Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/16/2017 10:15:00 PM

Disney y Fox: Un negocio de película

La gigante del entretenimiento adquirió las exitosas franquicias de cine y televisión de Fox, así como algunas de sus cadenas y canales alrededor del mundo. La fusión de estos dos imperios afectará el cine, la televisión y los servicios de ‘streaming’.

Con la compra de la mayor parte de los activos de 21st Century Fox, conglomerado cinematográfico y televisivo creado por Rupert Murdoch, la compañía Walt Disney expande y consolida su gran imperio. Esta megaoperación, tasada en 52.000 millones de dólares, no solo sacude los cimientos de Hollywood y podría reconfigurar toda la industria del entretenimiento a nivel mundial, sino que es una respuesta clara al avance de gigantes tecnológicos como Google y de servicios de streaming tipo Netflix, que han incursionado en la industria fílmica, videos en línea y la televisión.

Con esta compra, Disney suma a su ya poderoso portafolio de marcas y personajes el inmenso universo cinematográfico de Fox. Ahora tendrá acceso a los mutantes de los X-Men, con lo que completa el mundo Marvel, e integrará Los Cuatro Fantásticos y la exitosa Deadpool a sus Vengadores y los Guardianes de la galaxia.

El otro título de gran potencial para Disney es Avatar, la película más taquillera de la historia, de la cual ya hay planes para filmar nuevas entregas. Además, desde este año el parque temático de Orlando incluye la tierra de Pandora, lo cual facilitará el aprovechamiento comercial de este exitoso universo creado por James Cameron.

También recobra los derechos de distribución del primer filme de Star Wars, que pertenecían a Fox, aunque Disney posee LucasFilm desde 2012. Además, estas franquicias como El planeta de los simios, Alien o Depredador, o series animadas como La era de hielo o Río.

Puede leer: Tres lecciones que el mundo puede aprender de los problemas que vive la economía de Japón

La movida del año también le permitiría a Disney fortalecer su posicionamiento de cara a ser un mayor protagonista del entretenimiento ligado a los servicios on line, aportando un sustancial valor agregado a su futura oferta de streaming.

Con el trato, Disney –dueña de canales como ABC y ESPN y los familiares de la marca Disney (Disney Channel, Disney XD, Disney Junior)– podrá fortalecer su oferta deportiva e incorporar el gigantesco catálogo televisivo de Fox con toda la programación de los canales FX y National Geographic.

Fox tiene los derechos exclusivos de transmisión de grandes campeonatos como la Liga Mayor de Béisbol, la NBA y la Liga Nacional de Hockey de Estados Unidos. Además, como afirma el diario argentino La Nación, su división televisiva es una de las más prolíficas con series como Los Simpsons (que ya lleva 29 temporadas), Padre de familia, Modern Family, Los expedientes secretos X (que en enero lanza su undécima temporada y que podría volver al cine), How I Met Your Mother, 24, Prison Break y Homeland, entre otras. Además, FX se caracteriza por haber creado grandes series de ficción para la pantalla como The Shield, Fargo, Louie, American Crime Story, American Horror Story, Sons of Anarchy y The Americans.

Le recomendamos: ¿En cuánto va a quedar el salario mínimo?

Por su parte, la adquisición no incluye Fox News ni el canal de cable Fox; tampoco el canal de deportes Fox Sports o FS1. Murdoch le dijo a The New York Times que estos medios formarán parte de una nueva empresa. No obstante, es claro que, con la oferta de Fox y Disney reunidas, el contenido puede ser imbatible. Cabe recordar que Disney ya había anunciado su intención de introducir dos servicios de streaming, estilo Netflix: un ESPN Plus y otra plataforma (aún sin nombre) para el contenido de Disney, Marvel, LucasFilm, Pixar y ahora Fox, un estudio con más largos años de historia en Hollywood.

Otro de los movimientos importantes de esta compra es que Disney se vuelve la propietaria mayoritaria (pasa del 30 al 60 por ciento) de una de las plataformas de streaming más importantes de Estados Unidos: Hulu, responsable de series como The Handmaid’s Tale.

Por último, la compra le permitirá a Bob Iger, el CEO de Disney, continuar con su estrategia de internacionalización de la compañía y sus planes de que las ganancias provengan cada vez menos de Estados Unidos. Fox ha sabido expandirse a nivel mundial, creando multitud de canales locales y servicios de Pay Per View, sobre todo en mercados como Asia y Europa. Con la compra, Disney es la nueva propietaria de proveedores de televisión como la británica Sky y Star que ha tenido un crecimiento extraordinario en la India.

En fin, con esta jugada el poderío de la marca de Mickey Mouse resultará difícil de superar. Hasta hace poco, que uno de los seis grandes estudios absorbiera a otro, parecía un negocio impensable. Siempre habían sido: Disney, Fox, Warner, Paramount, Universal y Columbia-Sony. A partir de ahora quedan cinco con un gigante a la cabeza.

Según la firma de investigación Box Office Mojo, Disney y Fox dominaron de forma combinada 40 por ciento de las ventas de boletos en 2016 en Estados Unidos y Canadá.

Le sugerimos: La fiebre del Bitcóin

Para que todo esto se convierta en realidad definitiva habrá que esperar el análisis de los organismos regulatorios de Estados Unidos, en especial los encargados de garantizar políticas antimonopólicas, lo cual se podrá tomar 18 meses. Algunos analistas de medios internacionales consideran que las autoridades podrían oponerse, pero otros confían más en la estrecha amistad entre Rupert Murdoch y el presidente Donald Trump.

Las consecuencias de esta megafusión son impredecibles. Algunos estiman que podría precipitar movidas y consolidación en sus rivales, aumentar la influencia en las negociaciones con las cadenas de teatros de cine, intensificar la tendencia de grandes producciones y secuelas y/o desatar una guerra de las plataformas online.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?