Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1985/02/04 00:00

¿CUANTO CUESTA EL OCIO?

Los puentes de los lunes se están convirtiendo en una vena rota para la producción nacional.

¿CUANTO CUESTA EL OCIO?

Tres días de descanso más que los 13 habituales que se disfrutaban antes de la aplicación de la ley que trasladó los festivos a los lunes, tendrán los colombianos en 1985. De hecho, este lunes que acaba de pasar es el primero de ellos.
Hace exactamente un año, la revista Negocios realizó una investigación sobre las implicaciones de la medida e hizo proyecciones sobre las posibles repercusiones que ella traería en el sector económico.
Así, se calcula que por cada día menos de trabajo, se dejan de producir cerca de 13 mil millones de pesos en todo el país. Por tanto, el aumento de tres días en 1985 y otros tres en 1986, representaría una baja en la producción de más de 80 mil millones de pesos durante estos dos años.
Si la industria no trabajara durante los tres días de 1985, dejaría de sacar productos por 10.113 millones de pesos, es decir el 1.11% del total de la producción de ese sector. (Estas cifras fueron calculadas con base en la encuesta industrial y manufacturera de] DANE de 1981), lo cual implica que si a ese número se le aplica la inflación anual, el efecto sería de unos 18 mil millones de pesos en el presente año.
Pero como el sector industrial no va a dejar de producir, porque tiene que cumplir sus compromisos con clientes nacionales y extranjeros, tendrá que pagar más horas extras o contratar más trabajadores. Si adopta el trabajo en esos lunes festivos, con el respectivo pago triple, la cancelación de salarios y obreros aumentará -sin incluir al personal de manejo y confianza del sector industrial- en unos 2 mil 300 millones de pesos.
Otra alternativa para la industria es la contratación de más obreros, lo cual sería positivo en términos de empleo. Se podrían generar 3.889 nuevos empleos, a un costo de 1.100 millones de pesos, incluyendo las prestaciones sociales. Los nuevos empleos significarían un incremento del 1.1% en el número de operarios de todo el sector y del 0.8% si se contabiliza todo el personal de la industria. Sin embargo, estos mayores costos de la producción industrial repercutirían necesariamente en los precios.

VACACIONES CORTAS
A pesar de que el año pasado Colombia ya vivió los festivos de los lunes y aún no se han terminado de debatir los pros y los contras de la ley, lo que sí es cierto es que la situación del país en este campo es muy particular. Por una parte, es la nación con mayor número de festivos en el mundo, pero además es de las pocas que tienen unas vacaciones más cortas que las aprobadas por la Organización Internacional del Trabajo, OIT.
Colombia tiene 18 días festivos al año. Pero como algunos caen en domingo, realmente se deja de trabajar 13, 14 o 15 días, aparte de los 52 domingos. Sin embargo, el Código Laboral contempla unas vacaciones de 15 días hábiles, cuando la OIT considera que deben ser 18 días hábiles.
La ley determina que todos los trabajadores, tanto del sector público como del sector privado, tienen derecho a descanso remunerado los días 1° de enero, 6 de enero, 19 de marzo, 1° de mayo, 29 de junio, 20 de julio, 7 de agosto, 15 de agosto, 12 de octubre, 1° de noviembre, 11 de noviembre, 8 de diciembre y 25 de diciembre. Además, los días jueves y viernes santos, Ascensión del Señor, Corpus Christi y el día del Sagrado Corazón.
De estos 18 días, 10 se trasladan a los lunes siguientes a su celebración. Son el 6 de enero, 19 de marzo, 29 de junio, 15 de agosto, 12 de octubre, 1° de noviembre, 11 de noviembre Ascensión del Señor, Corpus Christi, y el día del Sagrado Corazón. Si alguna de estas fiestas cae en domingo, que es lo que precisamente acaba de suceder con el 6 de enero, se trasladará para el lunes. Y si alguna de ellas al ser trasladada cae en lunes festivo, se dejará su celebración para el martes.
Por lo pronto, no se sabe a ciencia cierta qué resultados ha traído la aplicación de la ley en términos económicos, pues las cifras consignadas son apenas proyecciones estimadas. Lo que sí se sabe con seguridad es que la mayoría de los trabajadores colombianos ha disfrutado con la medida que les asegura más puentes durante el año. Pero la Corporación Nacional de Turismo, que en su oportunidad aplaudió el traslado de los festivos a los lunes, probablemente no verá aumentar considerablemente la actividad turística del país, porque la gente, en las actuales circunstancias de recesión, no tiene billete para salir de viaje y se queda en las ciudades buscando sitios económicos de diversión o comiendo papas fritas, mientras ve la programación especial de TV durante esos días.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.