Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1996/03/25 00:00

DESENCAJADA

LA CAJA AGRARIA LLEGO A UN PUNTO SIN RETORNO, EN EL QUE LA LIQUIDACION PARECE LA SOLUCION MAS VIABLE.

DESENCAJADA

La Caja Agraria llegó a un punto sin retorno, en el que la liquidación parece la solución más viable.l lunes pasado, a la hora de salir de su despacho, el presidente de la Caja Agraria, Carlos Gustavo Cano, cogió su cepillo de dientes, su saco y su dentífrico, y le dijo a la secretaria: "vámonos como si no fuéramos a volver". El comentario tenía una razón de ser: después de un largo mes de discusiones con el sindicato, sin poder llegar a ningún arreglo, era inminente que la huelga estallaría al día siguiente. Y de hecho, asi ocurrió a las 11 de la mañana.Como en cualquier huelga, desde ese día comenzaron los ires y venires para buscarle una salida al conflicto _ que al cierre de esta edición no había sido posible_, las conversaciones entre ministros, la preocupación del presidente Ernesto Samper y las diferencias entre directivas y sindicato. Pero a diferencia de otros casos, en el de la Caja Agraria, las negociaciones estuvieron rodeadas de una sombra que nadie se había atrevido a ventilar en público y que en los últimos días ha salido a la calle con un apoyo que anteriormente hubiera sido impensable: la liquidación de una de las entidades bancarias con mayor arraigo en el país, y sobre todo en el campo.Pero, más allá de los argumentos de quienes han defendido esa opción, incluidos los propios campesinos, ¿qué tan posible es? En realidad, bastante. Sin embargo, la palabra definitiva la tiene el Fondo de Garantías de Instituciones Financieras _Fogafín_, que ha colocado en la Caja un capital garantía de 278.000 millones de pesos, que es el 80 por ciento de su capacidad total de dar garantía, de manera que ya no puede extenderlo. Además de eso, lo colocó sujeto al cumplimiento de unos compromisos por parte de la entidad bancaria: reducir los costos administrativos y mejorar la administración de cartera, pues hoy en día el índice de cartera vencida es del 21 por ciento. El meollo del asunto es que esas metas pueden complicarse por el cese de actividades. "Nosotros estamos observando con preocupación la situación, y si por culpa de la huelga la Caja pierde, la administración tendría que hacer unos esfuerzos muy grandes para cumplir los compromisos. De lo contrario, tendríamos que retirar el capital garantía, pues tenemos una responsabilidad en la administración de nuestro patrimonio", dijo el Director de Fogafín, Francisco Azuero. Si el capital garantía se retira, la Caja entraría en un punto de difícil retorno, pues perdería el 50 por ciento de su capital suscrito y estaría por cuarta vez en causal de disolución. Así, tendría que suspender las actividades hasta encontrar la solución, que podría ser más costosa que la enfermedad, pues la Nación tendría que poner un capital equivalente al de Fogafín, con la aprobación del Congreso de la República. Y como el palo no está para cucharas, pues la actual crisis fiscal es de dimensiones considerables, lo más probable es que la mejor salida fuera dejar que la Superintendencia Bancaria nombrara un gerente liquidador y cerrara la entidad para crear una nueva. Así las cosas, la decisión sobre el futuro de la caja no es tanto política, ni depende de la voluntad del Gobierno, sino de sus propias circunstancias económicas y financieras. Y muchas de ellas apuntan a decir que la mejor salida sería una liquidación. Al fin y al cabo, se trata de una entidad cuyas pérdidas sumaron 130.000 millones el año pasado y que tiene unos costos laborales absurdos, pues de cada 100 pesos que logra de utilidad operacional, 94 se van en pagar costos laborales. Eso, sin contar que es una entidad a la cual se le han aplicado todo tipo de cirugías sin que ninguna haya sido suficiente. Santiago Tobón, ex gerente de la entidad, dijo a SEMANA que "aunque a todos nos duela, y más a quienes hicimos un esfuerzo por salvarla, hay que aceptar que la Caja ya no es viable, aunque su función social sea necesaria".La posición del Gobierno frente al tema es que, de no llegar a un acuerdo y de insistir el sindicato en la convención, la única salida sería la liquidación. "Si el sindicato cede, la entidad podría salvarse", dijo la ministra de agricultura, Cecilia López. Sin embargo, como es probable que no lo haga, desde la semana pasada hay un cuerpo colegiado estudiando las posibilidades en caso de que se acabe la Caja. Carlos Gustavo Cano, por su parte, aseguró a SEMANA que "aunque haya un arreglo, tendrá que conformarse un cuerpo técnico con la Caja, la Superbancaria y los ministerios de Agricultura y Hacienda para escoger entre dos opciones: ir creando un ente que la reemplace o modificar su estructura".De cualquier manera, la liquidación no sería tan fácil, pues aunque el seguro de depósitos garantizaría el cubrimiento de las obligaciones con los ahorradores, se trata de una entidad que tiene 8.500 trabajadores, cuyo pasivo pensional alcanza los 550.000 millones de pesos. Pero además del costo laboral, habría uno social, pues la Caja está donde nadie más está. Al respecto, la ministra considera que lo más importante sería "mantener la misión de la Caja, que es garantizar el crédito para pequeños y medianos productores del agro", asi como "hacer un proceso gradual y no abrupto".Pero, ¿por qué se llegó a una situación tan crítica en la Caja Agraria? Según Carlos Gustavo Cano, "la crisis es de gobernabilidad, y la fuente principal de todos sus problemas es la mala administración, y no tanto la crisis del agro". Santiago Tobón considera que la Caja ha acumulado problemas durante 60 años, que no se resolvieron, pero "el puntillazo final fue en 1990 cuando el Gobierno retiró los apoyos que hacía a través de inversiones forzosas y transferencias, pero le manuvo las obligaciones sociales". Y es que esos recursos permitieron cosas como las costosas convenciones colectivas y las deficiencias en la asignación de créditos. Desde que se retiraron los aportes, han sido muchos los planes de salvamento, pero como dijo Tobón, "a veces el arraigo hacia la Caja nos lleva a tenerle lástima y no a buscar verdaderas soluciones".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.