Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/25/2014 2:00:00 AM

El dólar se crece frente a las demás divisas

La divisa estadounidense se ha fortalecido frente a la mayoría de las monedas del mundo. En Colombia, en lo que va corrido del año, ha subido 70 pesos y la tasa de cambio ya pisó los 2.000 pesos.

La tendencia con la que terminó el dólar el año pasado se mantiene en el inicio de 2014. La divisa estadounidense gana terreno frente a las principales monedas del planeta, volviendo a reinar en los mercados financieros internacionales.

El fortalecimiento del dólar se debe a la recuperación que muestra la mayor economía del mundo, que ha llevado a la Reserva Federal, FED, (banco central estadounidense) a reducir sus compras mensuales de bonos con lo que viene inyectando liquidez al mercado desde 2008.

Este cambio en el escenario económico internacional ha provocado la salida de grandes capitales de los países emergentes –que hasta hace poco lucían más atractivos– para refugiarse en su mercado natural, Estados Unidos. Como consecuencia, las monedas locales han comenzado a dejar el camino de la revaluación por el que transitaron durante un largo lapso.

Ahora, casi todas las monedas de América Latina han perdido valor frente al dólar. En los últimos 12 meses, el real brasileño se ha devaluado el 15,5 por ciento, el peso chileno el 14 por ciento, el nuevo sol peruano el 10 por ciento, el peso colombiano el 12 por ciento y el peso argentino más del 50 por ciento.

Pero el dólar también se ha fortalecido frente a las llamadas monedas duras. El yen ha sufrido una de las devaluaciones más rápidas y profundas de su historia. Desde los niveles mínimos de 2012, la divisa norteamericana se ha apreciado más de un 36 por ciento contra la moneda japonesa.

Los analistas creen que esta tendencia se mantendrá mientras los mercados se ajustan a las nuevas condiciones que imponga la Reserva Federal. Esta semana se esperan noticias, pues se cumple la última reunión del saliente presidente Ben Bernanke para darle paso a la nueva cabeza, Janet Yellen.

Algunos inversionistas piensan que la FED no será demasiado agresiva en su programa de recorte de estímulos económicos, lo que le daría tranquilidad a los mercados. Sin embargo, está por verse porque la reactivación económica de Estados Unidos está cogiendo más fuerza. Tanto el Banco Mundial como el Fondo Monetario Internacional (FMI) han elevado sus pronósticos sobre crecimiento global y estos están basados en la recuperación de la economía estadounidense.

¿Más allá de los 2.000 pesos?

En Colombia, como ocurrió con otras monedas de la región a mediados del año pasado, el peso comenzó a perder valor frente al dólar. Este cambio de rumbo se dio después de un amplio periodo de revaluación del peso, una situación que mantuvo a varios sectores, entre ellos a la industria y al agro, en una permanente angustia.

En lo que va corrido de 2014, el peso colombiano se ha depreciado 3,5 por ciento, es decir, el dólar vale hoy 70 pesos más que cuando comenzó el año.

El alza ha sido más fuerte de lo esperado por la mayoría de analistas. En menos de un mes, la moneda colombiana se ha devaluado en una tercera parte de lo que se depreció en 2013.

¿Pero hasta dónde llegará? Aunque en materia de tasa de cambio nunca hay que decir la última palabra, algunos analistas y el mismo gobierno creen que en los próximos días el dólar se mantendrá sobre los 2.000 pesos. Sin embargo, no se espera que llegue mucho más allá, por ejemplo a niveles de 2.200 pesos, pues a pesar de las presiones externas, derivadas de la política monetaria estadounidense, hay un amplio consenso en que la economía de los países emergentes, entre ellos Colombia, mejorará en el segundo semestre del año. Si ocurre así, hay mejores perspectivas para que siga llegando inversión extranjera directa al país y, como se sabe, más dólares en el mercado presionarían a la baja al dólar.

Ahora bien, los analistas creen que en materia cambiaria mucho dependerá de lo que pase con petróleo y carbón, que son los sectores que en los últimos seis años han aportado más a la inversión extranjera directa, es decir a la entrada de divisas al país.

También el rumbo dependerá del ritmo de compras que mantenga el Banco de la República. Por ahora, los pronósticos indican que con el actual nivel de la tasa de cambio es altamente probable que el Emisor baje las compras en las próximas semanas.

Lo cierto es que un dólar por encima de los 1.900 pesos trae más beneficios que desventajas. Aunque una devaluación profunda puede preocupar a algunos porque eleva los costos de los productos importados –pegándole un poco a la inflación– y golpea a quienes tienen deudas en la divisa extranjera, en el balance beneficia a muchas industrias generadoras de empleo.

La actual devaluación tiene muy contentas a las compañías exportadoras, pues vuelven a ser más competitivas. Y significa que ahora recibirán más pesos cuando moneticen los dólares producto de las ventas externas.

Para los cafeteros también es una buena noticia pues la revaluación del peso, unida a los bajos precios internacionales del grano, venía afectando gravemente la rentabilidad del negocio, al punto que el gobierno ha tenido que desembolsar un paquete grueso de ayudas que, con lo que se dará este año, ya completan cerca de 2 billones de pesos.

En síntesis, todos los países arrancaron el año con la atención puesta en el dólar. Venezuela acaba de modificar su sistema de control de cambios, que en el fondo solo es una devaluación maquillada del bolívar. Los venezolanos tendrán que obtener las divisas para viajar al extranjero, enviar remesas a familiares y consumir por internet a través de un nuevo sistema de subastas, donde el dólar se cotiza a una tasa que ronda los 11,30 bolívares, frente a la tasa oficial de 6,3.

Por su parte en Argentina, el gobierno para tratar de frenar el dólar blue (negro o informal) depreció en un 3,47 por ciento el peso en el mercado oficial, una de las mayores devaluaciones registradas en un solo día desde 2002. La tasa oficial está en 7,14 pesos, con lo que la moneda argentina acumula una devaluación del 9,5 por ciento este año. El dólar informal alcanzó récords en Argentina, subió a 12,15 por unidad.

En síntesis, por donde se mire, este año la divisa estadounidense les dará más de un dolor de cabeza a las autoridades económicas en muchos países. Al alza o a la baja, el dólar sigue reinando en los mercados financieros.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.