culpable resulto relativamente facil. La linea ortodoxa de pensamiento que impera en el equipo economico le adjudico la responsabilidad de lo sucedido al aumento del dinero en circulacion. Segun los analisis del gobierno, el crecimiento de los llamados medios de pago (dinero en poder del público mas depositos en cuenta corriente) fue superior a lo previsto en 1989, produciendose un sobrante que a la larga se tradujo en mayor tasa de inflacion.

El desfase se trato de remediar desde enero. El Banco de la Republica, que es el encargado de recoger el exceso de circulante, salio a congelar recursos a traves de las operaciones de mercado abierto, que consiste en la colocacion de Titulos de Participacion y Titulos Canjeables por certificados de Cambio entre los inversionistas.

La estrategia resultó exitosa en un comienzo y para finales de febrero se penso que la situacion estaba bajo control. No obstante, las cifras de inflacion no resultaban alentadoras.
Peor todavia, al comenzar el mes de abril el dinero en circulacion se habia desbocado nuevamente. Frente a un ritmo de crecimiento esperado de 27% en los medios de pago, se estaba registrando un incremento superior al 31% (cerca de 50 mil millones de pesos de exceso).
Ante tal situación, el Banco de la Republica recibió la orden de reactivar sus operaciones de mercado abierto, para lo cual aumentó sustancialmente las tasas de interes. Los Titulos Canjeables a 360 dias pasaron a pagar, por ejemplo, un 3.5070 de interes mas devaluación, frente a un 2% a comienzos de abril. La tasa de los Titulos de Participación pasó tambien de un 35.5% anual para los expedidos a un año, a un 37.5%. Al final de la semana pasada se estimaba que el emisor habia recogido ya unos 5 mil millones de pesos, una decima parte de lo presupuestado.

El gobierno, por su parte, se comprometió a poner su grano de arena. Los giros de la Tesoreria General de la Nación, que estaban alimentando la presión monetaria con un crecimiento superior al 44% al terminar el primer trimestre, han sido reprogramados temporalmente con el fin de adecuarlos a las necesidades de la politica monetaria.

Todo eso debe conducir, de acuerdo con las autoridades, a que la corriente monetaria regrese a su cauce. Al cabo de unas semanas, en teoria, tambien se deberian aliviar las presiones sobre los precios, con lo cual seria posible todavia llegar al objetivo planeado por el gobierno en materia de inflación.

El problema, sin embargo, es que en la practica no hay nada asegurado.
Diferentes estudios han demostrado que si bien es cierto que hay una relación de causalidad entre la cantidad de dinero que tiene la gente en su poder y el precio de los bienes que se adquieren con esa plata, esta no es la unica explicación de los problemas inflacionarios. Ni la mas importante, de acuerdo con distintos observadores .

El remedio, ademas, podria resultar peor que la enfermedad. En un momento en que el propio gobierno se regocija porque los indicadores económicos muestran una ligera recuperación en la actividad productiva, un freno monetario como el anunciado podria echar por la borda las expectativas de los empresarios y reducir nuevamente las tasas de crecimiento del producto interno bruto debido en buena parte a las mayores tasas de interes y a la reduccion anunciada en la demanda interna.

Paradojicamente, el origen del desbordamiento monetario de los primeros meses de 1990 parece residir en el regular comportamiento que mostro la actividad industrial durante el año pasado. La fuente mas importante de expansion de los medios de pago en el primer trimestre fue un crecimiento inesperado en las reservas internacionales. Este, a su vez, se produjo por el hecho de que mientras los reintegros por exportaciones crecieron en cerca de 10% los giros por importaciones se mantuvieron practicamente estancados.

Algunos observadores han querido ver en dicho estancamiento un problema relacionado con la demora en la expedicion de las medidas sobre apertura economica. La realidad, no obstante, es que los giros estan parados porque tambien lo estuvieron las importaciones realizadas el año pasado, que son las que ahora se estan pagando. Segun los manifiestos de aduana, las importaciones crecieron menos del 1% en 1989. Peor aun, en el ultimo trimestre cayeron en cerca del 6%. Todo como consecuencia de la baja demanda que hubo en el pais por productos industriales, de acuerdo con los mismos empresarios.

Lo malo es que la situacion no ha cambiado. La recuperacion en la actividad productiva arrojo un aumento en las solicitudes de importacion en los primeros meses del presente año, pero la Junta de Importaciones no tuvo tiempo de estudiarlas todas y al final del primer trimestre los registros aprobados eran inferiores en un 11% a los del mismo periodo del año pasado.

Eso quiere decir que las importaciones no empezaran a crecer tan rapidamente como lo espera el gobierno y que los giros no se incrementaran de manera sustancial en los proximos meses. La contraccion monetaria, por tanto, tendra que recaer completamente en el recorte del gasto público y en las operaciones de mercado abierto del Banco Emisor.

En esas condiciones, el gobierno saliente podra mostrar cifras ajustadas a sus metas en materia de inflacion, pero dejara una pesada herencia para la siguiente administracion: altisimas tasas de interes y desaliento de la actividad productiva. Lo que a los ojos del publico podria parecer un exito en materia de politica economica, seria en realidad una espada de Democles para quien asuma los destinos de la nacion el proximo 7 de agosto.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.